viernes, 31 de diciembre de 2010

RANKING DE FIN DE AÑO 2010

El primer añito de vida de este blog mío y suyo (señoras y señores) terminó agradablemente y lo celebré el mismísimo día de la nochevieja de 2008 con un ranking de esos que solía hacer.

Este año no va a ser menos porque la nochevieja del año pasado mi inspiración estaba atascada, cegada, ninguneada, negreada por la sucesión de acontecimientos desencadenados muy en contra de mi voluntad.

Así que aquí van, mis doce entradas favoritas de este año:

ENERO: “Oda Islandesa”. Porque aún saqué algo de valor para tener algún pensamiento bonito dentro del berenjenal mental que me provocaban los acontecimientos.

FEBRERO: “Madrid y mis botas coloradas”. Ahí estaba, currándomelo, intentando sobreponerme al estrés y, a ratos, lo conseguía.

MARZO: “Los jóvenes también tenemos cuerpo”. Ahí me salió el carácter, una rabieta de esas mías. No fue lo mejor del mes, pero sí mi entrada más sincera.

ABRIL: “¿Exceso? De autoestima”. Con la inspiración de bajón y mucho trabajo que atender, escribí poco esta primavera pasada. Aún así, me dio para pensar (raro en mí ¿verdad?) un poco.

MAYO: “Una tarde cualquiera”. Con la primavera comenzaron mis paseos vespertinos y, durante uno de ellos, empecé a disfrutar sin miedo de la mala temporada que estaba pasando.

JUNIO: “Go do”. Y llegó el momentazo que esperaba. Ya tenía la entrada del Sonar en la mano y me ponía la canción casi a diario. Se me ocurrió leerme bien la letra y me gustó. Y sí, lo hice.

JULIO: “Impotencia”. Sin comentarios.

AGOSTO: “Irremediablemente el tiempo”. Cumplí treinta y cinco y decidí plantarme allí. Así sigo.

SEPTIEMBRE: “Aclarando ideas”. Un momentazo de esos que gusta recordar.

OCTUBRE: “Caminando de puntillas”. Mujer, mujer total.

NOVIEMBRE: “Un paseo por las leyendas de Riglos”. Por fin conseguí recordar no una, sino varias leyendas. Cosa que no hacía desde tiempo atrás. ¡Bien!.

DICIEMBRE: “Mañanas sabor naranja”. La melancolía amenaza en estas fechas, pero a mí me gusta dejarla entrar, así se dejan salir otras cosas.

Ha sido un año complicado. Un despecho y dos mudanzas, así, en poquito tiempo, descuadran a cualquiera, pero aquí estamos.

Lo mejor para ir superando las cosas es quedarse con el buen recuerdo de cada una de ellas, puede doler un poquito y puede provocar impotencia el no poder recuperar algo que no queríamos perder. Pero todo pasa y lo mejor es que al dejarlo pasar, hacemos hueco para que entren cosas nuevas, ¿mejores o peores?... eso ya es harina de otro costal.

¡FELIZ AÑO! Y eso.

miércoles, 29 de diciembre de 2010

MAÑANAS SABOR NARANJA


Tenía la costumbre de hacer repetir la alarma del despertador al menos un par de veces antes de levantarse, pero desde hacía meses lo evitaba. Ahora había alguien en un lado de su cama.

Todas las mañanas se levantaba la primera, apagaba el despertador sin pulsar la repetición y salía a hurtadillas de la habitación para aprovechar ese ratito a solas que le permitiera continuar con sus rutinas habituales de baño y desayuno, con la salvedad de que ahora el tradicional zumo de naranja era para dos.

Cuando ya estaba lista, llenaba un vaso con la otra mitad de zumo y regresaba a la habitación. Lo colocaba en la mesita de noche y aprovechaba la ocasión para observarle un rato. A veces parecía dulce y otras roncaba, pero siempre resultaba placentero despertarle.

“Primero bébete el zumo”, le decía al ocupante de su cama que siempre despertaba con cara de alegría por verla y ganas de besarla. Después ella le daba el primer beso del día y así conservaba el sabor naranja durante toda la mañana.

lunes, 27 de diciembre de 2010

¿AVAROS?


La crisis sigue haciendo estragos y todos tenemos la sensación de que el año que está a punto de comenzar será peor aún. Las empresas se quedan sin recursos. Sigue aumentando el paro y los parados empiezan a agotar sus prestaciones por desempleo sin ser reubicados en nuevos puestos.

La cosa pinta mal. Sí. Pero ¿acaso no se está empezando a exagerar un poco? ¿no será cosa de que algunos empresarios están empezando a abusar y aprovecharse de la situación?.

