martes, 29 de abril de 2008

LIBERTAD DE PENSAMIENTO Y ELECCIÓN.

Hoy, como buena pensadora me he levantado con el “¿por qué?” metido en el tarro.

Me he preguntado cosas muy simples pero que encierran para mí una verdad muy importante. En un país sumido en el “estado de bienestar” ¿qué nos empuja a cumplir según qué normas?. Y así, a cada paso, me he ido planteando:

¿Por qué me pongo el cinturón de seguridad para conducir?, ¿por la multa o por proteger mi vida?. Prefiero pensar que por proteger mi vida, que es más sensato ¿no?.

¿Por qué no he matado a mi jefe nada más entrar al despacho?, ¿por no ir a la cárcel, porque lo dice la Biblia o porque esa idea no pasa por mi cabeza?. Rotundamente porque respeto la vida, porque soy incapaz de matar a otro humano.

¿Por qué no conduzco cuando me caigo de borracha?, ¿por la multa, por la retirada del carné o por proteger mi vida y la de otros? Porque me quiero suficiente como para prefererir pagar un taxi a morirme o matar.

¿Por qué no fumo en un avión, en una gasolinera, en el ascensor? Pues en el avión porque es un espacio pequeño y molesto, en el ascensor por lo mismo y en la gasolinera porque puedo producir una explosión. No porque nadie me lo diga.

Y así, se me podrían ocurrir un montón de cosas que, bajo mi modesta opinión, son de sentido común. Pero como bien dice María Jesús Alava Reyes: “el sentido común es el menos común de los sentidos” y estoy plenamente de acuerdo con ella.

Pienso que en una sociedad en la que nos dan todo masticado, es decir, tenemos una ley, un decreto… para cada paso que damos… ¿dónde queda nuestro sentido común?.

Si desde pequeños nos lo sirven todo en bandeja, no desarrollaremos nuestras propias armas y herramientas para enfrentarnos a la vida con sensatez y quizá nos convirtamos en ese puñado de ovejitas del que tanto hablaba Platón… ¿o nos hemos convertido ya?.

Cada vez nos vemos más sometidos a leyes y normas que regulan nuestras propias vidas privadas. Que no seamos capaces de medir hasta cuánto podemos beber para conducir o nuestro propio límite de cansancio para hacerlo. Que no seamos capaces de entender que a alguien le moleste nuestro humo. No creo que no seamos capaces, lo que creo es que cada vez conocemos menos nuestras posibilidades pues tenemos un enorme y poderoso padre protector que es el estado y no estoy muy segura de hasta qué punto esto es bueno para el desarrollo de un ser humano, humano.

Para mí un humano, una PERSONA con todas sus letras ha de ser capaz de discernir lo que es mejor para sí misma, por lo tanto pensar y por lo tanto elegir, es decir, capaz de ejercitar su LIBERTAD.

Amigos internautas, un ¡hurra! Por nuestra libertad de pensamiento y por tanto decisión.

….Ah! recordad: “Dudo, luego, existo”… (Descartes).

lunes, 28 de abril de 2008

DECALOGO DEL DESPECHO

Siempre hay temporadas o ciclos en esto de los amores y parece que esta primavera le ha tocado al ciclo de las rupturas, últimamente me encuentro amigos y conocidos que acaban de romper sus relaciones, que están a punto de hacerlo o que ya lo habían hecho pero empiezan a acusar las consecuencias ahora.

Pensando en ellos y ellas y basándome en mi dilatada experiencia aquí va un nuevo decálogo, lo escribiré en femenino pero es aplicable a ambos géneros:

1.- Admítelo: estás despechada. Cuanto antes lo aceptes, antes lo superarás.

2.- Los bienes patrimoniales de tu ex no te lo van a devolver. Rayarle el coche, robarle su disco o libro favorito sólo sirve para cabrearlo más y al final te sentirás como una inútil.

3.- La ingesta masiva de alcohol y otros estimulantes está totalmente permitida, pero sólo a partir de unos dos o tres meses después de la ruptura (este límite lo marca el tiempo que haya durado la relación). Hay que salir y descargar. Ahora bien, hazte a la idea de que las resacas van a ser mortales, deja que pase el día e intenta llorar lo justo que el dolor de cabeza puede ser brutal.

