jueves, 14 de marzo de 2013

Calidad de vida: cuantitativa o cualitativa


Ya desde el inicio de la crisis me vengo preguntando si los verdaderos indicadores del problema son cuestión de Productos Interiores Brutos, Porcentajes de Déficit Público, valores IBEX o puntuaciones de Primas de Riesgo.

Parece ser que lo que indica el grado de calidad de la vida de nuestra sociedad depende totalmente de la economía y su estado, es decir, una cuestión cuantitativa. Pero no tanto de cómo afectan a los ciudadanos los vaivenes de esos ratios, cuestión cualitativa.

Será por defecto profesional que siempre comparo la gestión de un país con la de una empresa. No se llevan tanta diferencia: todo es cuestión de ratios indicadores. Pero hete aquí que servidora, acérrima defensora de los sistemas de gestión integrada de calidad, echa en falta esos indicadores cualitativos que en sentido práctico afectan mucho más de lo que pensamos a los cuantitativos.

¿Quién creen ustedes que trabajará mejor? a) una persona bien remunerada pero muy estresada y sin tiempo para sí misma b) una persona mal remunerada, muy estresada y sin tiempo para sí misma c) una persona justamente remunerada, no estresada y con tiempo suficiente para sí misma.

Si han respondido “c”, ya entienden a qué me refiero.

No es cuestión de cobrar más, de tener más, de disfrutar de grandiosas infraestructuras. La cuestión es que todo se compense. A lo mejor poseer menos pero disfrutar más de las pequeñas posesiones, cobrar menos pero tener para vivir y que una rotonda no esté adornada con una estatua sino con un jardín de grama, sea más que suficiente para disfrutar de una vida de más calidad y menos cantidad.

5 comentarios:

J. M. N. dijo...

Yo hace mucho que valoro el tiempo por encima del dinero...así tengo la cuenta y así tengo el alma ¡arsa!...
Amén.

POL dijo...

Como JMN sabe, yo hace tiempo, a nivel personal, que sigo esa filosofía. Claro que, cuando me jubile, si es que llega ese momento, no tendré casi nada, ya se verá...
Y si a lo peor no llego, entonces habrá merecido la pena y habrá acertado.
Salú pues

PENSADORA dijo...

Pos sí chicos, yo creo que esa es la dinámica.

Yo soy más de "cuando hay, hay y cuando no hay, no hay", vamos, que soy de adaptarme a las circunstancias.

Pensar en la jubilación no está mal, pero en los tiempos que corren, si queremos mantener un mínimo de serenidad, más nos vale vivir el presente y punto.

reduccion mamaria dijo...

Como dijo Steve Jobs.. despues de tu familia, donde mas tiempo vas a pasar es en tu trabajo, así que hay que hacer algo que a uno le guste, lo llene..
El dinero es un papel, y el stress una enfermedad.. no vale la pena vivir la vida rodeado de esto.

Saludos!

Anónimo dijo...

El otro día escuchaba que los aparatos electrónicos están programados para dejar de funcionar (obsolescencia programada la llaman). Se trata de fomentar el consumo a toda costa y mantener este sistema de esclavitud mercantil en el que estamos inmersos. Consume, usa, tira, consume, usa, tira….
¿Qué futuro nos espera cuando el mundo esta regido por gente sin moral? Porque este planeta esta controlado por unos pocos y poderosísimos lobbies de los cuales los políticos son simples títeres y la masa social somos auténticos esclavos que manipulan a su antojo. ¿De verdad alguien se siente libre? ¿Quizás deberíamos dar un paso atrás?. Dejemos de consumir innecesariamente. Mercados, Bolsa, índices bursátiles, ingenieria financiera…son términos que apestan. Sinceramente pienso que la mayoría de los mortales podríamos vivir sin ello, de hecho llevábamos varias decenas de miles de años sobreviviendo sin todo esto.
Recuperemos de nuevo los pueblos, la cercanía, la solidaridad con el vecino, el mercado tradicional. Aprovechemos la tecnología sin que esta nos domine. Seamos consecuentes, racionalicemos los recursos y vivamos en armonía con el planeta, quizás aún estemos a tiempo. Seremos más felices. No dejemos que esos lobbies atrincherados en Bruselas sigan extendiendo su cáncer en forma de despotismo oligárquico. Revelémonos. En fin, quizás solo sea un soñador.
Salud y vivid el presente, como bien dice Pensadora. E intentemos dejar el planeta un poquito mejor de lo que lo encontramos.
David.