lunes, 30 de julio de 2012

EVOLUCIONANDO


Apaguemos la tele y el ordenador, cerremos los periódicos. Olvidemos que no somos los culpables de lo que ocurre. No pensemos en las causas, pensemos en las consecuencias y, al pensar en éstas no pensemos en las futuras consecuencias sino en las actuales: las de cada día. Ahora pensemos en nosotros como especie, en nuestro pasado y en el pasado de quienes nos anteceden.

¿A que siempre hemos sobrevivido? Así que ¿por qué no lo íbamos a conseguir ahora?

No estresarse, sólo estamos evolucionando.

viernes, 20 de julio de 2012

COTA TRESMIL


Dice la leyenda que el Pirineo, antes de convertirse en montañas, era tierra de gigantes que se fueron depositando a lo largo y ancho del territorio y al petrificarse se convirtieron en las moles de más de tres mil metros que coronan tan bella cordillera. (Me lo acabo de inventar, ¿a que es majo?).

La realidad es que los que gustamos y disfrutamos del pirineismo encontramos el cúlmen de nuestra actividad en las ascensiones a las más altas cimas. Los hay que incluso hacen una especie de coleccionismo pues hay más de doscientos picos a partir de los tres mil metros para subir. Y los hay que no se conforman con una cumbre, buscan encadenar varias en el menor tiempo posible.

Yo siempre he sido más amiga de las rutas sencillas y cómodas, pero si de paso me encaramo en una cumbre de las más altas, pues mejor y admito que el sumum del placer pirineista es la visión del paisaje desde lo más alto, allí donde lo siguiente sería el vacío.

Hacía muchos años que no me prestaba a una actividad semejante. Por mi salud, contuve durante un tiempo mi actividad montañera y poco a poco fui regresando hasta que hace unos días volví a pisar y rebasar la mítica cota “tresmil”. ¡Hurra!.

martes, 17 de julio de 2012

EL ATAQUE DEL PEZ ARAÑA

¡Vamos a la playa uo-o-o-o-o! ¡vamos a la playa oh-oh-oh!... rezaba la canción.

Y allá que fuimos Bonito del Norte, Amiga-Con-Hijo y servidora. A darnos unos chapuzones y jugar con las olas que ese día estaban la mar (nunca mejor dicho) de divertidas. Ola va y ola viene hasta que llega una grande que me da un revolcón. Me río un rato y empiezo a notar un extraño dolorcito en mi dedo gordito del pie derecho.

Al salir del agua mi dedo gordito era un macro dedo gordote, coloradote y muy doloroso. ¡Ale! Al puesto de la cruz roja donde me informan de que he sido atacada por un Pez Araña (véase en la instantánea la cara de mala folla que tiene el jodío).

 
Balde de agua caliente, pie dentro un ratito y a seguir la tarde. ¡Joé! ¿y por qué no se puede curar así todos los males?. ¿Se imaginan ustedes?:

- Doctor, me duele el corazón
- No se preocupe, ahora mismo lo metemos en agua caliente un ratito y se le pasa.

miércoles, 4 de julio de 2012

(NO) TODO LO CURA EL TIEMPO


Está muy extendido aquello de darle “tiempo al tiempo” y está muy bien. Considero que la paciencia e incluso la resignación ayudan a pasar por los malos tragos que todos bebemos durante nuestras vidas. Pero me parece un error creer que sólo con tiempo y paciencia se curan los males del alma.

Puede ocurrir que mientras dejamos que el tiempo pase, nos vayamos olvidando de lo que nos aqueja y esto está bien pero si no intentamos analizar un poquito, comprender y sobre todo sentir lo que nos ocurre, quizá con el tiempo vuelvan a nosotros sensaciones que no podamos manejar porque no nos hemos entrenado en ellas y así, poco a poco, creamos un caldo de cultivo interior que nos detiene y nos dificulta crecer, mejorar y por lo tanto, vivir nuestras vidas en plenitud.

Con el tiempo, podemos creernos curados del mal que nos afectó antaño pero puede ocurrir que durante el tiempo que estuvimos concentrados en olvidar algo, surjan nuevas vivencias, experiencias y sentimientos que pasan desapercibidos pero se quedan ahí y algún día vuelven para reclamar nuestra atención. Entonces no perdamos el tiempo y utilicémoslo para aprender de aquello que se nos ha escapado.

Palabra de Pensadora.