4.- Lo de llamar al ex “sólo para recordarte que…”, “solo por comentarte que…”, “es que no encuentro…” es una mera excusa, admítelo, te mueres por verle aunque sea un ratito más. Llama a las amigas y cuéntales lo mismo, ellas lo entenderán mejor y no te darán calabazas.

5.- El insomnio, la falta de apetito y las explosiones de llanto son totalmente normales, déjalos correr. Ya dormirás y ya comerás. Ahora bien, si esto dura más de dos semanas, remítete al punto 6.

6.- Un psicólogo siempre ayuda y si está bueno, mejor.

7.- Las visitas casuales a los mismos lugares a los que acudías con él son un error, no pongas excusas, simplemente ve allí porque te apetece.

8.- La audición a todo volumen de canciones deprimentes es una buena opción para soltar la pita, pero hay que ir disminuyendo poco a poco e introducir alguna canción bailable en el repertorio. Si esta situación se continúa repitiendo al paso de tres meses, vuelve al punto 6.

9.- Hablar mal de tu ex es bueno, hay que dejar de idealizarlo, que esa tripa que tiene no es producto de tu imaginación, es el consumo desmesurado de cerveza. Pero en algún momento has de recordar que también se puede hablar de la guerra de Irak, del trasvase del ebro, de los resultados de las elecciones, del último desfile de prada, del calentamiento global, del último libro que has leído o intentado leer, de cine, de música, de teatro… ¿has visto? Hay vida después de él.

10.- Se te pasará, aunque no quieras, todo pasa.

domingo, 27 de abril de 2008

UNA EPOCA, UN MOMENTO, UNA CANCIÓN: DIAGNOSTICO, CÁNCER

No asustarse queridos internautas que ya todo pasó, pero hoy he recordado una canción muy importante de mi vida y es la primera que sonó en la radio de mi coche en el momento en que salí del hospital recién diagnosticada de un cáncer linfático.
No estaba triste aunque sí asustada y lo único que me apetecía era desaparecer así que me puse a conducir como hago siempre en momentos de crisis, con la música bien alta y ya veis, cosas azarosas que tiene la vida, sonaba esta canción que no tiene nada especial y cuyo cantante no me gusta especialmente... pero bueno, tiene su importancia para mí y aquí os la dejo.



Luego apagué la radio y no volví a encenderla hasta seis meses después...

jueves, 24 de abril de 2008

LA LEYENDA DE SAN JUAN DE LA PEÑA


El Monasterio de San Juan de la Peña está situado a unos 20 kilómetros de Jaca y es uno de los parajes más bonitos de la provincia de Huesca, además de constituir una auténtica joya del románico aragonés. Sin dejar de mencionar que se considera la cuna del antiguo reino de Aragón.

Dicho esto y dejando la historia para los historiadores, me adentraré en la mundanalidad que es lo que me mola.

Para no variar, dediqué el finde pasado a darme una vuelta por la montaña. Al principio la intención era acudir raudos al Pico Chipeta Alto para ir abriendo la temporada pirenaica, pero no pudo ser. Como ya desde monrepos vimos que la cosa estaba marroncita en el piri, decidimos elegir algo más cercano y seguro en cuanto a meteorología y ante la indecisión de mis empanadísimos compis (a partir de ahora: “la pareja empanadilla”) decidí darme una vuelta por la sierra de San Juan de la Peña, así, una vez más, me encontré subiendo al Pico San Salavador, muy facilito y accesible desde el Monasterio nuevo de San Juan de la Peña.

Este pico lo he subido ya unas cinco veces… ¡pero que pesada soy! Y eso que no he establecido una rutina, como hago con Peña Oroel o la Faja de Pelay donde sí tengo instaurada la tradición de subir todos los años (oroel en primavera y pelay en otoño, rarezas mías).

Total, que después de tantas veces visitado, me doy cuenta de que, como me pasó con oroel o el salto roldán, igual buscando, me encuentro alguna leyenda de esas que dan tanto juego… y… ¡taaachaaan!... ¡la encontré!... ¡hurra!:

Había un joven noble maño llamado Oto que un día se adentró en los bosques de la Sierra de San Juan de la Peña para desarrollar una jornada de caza. De repente avistó un ciervo que escapó rápidamente.