No dispongo de datos pero puedo valerme de lo que observo a mi alrededor y de la experiencia, que también es un grado, dicen.

La cuestión es que me da la sensación de que se están produciendo despidos innecesarios basados no en una problemática económica real de la empresa, si no en una disminución de beneficios para los empresarios que se habían acostumbrado a trenes de vida impensables hace tan sólo unos añitos.

Yo trabajo en uno de los sectores más afectados. El del automóvil. En nuestro caso, el problema está en que no vendemos lo mismo que hace cuatro años. Pero esto no significa que no vendamos, o que vendamos “menos”. El problema es que habíamos estado vendiendo muy por encima de nuestra penetración de mercado habitual. Es fácil de entender: durante estos años de bonanza casi todo el mundo tenía acceso a financiación, así cualquiera accedía a un vehículo nuevo. Hoy en día, con la crisis financiera, sólo tienen acceso a un vehículo nuevo quienes pueden permitírselo. Visto esto, la cuestión es: si hace tan sólo cinco o seis añitos, la misma plantilla podía sustentar la empresa con un 40% menos de venta ¿por qué hoy no?. Mi respuesta es: porque los empresarios se han acostumbrado a vivir muy bien y no quieren renunciar a ello, prefieren quitarle el pan a quienes les han ayudado a llegar a ese estatus. Así de cruel.

Tengo suerte de trabajar en una empresa muy sólida con un jefe que piensa más en las personas que en otros aspectos. Pero conozco varias empresas del sector que están pasando algún ahogo produciendo despidos que no tienen razón.

Desconozco la situación de otros sectores a parte de la construcción y el automóvil que son muy evidentes. Pero me parece a mí que hay por ahí un poco de avaricia. Un poco aprovecharse de la situación y acudir a la crisis como la excusa perfecta para cursar despidos innecesarios.

Como siempre en España, el problema es de sistema. Pero esto ya es otro tema.

Palabra de pensadora.

viernes, 24 de diciembre de 2010

CELEBRANDO LA NATIVIDAD

Hoy celebramos que un tal Jesús nació hace sopocientos años para traernos su mensaje de paz… y tal, y tal…

Yo voy a celebrar que tengo una familia estupenda que hoy se reunirá un rato alrededor de una mesa que podría contar toda nuestra historia si pudiera hablar.

Así que le daremos gracias a la natividad de ese magnífico señor que como mínimo consiguió que algún día al año, las familias que todavía quedan en pie, se reúnan y lo pasen bien, o discutan, o lo rompan todo… pero unidas.

¡QUE LO PASÉIS BIEN COMPAÑEROS Y COMPAÑERAS!

Palabra de pensadora.

jueves, 16 de diciembre de 2010

EL PODER DE UN SMS


Hace más de siete años ya, terminó y empezó todo. Terminó y empezó a la vez porque cuando se termina una fase de lucha por la propia vida, con la carta de vencedora en la mano, una sabe que también empieza todo.

Para aquellas fechas, recibí un SMS que rezaba: “Sólo puede ir mejor, haz el último intento y espera a que sople el viento, a favor”.

Aquella frase extraída de una canción de Bumbury fue como la mecha que encendió mis ganas de ir más allá, de no estancarme en lo que había ocurrido y seguir adelante. Dejé que el viento soplara a mi favor… y sopló.

Unas veces me entero y otras no. Pero esas veces que me despisto y se me plegan las velas, busco el viento y me dirijo allá donde sople a favor, porque soy buena marinera y conservo a buen recaudo aquel poderoso SMS que me recuerda que no estoy sola.

Gracias a mi amigo M.

martes, 14 de diciembre de 2010

LA TERCERA GUERRA MUNDIAL


Desde que tengo uso de razón (o lo intento), he oído predicciones muy variadas sobre una futura tercera guerra mundial. Como si desde el final de la segunda, estuviésemos toda la humanidad esperando que ocurra, como una especie de redención.

Cada vez que se produce alguna crisis que afecta a países poderosos, se renueva la hipótesis. De esta manera me he oído predicciones sobre ella desde la guerra del golfo del noventa, pasando por la llegada del año 2000 y ahora sobre la crisis financiera mundial.

Parece como si le tuviésemos ganas. Como si todos estuviésemos esperando que se produzca un cambio que no encontramos viable de otro modo que no sea una especie de fuego purificador que recoloque todo en un nuevo orden. Como si lo que realmente deseamos todos sea volver a empezar de cero.

