lunes, 4 de abril de 2016

La gran decepción


Intenten visualizar esta imagen: un ateneo libertario, un grupo de personas reunidas en él.  Irrumpe una persona que en cualquier caso y cualquier género (hembra o macho) vestiría de una manera especial que dejara ver claramente su poderosa cultura.  Ese tipo de persona que todos conocemos, el típico “cultureta” que sabe mucho de muchas cosas pero ninguna práctica y que tampoco sabe practicar muchas cosas pero sí sabe hablar sobre ellas.  ¿Lo visualizan? ¿se lo imaginan? Seguro que muchos (de los pocos que aún me lean) me han entendido rápido y seguro conocen alguna persona de este tipo.

Pues bien, todo lo descrito se aplique ahora a los señores y señoras del recién nacido “Podemos” que, aparte de dar la nota, ya pueden con poco.  Hubo un tiempo en que casi me creí que alguna cosa era posible, pero a la hora de la verdad ya no diré la frase tan manida de que “son igual que los demás” porque no, no lo son, es otra cosa, otra clase.  Pero son algo que lamentablemente ya conocemos y que lamentablemente, nunca funciona.

Dios guarde a una nación en la que el pueblo da unas instrucciones claras y los partidos en democracia se comportan como hienas repartiéndose un cadáver.

¡Que gran decepción!

4 comentarios:

Chaly Vera dijo...

Hay un dicho que dice: "cada pueblo tiene el gobierno que se merece" aqui podriamos parafresear: "España tiene los partidos politicos que se merece"

Saludos

El Pez Martillo dijo...

Muy buenas!!!!

Justamente tengo en la recámara un asunto sobre el mismo asunto, pero sin decepciones, ya que conozco a algunos de sus "líderes" aquí y desde el primer momento los tengo calados, gente que prefiero tener a kilómetros. Los más inteligentes huyeron a las primeras de cambio. Los "espabilados" se quedaron al mando. No sé si me explico.

Salud!!

Bubo dijo...

Lo peor es que empiezan desde "pequeñitos". En asociaciones, en colectivos, luego se van haciendo grandes y se ven en partidos políticos, en el parlamento. Siempre hay alguno que se salva, que es el vecino que todos queríamos tener, pero de esos pocos.

PENSADORA dijo...


Bueno CHALY, creo que el problema es que los que siguen votando a según quienes lo hacen porque no tienen otra opción mejor, a veces pienso que somos demasiado autocríticos.

Mi querido PEZ MARTILLO, como siempre, estamos de acuerdo y sí, se explica usted perfectamente.

Bueno BUBO, bien dicho está que "de todo tiene que haber".

¡¡Salud y orujo chicos!!

(y gracias por pasar... ¡3 comentarios! ¡guau!)