viernes, 13 de noviembre de 2015

Meeting Alma Velasco



Isabel Allende me describe a Doña Alma Velasco y yo me la imagino elegante al estilo de San Francisco.  Con el pelo cano pero limpio y conservado, la figura desfigurada por el paso del tiempo pero conservada por la buena alimentación y el yoga.  Vestida con una mezcla ecléctica de prendas sencillas lo mismo que bien elaboradas sobre tejidos nobles y coloridos de Asia.

La enfermera llama a otra paciente y levanto la cabeza para observar a mi alrededor que llevo un rato absorta en la lectura de “El amante japonés”.  A la sala de espera llegan una mujer más o menos de mi edad o quizá más joven que viene acompañando a una señora de pelo cano limpio y bien peinado (sin lacas, tal como es), pantalones y jersey negros adornados con un colorido collar de plata y pedrería opaca.  Unos zapatos de esos que balancean marrones y un bolso de colores naranjas que recuerdan a una lama tibetano, cierran el total de un vestuario y una pose que de repente me hacen sonreír.

Doña Alma Velasco ha traspasado el papel y hoy se me ha personado en una sala de espera del hospital…. ¿Será una señal?.

1 comentario:

miguel ángel salinas gilabert dijo...

Me gustó lo que contaste. Un poco de literatura para describir la literatura y la vida real ;)