martes, 17 de julio de 2012

EL ATAQUE DEL PEZ ARAÑA

¡Vamos a la playa uo-o-o-o-o! ¡vamos a la playa oh-oh-oh!... rezaba la canción.

Y allá que fuimos Bonito del Norte, Amiga-Con-Hijo y servidora. A darnos unos chapuzones y jugar con las olas que ese día estaban la mar (nunca mejor dicho) de divertidas. Ola va y ola viene hasta que llega una grande que me da un revolcón. Me río un rato y empiezo a notar un extraño dolorcito en mi dedo gordito del pie derecho.

Al salir del agua mi dedo gordito era un macro dedo gordote, coloradote y muy doloroso. ¡Ale! Al puesto de la cruz roja donde me informan de que he sido atacada por un Pez Araña (véase en la instantánea la cara de mala folla que tiene el jodío).

 
Balde de agua caliente, pie dentro un ratito y a seguir la tarde. ¡Joé! ¿y por qué no se puede curar así todos los males?. ¿Se imaginan ustedes?:

- Doctor, me duele el corazón
- No se preocupe, ahora mismo lo metemos en agua caliente un ratito y se le pasa.

4 comentarios:

Otto dijo...

el barreño lo tengo preparado, tengo remedio para todos tus males y unGüentos para todos tus dolores. Un beso avispado.

PENSADORA dijo...

¡muchas gracias!, lo tendré en cuenta pero los chicos de la cruz roja lo hacen muy bien, de verdad.

Saludicos!

El Pez Martillo dijo...

Es que los peces araña son mu mala gente. Los peces martillo somos más pacíficos...

Saludines desde la isla de la calma.

PENSADORA dijo...

Jajaja! Martillofish! ya le echaba de menos. Corroboro su pacifismo.

Saludos para usted y cuídeme la isla, que también la echo de menos.