jueves, 3 de noviembre de 2011

BUSCANDO BELLEZA ME ENCONTRÉ...


Primero una película: “El árbol de la vida”. Ya había leído alguna crítica que la ponía como … digamos… “difícil de ver”. Yo diría que más que una película, se trata de una amalgama de imágenes y textos entremezclados que, a diferencia de las películas habituales, no siguen una lógica simple. Se trata más de una sucesión de fotogramas hermosos, acompañados de música bonita y algún diálogo tirando a poesía que intentan contar una historia que en todo momento se queda como inconclusa. Como suele ocurrir con esto del arte, para entenderla, hay que quitarse las ganas de entender y simplemente dejarse llevar como si se tratara de una danza en la que es el propio film quien guía nuestros pasos. Al final, resulta que no hay final, de la misma manera que no hay principio. Al menos no tal y como solemos esperar de cualquier película. Ya lo dicen los críticos: “no deja indiferente”, tanto si te gusta como si no.

Luego, una canción: “There’s something in the water” de Brooke Fraser. Por lo visto la chica es un prodigio Neozelandés. Sólo diré que me gustan los giros folk del tema y el vídeo sencillo, activo y fresco. (pulsar sobre la imagen para ver el vídeo).

No hay comentarios: