martes, 16 de junio de 2009

LE CHEMIN DE LA MÂTURE (O cómo pasar un Domingo perfecto)

Tras el mal tiempo invernal, exámenes, excesos de trabajo y otros desaguisados que iban truncando mis planes de salir a la montaña, por fin, este fin de semana conseguí reunir a unos cuantos amigos y emprender camino a Francia para realizar el recorrido del “Chemin de la Mâture” (camino de la madera) en el Valle de Aspe.


Este bonito camino fue oradado en la roca del barranco infierno durante el sigo XVIII para transportar madera de abeto que se utilizaba para los mástiles de los barcos de la armada francesa. Hoy en día es un bonito recorrido que permite completar una excursión circular de belleza muy comparable al valle de ordesa por sus bosques de hayas en los que parece como si, de un momento a otro, vaya a aparecer un hada madrina para cumplir todos tus deseos.


Desde el camino, además de las bellas vistas del Valle de Aspe, es posible contemplar el Fuerte de Portalet que fue ordenado por el Rey Luis Felipe en 1842 para defender el valle de posibles invasiones españolas y que, como curiosidad, durante la segunda guerra mundial estuvo ocupado por una guanición alemana. Hoy en día permanece en estado de abandono y no es posible visitarlo.



Tras cuatro horitas de caminata (contando las paradas de “repostaje”) llegamos al coche y emprendimos camino de vuelta a casa, eligiendo otra carretera para hacer una paradita en algún río que nos permitiera refrescar el cuerpo tras los sudores de las empinadas cuestas francesas. Y así fue, lo conseguimos y allí comimos.

En pocas palabras, un domingo perfecto que carga las pilas a cualquiera para afrontar una nueva semana de trabajo.

viernes, 12 de junio de 2009

EL AMOR ATONTA

Ya me lo decían ya, que algún día caería. Lo que no me dijeron es que esto del amor atonta tanto y es que ni me inspiro ni me preocupa oiga.

Así que a falta de inspiración y racionalidad de pensamiento, puesto que no quiero dejar este, mi blog que tantas satisfacciones me ha dado, en el olvido, os pongo uno de mis últimos descubrimientos musicales:



Disfruten ustedes, yo mientras, si me lo permiten, seguiré suspirando un rato más…

jueves, 4 de junio de 2009

MIEDO A SUFRIR


Para mi regreso tras un pequeño stop por falta de tiempo e inspiración, elijo nuevamente el tema del miedo. Ya adopté una vez la frase de un amigo: “el miedo es el enemigo”. Teniendo en cuenta esto, hoy pienso en un miedo muy común: el miedo a sufrir.

Son muchos los sentimientos o sensaciones los que nos hacen sufrir: rabia, impotencia, desamor, incertidumbre… La cuestión es entender que vivir bajo la influencia de alguno de ellos o incluso varios a la vez nos hace humanos.

Insisto una vez más en las consecuencias de vivir en una sociedad a la que llamamos “del bienestar”. Nos parece que el sufrimiento es como un accesorio molesto que no deberíamos soportar y que si lo hacemos somos desgraciados o lo que es peor, cobardes. Grave error. Cobarde es aquel que intenta deshacerse del dolor como si éste no debiese existir.

En mi opinión, el sufrimiento forma parte de nuestra condición humana. El sufrimiento nos enseña, nos ayuda a madurar. Intentar huir del sufrimiento, en mi opinión, puede ser incluso psíquicamente insano y desde luego, como en todo, cuanto antes se acepta la situación de sufrimiento, antes se le puede poner remedio.

Hay veces en la vida en que “toca” sufrir y lo mejor es aceptarlo del mejor grado posible. No digo que nos regodeemos en nuestro propio sufrimiento, pero sí sería sano aceptar el dolor como una parte más de nosotros mismos, permitirnos sufrir y no tener miedo a demostrar nuestro sufrimiento. Ante un problema o una situación grave que nos hace sufrir, lo mejor es resignarse e intentar, a través del sufrimiento, encontrar el camino que nos lleve a una situación mejor, con paciencia y tranquilidad. Aceptándonos a nosotros mismos y, por ende, aceptando aquello que nos influye.

Porque lo humano es sentir, notar las consecuencias de aquello que nos ocurre para sacar partido y aprender. Si no, ¿qué nos diferenciaría de una roca?. Nadie es de piedra, así que, amigos internautas, aprendamos a sufrir.