Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2014

¿Algo que declarar?

Imagen
El otro día escuché los lloros de un renegado del watsapp y las redes sociales.  Dejando a parte la libre elección de cada cual, no puedo evitar preguntarme si tanta excusa del tipo “no quiero que me controlen” tiene más que ver con la inseguridad y el miedo a dejarse ver que una verdadera cuestión de moral o búsqueda de libertad.  Como quien lleva algo en la maleta que no quiere declarar.

Mi primera carrera popular

Imagen
Ver a Bonito del Norte vestido de rosa era como ver un tocinito volando, pero ahí estaba él, uno más de las mil quinientas personas que nos íbamos situando en la salida que nos habían preparado.  Con sus hinchables, como en la tele.
Me dediqué a mirar alrededor mientras Cuñado y Bonito del Norte (a partir de ahora: “guardaespaldas”) buscaban posición.  Me fijé en los culos más gordos que el mío pensando que esos serían los que en seguida adelantaría, me fijé en los culos mucho más delgados que el mío pensando que serían esos los que pronto me adelantarían y sobre todo me fijé en los culos más estrechos que el mío pues esos serían a los que yo seguiría.  Así hasta que dieron la salida y aquello se convirtió en un extraño desfile de panteras rosa recorriendo las calles más antiguas de la ciudad.
Durante esos primeros minutos vi como los culos más gordos, más delgados y más estrechos (es decir, todo el mundo) me adelantaban, excepto los de mis guardaespaldas que al cabo de tres calles y…

Una época, un momento... una canción: "They dance alone"

No soy muy amiga de los músicos evangelistas esos que utilizan su influencia para convencer incautos durante sus conciertos,  porque cuando pago un directo me gusta disfrutar de lo que he venido a escuchar y no las disertaciones políticas de nadie, que para eso ya tengo el noticiario tres veces al día.  Tampoco me gustan porque me da la sensación que aprovechan momentos de sensibilidad y euforia colectiva durante los cuales las personas son capaces de creerse cualquier cosa en una especie de “efecto flautista de Hamelin”.

Sin embargo, en el caso de Sting, he de admitir que la elegancia de su música al clamar según qué cosas como en la canción que dedicó a las madres de la plaza de mayo, me suele seducir y relajar… como pensando que hay alguien que, aunque no soluciona: apoya, que ya es bastante.
Recuerdo ser una adolescente cuando esta canción salió y también recuerdo que, tal como siempre hacía entonces con las canciones que me gustaban, al traducirla, me impactó. Incluso el vídeo d…

El Valle de Langtang

Imagen
Sitares y Tablás resonaban lejanos cuando un nuevo bache me trajo a la realidad del minúsculo espacio que ocupaba mi gran cuerpo en el autobús que, plagado de turistas, guías y porteadores, serpenteaba por las faldas de las montañas.  Había conseguido dormir un poquito a pesar de la música que ahora retronaba en mi cabeza ubicada justo al lado de un bafle de la época de la última visita de los Beatles al Nepal.   Todas las incomodidades fueron olvidadas cuando recordé que por fin iba a culminar mi objetivo final en Nepal: pisar el Himalaya.
Elegí el Valle de Langtang por ser uno de los menos visitados y por su cercanía al Tíbet, albergando varios asentamientos de refugiados tibetanos que sabía le concederían al trekking por estas tierras ese ambiente que tanto me recordó a aquellos libros del Lama Lobsang Rampa que devoré en mi juventud.


¡Que ilusión caminar a través de la cordillera más alta y extensa del mundo! Cruzar puentes colgados sobre profundas gargantas y ríos de aguas salva…

Si yo fuera...

Imagen
Si yo fuera un ANIMAL me parecería a un gatito pulcro y reservado, mimoso y juguetón de esos asustadizos capaces de sacar las uñas con una CANCIÓN pero nunca con aquel “Me tienes contenta” que Pastora (El grupo barcelonés, no la Soler) sacó hace años y que aunque no es mi tipo de música sí es una canción que me identifica:

 Un guión de cine es un LIBRO que contiene no sólo prosa sino también acción. Ambas cosas unidas con una trama de tragicomedia podrían tranquilamente resumir mi vida hasta hoy día en que cualquiera podría verme como un COCHE o más bien un monovolumen. Un Mercedes-Benz Viano Fun 4x4, por ejemplo, preparado en cualquier situación como una PRENDA DE VESTIR negra, pongamos un vestido, que sirve para cualquier ocasión sólo con cambiar de zapatos y peinado. 
Un ARBOL como un roble, fuerte y estable pero flexible y maternal es el que me imagino cuando observo del CUADRO “El árbol de la vida” de Gustav Klimt con ese abrazo del que nunca me quisiera zafar. Obra que bien …

Una época, un momento… una canción: “New sensation”

1988. Finalizando la década de los ochentas mis hermanos alimentaban mi pre-adolescencia cada uno a su manera.  Heredando pantalones a cuadros y cazadoras con hombreras de mi hermana.  Escuchando una y otra vez las canciones que mi hermano grababa en VHS desde la MTV de la tele de casa de alguno de sus amigos.
Fue entonces cuando mi melomanía nació empezando por Guns ‘n Roses pero pasando también inevitablemente por Queen, Euritmics o ¡cómo no!, los INXS que tanto he echado y echaré de menos…


Me encantaba el vídeo de “New sensation”, rítimico, bailón y moderno, con un Michael Hutchence sexy como si su triste final nunca fuera a llegar.  Acaba de sonar en la radio y el pie se me ha empezado a menear mientras tarareaba “new sensation ¡right now!” como preludio de una nueva sensación que está presta a comenzar.
¡Que mal me está sentando la viejera!