martes, 5 de abril de 2016

Bendito trío maldito


Con la edad los gustos cambian y se suavizan.  Así, a pesar de no ser la música que me compraba o escuchaba habitualmente, hubieron tres señores nacionales que para mí fueron tres grandes y digo “fueron” porque fue justo ayer cuando desapareció el último que quedaba de aquel trío que parece haber sido maldito por sus cortas existencias pero bendecido por los dones de la creatividad.

Enrique Urquijo fue el primero en caer, tan grotescamente como su gusto por la heroína, una tarde le encontraron muerto en un portal de Malasaña.  Recuerdo la noticia y recuerdo no hacerle caso.  Admitiré que es el que menos me gustó, pero su “Agárrate fuerte a mí, María” que no se refería a la protección hacia su hija sino de su propio miedo, fue una canción que me impactó.

Con Antonio Vega sí tuve un par de inconfesables flechazos: “El sitio de mi recreo” y “Se dejaba llevar” eran y son quizá demasiado dulces para lo que se suele esperar de mis gustos musicales, pero me gustan porque son bellas y transmiten una sensibilidad que se malogró también con el abuso de las drogas.


Y Manolo Tena, mi favorito de los tres.  El más golfo y canalla.  El guapo.  Ese hombretón español capaz de convertir un colocón en un escalofrío que todos los que sabemos algo de música nunca olvidaremos: aquella “Frío” no tiene parangón en la discografía nacional.  Sin embargo, es “Llévame al mar” la que contiene una frase tan sencilla como “llévame libre y salvaje” que me transporta a mi propia sensibilidad por describir claramente un deseo eterno.  Mis respetos al Señor Tena desaparecido ayer bajo el titánico yugo del cáncer.

3 comentarios:

Bubo dijo...

Urquijo no estaba entre mis favoritos, hasta que vi un concierto suyo. Nacha Pop era el grupo de mi hermana, hasta en la sopa. Y este tipo... Era genial para ligar en aquella época. Aunque uno ya salía algo mas rockero. Luego vas escuchando la letra y desde luego... ¡Ni uno se salva! Todos buenísmos.

PENSADORA dijo...


Yo creo que el Tena me gustaba más porque era más rockero, menos empalagoso pero sí, todos unos hachas!

miguel ángel salinas gilabert dijo...

Yo, de Los Secretos, nunca fui, pero sí de Manolo Tena (tengo un CD de Alarma), y sobre todo de Antonio Vega. Siempre me he preguntado si la heroína les llevaba a componer algunos de sus temas más melancólicos, o si se hicieron adictos a ella por su tendencia a la melancolía. En fin... Al menos ellos permanecerán vivos en sus acordes y letras. Un saludo...