jueves, 26 de agosto de 2010

IRREMEDIABLEMENTE, EL TIEMPO



Pasa sin piedad. El tiempo. Imposible de detener.

Pero yo tengo un plan. Un plan perfecto y maestro.

Hoy es el día de mi eterno cumpleaños.

A partir de hoy, siempre cumpliré la misma edad y, si me siguen dando menos años de los que tengo, haré caso y entonces cumpliré menos hasta plantarme en los veinticinco cuando todo era limpio, no había heridas de guerra y el futuro parecía (sólo parecía) demasiado cierto para ser verdad.

jueves, 19 de agosto de 2010

UN FINAL SENCILLO PARA UNA ÉPOCA COMPLICADA



Este año comenzó difícil, de repente parecía como si todo se sucediera en una película y las cosas que una quería pudieran ir desapareciendo mientras sólo podía contemplar desde lejos cómo todo cambiaba de rumbo hacia nuevos y desconocidos puertos.

El tiempo corre, con él se suceden los acontecimientos y, aunque una quiera detenerse, la vida tiene su propia ley y para bien o para mal nos va situando en el lugar que ella considera oportuno. Pocas veces en el lugar que una sueña.

Así, en menos tiempo del esperado, encuentra una un nuevo hogar y una nueva una, en apariencia más débil pero en realidad más en contacto consigo misma, con sus errores y aciertos, con sus miedos, sus realidades y lo que es mejor: sus sentimientos.

Los humanitos (al menos los que nos preguntamos cosas) nos encontramos y desencontramos continuamente. Es lo que nos hace avanzar. Con cada desencuentro se produce, tarde o temprano, un encuentro: con uno mismo, con alguien o con algo. La cuestión es sacarle el máximo partido a lo que ocurre, aprender una lección y convertir lo ocurrido en un nuevo cuento con moraleja que engrose la biblioteca de nuestras vidas.

Tras un breve despecho, un ligero y extraño encuentro con otro amor sin culmen, dos mudanzas, un “rotondazo”, la triste pérdida de un familiar, con permiso de mis hormonas y a pesar de ellas: le dí carpetazo a este último y largo invierno para dar paso directo al verano que me esperaba en mi adorada isla de la calma que me devolvió a casa reafirmada en la idea de que, puesto que estamos sólo de paso, hay que disfrutar la vida con la visión única del presente porque lo demás es accesorio, fútil y tan efímero que desaparece con la misma facilidad de una gota de lluvia sobre el asfalto ardiente del verano.

lunes, 16 de agosto de 2010

NI CONTIGO NI "SIN TIGO"



Allá por 1987 U2 lanzó su álbum “Joshua Tree” que contenía su archifamoso: “With or without you”. Siempre que lo oigo pienso en cómo es posible que se suceda semejante situación en la cual una persona no sea capaz de vivir tanto con como sin alguien.

No creo que la situación resulte realmente tan extrema como para no poder vivir pero admito que los momentos de indecisión, en aquello del amor, se convierten en un auténtico tormento en el que el miedo y la soledad complican la razón dejando paso a ese “ni contigo ni sin ti” que convierte en casi imposible el decidir qué es lo mejor para uno y, como el perro del hortelano que ni comía ni dejaba comer, nos mantiene en un extraño estado de limbo: ni al cielo, ni al infierno.

En situaciones así, se me ocurre que la única y mejor respuesta que uno se puede dar es: “sólo conmigo, y punto”.

Cuando el tomar una decisión se hace tan difícil, cuando es tan evidente la influencia del miedo, cuando la soledad se convierte en peligrosa consejera… lo mejor es tomar distancia, girar el cuello y mirar en la mejor dirección posible que es la interior, la introspectiva. La de preguntarse a uno mismo dónde empieza todo, cuál es el auténtico deseo y darse cuenta de que, cuando cuesta tanto decidir algo, posiblemente es que no hay nada que decidir.

Palabra de pensadora.

domingo, 15 de agosto de 2010

PIMPINELA GAY

Anoche, mientras intentaba valientemente animarme y echar el resto de la última noche fuerte de las Güeskonsin-parties (cosa la cual no conseguí, me estaré haciendo mayor), miré anodada en las pantallas del bar cómo se desarrollaba un vídeo de Scisors Sisters que inevitablemente me recordó aquellas eternas discusiones de los Pimpinela que cantaban el uno hacia el otro.

Claro que, no me di cuenta de lo que realmente cantaban hasta que acabó el vídeo y aparecieron los créditos, pues las imágenes de las pantallas no se correspondían con la música que ponían en el bar.

Por suerte, el título de la canción era inolvidable: se trataba de una versión del Comfortably Numb de Pink Floyd. Aquí la cosa ya me empezó a despertar más y así decidí compartir semejante vídeo que me parece precioso a pesar de que la versión no le hace ningún honor a la canción original y que ese punto Pimpinela me haga harta gracia.

Que ustedes lo disfruten:



jueves, 12 de agosto de 2010

THINKING (But I'll be back)


Mis musas no andan tan esquivas como parece, esta vez la esquiva soy yo.

La cuestión es que estoy pensando y no siempre mis pensamientos son compartibles, así somos los humanitos...

Así que no preocuparse, queridos lectores (si es que aún me queda alguno), volveré, aunque aún necesito una buena dosis de voluntad que espero conseguir auto-inyectarme pronto.