martes, 13 de noviembre de 2012

Nadie me quiere


Hay una ecuación que se sucede en el mundo de las relaciones amorosas actuales: las mujeres que sufren múltiples abandonos de sus amantes no son “queribles” o algo malo tienen. (Como es tradicional, esto mismo en el caso masculino supone que el tipo es un poco “golfillo” pero nada importante)

He escuchado esta opinión en alguna de mis amigas que, tras ser dejadas por el último novio y hecho el correspondiente resumen de vida hormonal, llegan a la conclusión de que ellas mismas son culpables porque algo malo deben de tener cuando tantas personas dejan de quererlas. Y parece un pensamiento racional y todo. Y una puede llegárselo a creer y todo, oyes. Pero nada más lejos de la realidad.

Lo mismo que cualquier persona tiene derecho a ser ella misma, tiene derecho a enamorarse, desenamorarse y viceversa. Así que cuando a una la dejan de querer, no significa que una no sea querible. Significa que antes nos han querido y ahora ya no. Así de fácil y simple. Así de duro.

Parece que algunas mujeres tengan una especie de chip de la culpabilidad cosido en el cerebro y/o corazón y tengan que acarrear con la culpa de todo aquello indeseado que les ocurra y que siempre exista algo más que hacer para mejorar una situación que no depende de ellas mismas. Cosa de autoestima.

Nada asegura la llegada a buen puerto de una relación. Este es el asunto sobre lo que más seguro se puede afirmar que no hay nada escrito. Y sí se puede querer a muchas personas distintas en una sola vida, como sí se puede ser querida por muchas personas en una sola vida. Así que a lo mejor, antes de pensar “nadie me quiere” quizá valga la pena preguntarse “¿a quién quiero yo?” y además “¿me estoy queriendo a mí misma?”.

Palabra de Pensadora.

6 comentarios:

El Pez Martillo dijo...

Es que buena parte de nuestra cultura está construida sobre una culpabilidad que nos autoinflingimos (el pecado original y todo eso). Lo tenemos tan interiorizado que ni sobrevive a pesar de que nos creamos muy liberados. Y en las mujeres esto se agudiza por todo lo que tradicionalmente se os ha inculcado que, otra vez, aunque nos hayamos liberado de muchas cosas, aún no está el trabajo hecho ni mucho menos.

Saludos.

Lolíndir Palantír dijo...

pues yo te quiero!

PENSADORA dijo...

¡¡¡Jajaja!!! Lolindir, eso ya lo sé yo de sobra. Y que conse que yo no utilizo esa frase de "nadie me quiere".

Sr. Pez, efectivamente, todo tiene un grado importante del tipo de educación recibida en la cultura en la que se crece. Y sí, el trabajo en cuanto a la mujer a penas ha empezado y con esto de la crisis aún va a ir hacia atrás.

Saludicos a los dos!!!

OzzY_64 dijo...

Yo diría que la ecuación es mas sencilla...
A tu amiga le gustan los idiotas. Siente un deseo incontrolable por tenerlos cerca, el echo de tener a alguien al lado que amenace su autoestima le hace correr la adrenalina en la sangre y no puede evitar entablar relación con él... y a eso sumale q seguramente se enamora fácil de lo q tenga al lado.

Saludos!!

PENSADORA dijo...

Hola Ozzy!
La verdad es que no te quito razón, eso mismo pienso yo e incluso ella misma pero ¿quién no ha caído en alguna situación semejante?. Lo que yo planteo en el post es más el asunto de la educación recibida, de cómo nos han enseñado a las chicas.

Gracias por pasarte!

kris mo dijo...

y yo!!;)