Entradas

Progresivo a lo Steven Wilson

Imagen
Mentiría si negara que le había perdido la pista desde los tiempos de Porcupine Tree cuando me enternecía escuchando “Lazarus” durante alguno de mis paseos vespertinos por la ciudad.  Hasta que un día, hace apenas unos meses, dejándome llevar por el “Flow my music” de la plataforma musical Deezer, escuché una versión de una canción de Alanis Morisette ejecutada por una voz masculina que no era otra más que la del Sr. Wilson.
Lo que me encontré después fue su último disco: “To the bone” que me fascinó de inmediato.  Y como suelo hacer en casos como este, busqué su próxima gira con tan buena suerte de que acababa de empezar y además contenía dos fechas en España.  Elegí Barcelona y allí me planté acompañada de Bonito del Norte como crítico de primera mano (es músico, el bandido de él).
El ver a Bonito revolverse en la silla, llevarse las manos a la cabeza con los ojos abiertos como platos y silbar como un poseso me indicó que no estaba equivocada.  Disfrutamos de uno de los directos má…

Actos y festejos del décimo aniversario: De locura, amor y juventud

Imagen
Cuando escribí mi primera entrada en este blog todavía no había estallado del todo la crisis que tanto cambió las vidas de tanta gente.  Para entonces se sucedían las noticias de los aumentos de población padeciendo estrés, ansiedad y tantas otras afecciones cerebrales.  Era una época en que, mal que nos pese admitirlo, se vivía bastante bien en España y amí me dio por pensar que de puro “vivir bien” teníamos la posibilidad de centrarnos más en nuestros problemas internos lo cual se traducía en ciertos problemas de locura menor, soledades o desarraigos por la frivolidad de la “buena vida”.  Esto sí ha cambiado: Con la crisis los problemas se convirtieron en vitales, en cuestiones de supervivencia como conservar la vivienda y alimentarse.  Lo básico para vivir.  Desde entonces, o yo no me fijo bien o ciertamente ya no se habla tanto de ansiedad o astenia primaveral en las noticias, parece como si estuviéramos tan ocupados en sobrevivir que pensar se ha quedado a un lado. 
Lo que no h…

Aniversario

Imagen
Un 24 de enero de 2008 esta Pensadora andaba cavilando sobre la locura, el amor y otras tantas cosas que, en plena crisis existencial, le pasaban (y se quedaban dando vueltas) por el cerebro.  Así que un día buscando información en la red, me encontré con el maravilloso mundo de los blogs y, leyendo unos cuantos de ellos, vislumbré una salida a todo lo que me rondaba y parecía necesitar atención.
Aquel año fue el más prolífero de este blog, escribía casi cada día y he de admitir que escribir resultó tan terapéutico que ese 2008 ha quedado grabado en mi recuerdo como “el año del resurgir” pues se inició una época de recuperación, de madurar, de mirar atrás, aprender de todo lo vivido y dejar de avergonzarme abriendo mi pensamiento al mundo a través de este espacio.
Pensando en este décimo aniversario y en cómo ha cambiado mi vida y la de quienes me rodean durante estos años, se me ha ocurrido que aquí tengo la inspiración que tanto echo de menos.  Cada entrada escrita durante el año 2…

Bye bye Dolores

Imagen
Mi habitual carrera de los lunes por la tarde se convirtió en un vaivén de melancolías al enterarme de la muerte de Dolores O’Riordan, vocalista de “The Cramberries”. El programa que suelo escuchar en la radio mientras corro se había hecho eco del suceso y dedicaba la tarde a la memoria de la cantante con canciones de la banda, canciones que grabó en solitario y algunas de sus colaboraciones con otros artistas. 
He de admitir que el grupo en sí nunca estuvo entre mis favoritos. Pero fue muy famoso y sonaba tanto en los años de mi “Generación X” que me conozco casi toda la discografía a pesar de no haber adquirido jamás un solo CD. Sí que me grabaron uno de sus discos, el archifamoso “No need to argue” en una cinta, sí, una cinta de casette que escuché infinitas “vueltas” en aquel R18 destartalado que fue mi primer coche. 
Desde este lunes llevo recordando tantas primeras veces de tantas cosas importantes que de alguna manera saltan a mi memoria al escuchar alguna canción de esta i…

Una época. Un momento… Una canción: The Offspring - “Why don’t you get a job”

Imagen
Corrían los últimos noventas, esta Pensadora aún no peinaba canas y pasaba más de una noche de sábado trasnochando y meneando las melenas al son del Rock. 
Me parece a mí que fue el momento de la decadencia del Heavy de los pelos cardados y las mallas a rayas, cuando se abrió el camino a otro tipo de rockeros y otro tipo de rock. Nirvana aún retumbaba en nuestros oídos y el grunge pugnaba por no desaparecer mientras una especie de punk ligero se abría camino en las listas de ventas y en los corazones de fans adolescentes. 
Sin dejar el espíritu y origen obrero reivindicativo que siempre ha caracterizado al rock, Offspring se me presentó como un grupo con el que seguir disfrutando un rock menos sotisficado pero más divertido del cual nunca compré discos pero siempre me hizo disfrutar en los bares. 
Ayer, a mucha diferencia de aquel entonces, fue corriendo cuando los primeros acordes de “Why don’t you get a job” me despertaron el ritmo y completé una carrera que había empezado aburrid…

Una menos para empezar el 2018

Imagen
Una señores, una entrada menos que en 2016 cuando tan apenas supe escribir 9 entradas en un año completito… pues nada, que 2017 no iba a ser menos y con eso, una menos, nos quedamos oigan.
Sé que me perdonarán porque tengo el ojo puesto en este 2018 en que espero alcanzar un nivel algo más aceptable llegando al menos a las 12 entradas que supongan una edición mensual como cualquier magazine que se precie.

Crucemos los dedos, a ver si lo sé hacer.

La nueva fotografía

Imagen
He de admitir que me costó actualizarme cuando se pusieron de moda las cámaras de fotografía digitales y más cuando se empezaron a incorporar en los teléfonos móviles.  Cosas que, en principio, me parecían inútiles.  Además me las figuraba como armas que destruirían el verdadero arte de fotografiar.
La realidad, como siempre, me engulló y resultó que el arte de fotografiar creció y se extendió produciendo nuevas tendencias, aumentando y mejorando las posibilidades de quienes saben hacer fotografía y arte con ella.  Así que un día me encontré con mi primera cámara digital y de repente, la cantidad de fotografías en mi haber creció y se multiplicó hasta el día de hoy en que no sabría calcular cuántas fotografías tengo guardadas.
Resulta que la facilidad para fotografiar se me está volviendo en contra y llegado este momento, me pregunto cómo hacerlo para seleccionar y guardar sólo aquellas fotografías que realmente me digan y recuerden algo.  Y lo que es peor, no dejo de preguntarme qué…