¡Vaya naturaleza la humana! Que no resulta tan descabellada si tenemos en cuenta que todo alrededor de nuestro planeta es renovación continua. La naturaleza tiene su propia manera de regenerarse y parece que la nuestra, como parte componente, tenga esa: la bélica.

lunes, 13 de diciembre de 2010

SEÑORITA SECRETARIA


Pensadora trabajadora: Hola, buenos días ¿en qué le puedo ayudar?

Sr. Cliente: (observando de arriba abajo) ¡Vaya SECRETARIA de altura que tienen aquí!. ¿Podría hablar con tu jefe, guapa?

Pensadora trabajadora: (voz en off) si esperabas un descuento lo tienes claro, majo. (voz en on) El “Jefe” soy yo, ¿pasamos a mi despacho, Sr…?

¿Por qué todas las mujeres que trabajamos en una oficina tenemos que ser secretarias?. ¿No hay ingenieras, abogadas, administradoras, vendedoras, gerentes o JEFAS DE SERVICIO?. Estoy segura de que si yo hubiese sido un hombre y el cliente una mujer, no hubiera existido comentario alguno. En todo caso, el cliente habría pensado directamente que le estaba atendiendo el jefe del departamento, sin más.

Que yo no quiero igualdad sexual, lo diré siempre, pero sí de derecho, oportunidad y respeto, leñe, que una tiene su dignidad y no por alta o por guapa se le tiene que tomar menos en serio.

viernes, 10 de diciembre de 2010

DE LA BELLEZA

A veces me pregunto si lo que emociona es la belleza en sí o su contexto...


Unas veces puede ser la idea de pensar que un humano o un grupo de ellos haya sido capaz de concebir y realizar una bella obra.


Otras veces puede ser el contemplar alguno de esos regalos que la naturaleza entrega y pensar que uno forma parte de ese todo que está lleno de cosas bellas.

jueves, 9 de diciembre de 2010

QUERER O MERECER


Tenemos tendencia a utilizar frases como el “yo no me merezco esto” para referirnos a sucesos que no deseamos, que no queremos ocurran y el “yo me merezco” para referirnos a aquello que queremos ocurra o deseamos poseer.

El merecer algo supone darle un grado superior a cosas que pueden no depender de nosotros, aportando un toque de irracionalidad a la solución de un pensamiento, sentimiento o emoción.

Una vez me explicaron que la forma en que verbalizamos nuestros deseos puede influir tanto positiva como negativamente en nuestro estado de ánimo. Así, cuando pensamos y decimos que merecemos algo, le estamos agregando un componente mágico a un deseo. Mientras que, si ese “merecer” lo convertimos en “querer”, nos damos a nosotros mismos la posibilidad de convertir en realidad el deseo.

Pensar en merecer algo nos quita poder, mientras querer nos lo aporta. Cuando algo malo ocurre, es mejor pensar que no queríamos que ocurriera y cuando deseamos algo, es mejor pensar en la manera de conseguirlo porque queremos que ocurra.

La vida no es fácil porque cada persona tiene su propio sentido de la justicia y así es fácil que lo que nosotros pensamos es merecido, para otros no lo sea y viceversa. Los objetivos no siempre se consiguen y es mejor pensar en no haber conseguido lo que se quería a pesar de haber luchado por ello que pensar que hemos perdido algo que nos merecíamos, como si no hubiese dependido de nosotros.

Hay una frase de algún personaje que dice algo así como que “la vida es eso que pasa mientras esperamos a que pase algo”. Lo mismo con el merecer: a lo mejor lo que queremos pasa desapercibido porque estamos esperando merecer algo.

Palabra de pensadora.

martes, 7 de diciembre de 2010

LADY MARMOTA


Es lo que tiene el invierno: hace frío, llueve, nieva… y mi pirineo no deja de mandarme más y más señales de su enfado conmigo.

Tendré que esperar a que se le pase y, mientras tanto, me convertiré en “Lady Marmota”: haré uso ilimitado del sofá y la cama, aprenderé a ver la tele pongan lo que pongan y aprovecharé el Internet que para algo está. En definitiva, haré aprecio a mi nueva guarida.

Comienzo a hibernar, pero sólo a ratos… o días.


¡AAAINNNNSSSS! ¡¡¡¡QUE BIEN SE ESTÁ!!!!!!

jueves, 2 de diciembre de 2010

KISSAWAY TRAIL

Hoy ha sido uno de esos días en que una se levanta con el pie derecho y comprueba que el invierno puede ser menos gris y frío si aún queda gente por ahí que tiene ganas de hacer cosas bonitas.

Hacía tiempo que no escuchaba algo que me gustara desde el primer acorde… ¡que suerte he tenido hoy!