viernes, 24 de febrero de 2012

NI TAN CALVO, NI CON DOS PELUCAS


Cierto es que en los últimos años el clima anda raro. Y cierto es que de cada cosa “rara” que pasa, existen precedentes. Los abuelos siempre se acuerdan de la sequía de hace 30 años, de la gran nevada de abril de mil novecientos sesenta y tantos o de los 20 grados en el Enero de mil ochocientos ochenta y tantos. Pero lo de este año es inhumano o al menos no recuerdo yo una temporada tan soleada desde que vivo en un lugar donde se suceden las estaciones.

Ha hecho frío, sí. Pero poco rato. Ha llovido, sí. Pero muy poca cantidad. Lo que más ha habido ha sido mucho aire y mucho sol, todo desde mediados del año pasado y nunca me imaginé que diría esto, pero tengo ganas de unos días de lluvia, o de nieve, me da igual siempre y cuando el cielo se cubra una temporadita y se humedezca el ambiente. Que se limpie la atmósfera y de paso, se rellenen las reservas porque al final nos vamos a terminar calzando babuchas beduinas y el pirineo se va a parecer cada vez más al atlas.

No sé yo si esto es bueno para los cuerpos, pero amanecer a cinco bajo cero y atardecer a dieciocho sobre el propio… pues como que no. Que ni tan calvo, ni con dos pelucas.

lunes, 13 de febrero de 2012

I WANNA DANCE...

Una pena lo de la Sr. Houston.  Necesitaba un descanso esta mujer, quizá no tan definitivo...

En fin...

viernes, 3 de febrero de 2012

FINALMENTE LLEGÓ...

¡El Invierno!




Cuenta mi madre que cuando ella era cría lo normal en invierno eran las temperaturas bajo cero y en la mayoría de las casas no había calefacción como ahora. Cuenta mi madre que los niños de la post-guerra como ella llevaban el mismo abrigo todo el invierno, el mismo gorro, los mismos guantes y la misma bufanda si tenían.

Cuento yo que cuando yo era cría no existía el invierno, la calefacción no era necesaria y ni tenía conocimiento de que existiesen prendas como guantes, gorro o bufanda. Porque yo, señoras y señores, me crié en el caribe y esto de las temperaturas bajo cero, sea normal o no, a mí se me sale de la norma. Así que “Lady Marmota” se mete en la madriguera hasta nuevo aviso.