viernes, 21 de junio de 2013

ANNI B SWEET. Ridiculous games

Hace ya días tuve el placer de disfrutar un concierto muy íntimo en un pequeño local al que acudió Anni B Sweet solita con su guitarra.

La había escuchado alguna vez y me sonaba algún tema, pero nada más. Al leer que se trataba de un “formato íntimo” dudé si ir, pues en estos casos, si el artista no es muy bueno, te puedes aburrir más que un molusco. Pero hubo suerte, finalmente me animé y allí llegó ella: una chica tímida que se presentaba casi disculpándose por no poder presentar un repertorio más divertido.

Sin embargo, la chica se fue creciendo y se nos ganó de bien, tanto que una chica local y espontánea se animó a subir al diminuto escenario y hacer los coros de la canción “Ridiculous Games”.

Me gustó el concierto de principio a fin, con su voz afinada en todos y cada uno de los temas aportando dulzura y sentimiento como sólo puede hacer alguien que hace muy bien lo que hace. Ahora escucho la canción en su versión grabada y me encanta ese toque psicodélico sesentero…