viernes, 7 de mayo de 2010

TEMPORADAS

Es común pensar que, cuando se ha sobrevivido a una mala temporada, ya no ha de venir otra. Error.

La vida humana en sí es como un ciclo, un círculo que se cierra el día de la muerte. Dentro del “ciclo vital”, conforme pasa el tiempo, nos vamos encontrando bajo la influencia de situaciones más o menos favorables.

Con el asunto de la crisis, me hago más consciente de la realidad de esa sucesión de “temporadas” que compone la historia vital de un humano. Hay temporadas buenas, no buenas, normales, extrañas…

Considerando una temporada como un espacio de tiempo durante el cual se sucede una situación, dependerá del tipo de situación al que nos enfrentemos: buena o mala, nuestra sensación de bienestar o mal estar. Así, quizá sería cosa buena entender que unas veces las situaciones son favorables y otra no tanto a pesar de pensar que ya “habíamos tenido bastante”.

Que aburrida sería la vida si no existieran diferencias entre unas temporadas y otras.

No hay comentarios: