martes, 10 de mayo de 2011

TRABAJADOR ESPAÑOL TIPO


Ya estaba antigua la tendencia. Pero sigue creciendo, oiga. Y es que aquí, con lo de “así ha sido siempre” y el “tal como están las cosas”, lo apañamos todo y lo excusamos todo.

A veces me molesto bastante con algún compañero de oficina. Esto suele ocurrir cuando me encuentro una negativa ante un nuevo proyecto que cambie algún proceso. Sobre todo cuando me oigo el “porque siempre lo hemos hecho así y así está bien”.

Ahora me encuentro con la situación siguiente: en España se trabajan cuarenta horas semanales más las horas extras que el empresario disponga “porque así ha sido siempre” y el trabajador se calla y aguanta porque “tal como están las cosas” más vale callarse. Y así, si ya estábamos anticuados pagando salarios por tiempo trabajado y no por trabajo bien realizado. Ahora iremos a peor porque el chantaje está a la orden del día con aquello de “tal como están las cosas”.

El trabajador español tipo sabe que tiene un horario que cumplir y que su superior va a estar pendiente de que así sea y si el trabajador se queda un ratito más (no importa si mirando porno en Internet o terminando de cuadrar la facturación del mes) va a tener buena fama de trabajador, porque está ahí y no porque trabaje más.

Y mucho cuidado tenga usted si se le ocurre destacar, innovar o trabajar eficientemente. Porque no es normal que termine usted su trabajo dos horas antes de lo previsto y mucho menos que tenga alguna iniciativa. Si puede usted permitirse el capricho de tomarse un café relajadamente porque todos sus quehaceres están más que resueltos, tenga cuidado, se va a convertir en el vago de la empresa.

Al final me he dado cuenta de que el trabajador español tipo perfecto necesita las siguientes características:

1º) MADRUGADOR: Hay que llegar al puesto de trabajo diez minutos antes aunque no tengas nada que hacer.

2º) IMPERCEPTIBLE: Cuidado con sobresalir. Si nadie “te nota”, nadie tendrá nunca nada que reprocharte.

3º) PACIENTE: La capacidad de pasar horas y horas en el puesto de trabajo sin hacer nada y sin tener nada que hacer, requiere de grandes dosis de paciencia y sobresaliente pericia en el manejo del ratón para jugar al solitario y que nadie le vea.

4º) NO COMPROMETIDO: Mejor no tener actividades post-laborales porque queda muy bien salir una horita tarde de vez en cuando. Da igual si se está adelantando trabajo o chateando por el facebook.

Así es el trabajador español medio, ¡ándense con ojo los innovadores, efectivos, eficientes y/o creativos!.

2 comentarios:

angelcifu dijo...

jajaja

qué bueno, tu has estado alguna vez por mi oficina, seguro...
Suscribo y prescribo tu opinión...
Es una certeza metálica que admite elasticidad en su contenido...
Si bien es cierto q aunq no tengo acceso a internet, me llevo libros en pdf...y me los leo muy tranquilamente mientras pongo cara de "sería conveniente barnizar este trabajo para evitar problemas de repinte..."

Un abrazo refuerte...y no hagas demasiadas horas extras, no te lo van a agradecer...

salud y amor))

Anónimo dijo...

Tiene mas características escenciales , pero has señalado las mas importantes , creo que te falto solo una , pueden hablar las cuarentas horas de lo duro que es el trabajo ....pero nunca empizan ...