Oto, hábido de alcanzar su presa, espoleó su caballo haciéndole correr tras ésta tan rápidamente que no reparó en el precipicio que había justo delante de él. Así que, sin tiempo a reaccionar, se despeñó. Milagrosamente, el caballo aterrizó en tierra tan suavemente como si hubiera dado un simple brinco.

Ahí, en el fondo del barranco y tras darse cuenta que estaba sano y salvo, encontró una cueva donde se erguía la ermita dedicada a San Juan Bautista y en su interior el cadáver de un ermitaño.

Tan impresionado quedó por lo que le había ocurrido, que al llegar a Zaragoza, vendió todos sus bienes y, junto a su hermano Félix, regresaron a la ermita donde permanecieron y comenzaron su vida eremítica.

(fuente: wikipedia).

Como encuentre una leyenda para cada pico que suba, cambio de profesión.

De camino a la cima

La pareja empanadilla, triunfal en la cima de San Salvador


Yo misma ¡en 1997! en el refugio de San Salvador, con la Peña Oroel al fondo.

martes, 22 de abril de 2008

WONDEROUS STORIES

Para hoy había pensado escribir una leyenda, pero no estoy inspirada, así que aquí tenéis una canción que me gusta muchísimo.



Hay! no puedo evitar suspirar... al escucharla dá la sensación de estar dando saltitos de felicidad, el paisaje o fondo, lo dejo al gusto del lector.

lunes, 21 de abril de 2008

DEFENDER LO NUESTRO

Con esto del trasvase del ebro para el suministro de agua a Barcelona, se ha establecido un nuevo debate en esta mi ciudad de Huesca.

Todo el mundo anda revoloteando preguntando qué sabemos sobre el estatuto de Aragón, si contempla algo de esto, que si los regantes se quedan sin agua, que si el agua del delta es agua que se pierde y se debe utilizar, que el agua de Aragón es para Aragón y bla, bla, bla…..

Me pregunto yo… ¿Un recurso natural tiene propietarios? ¿el agua que desemboca en el delta, se pierde?...

Me sale la vena anarquista y naturalista (por no decir ecologista, que no soy científica).

Anarquista porque no considero que los bienes naturales sean propiedad de nadie, por lo tanto, no creo que algo sea propiedad de nadie más que de quien lo tiene al alcance de su mano y por lo tanto, puede darle uso sin abuso y aún con todo no será su propiedad, si no un bien al que tiene derecho, nada más. Ni creo que nadie deba intentar cambiar el curso normal del proceso natural de algo por su necesidad. Es decir, si en Murcia no hay agua, pues no hay agua, si en Barcelona queda poco agua, pues queda poco agua. Así que hay que aprender a utilizar y racionalizar los medios de los que se disponga.

Naturalista porque no considero que el agua que sigue su curso natural, se pierda. Lo natural es que un río nazca, se desarrolle en su cauce, crezca y acabe en el mar o en otro río. El ebro, acaba en el mar mediterráneo mediante un delta, este delta es el resultado de la unión de las corrientes dulces y saladas del mar y del río, es como un matrimonio bien avenido, uno necesita del otro. Son un buen equipo. Si les separamos, discutirán y alguno terminará ganándole terreno al otro, en este caso, el mar al río… mal rollo en mi modesta opinión, porque ¿dónde se ha visto un río salado?.

Todo esto no significa que yo este totalmente en contra. Pero, por supuesto tampoco de acuerdo. Se me ocurre que el problema es de gestión y uso de los recursos y me molesta mucho que ese uso o gestión se politice de la manera que se está haciendo. No creo que sea mejor político el que más agua quite a unos para dársela a otros y viceversa.

También admitiré que todo este temita me da un poco de miedo, siendo catastrofista, tengo la sensación de que el agua va a ser la causa un mal mayor que el de no poder regar lo campos de golf. Se me ocurre que algún día empezaremos a pasar sed de verdad y entonces, llegará el momento de que cada uno defienda lo suyo porque entonces se tratará de salvar nuestras propias vidas, que sin agua, no son vidas.

jueves, 17 de abril de 2008

PUES SÍ QUE SOMOS JEVIS, SI.

Después de pasarme un buen rato buceando por youtube, me encuentro con otro memorable temazo de Led Zeppelin, lo cual me ayuda a reafirmarme en mi condición de "jevi". Que una es muy versátil, oiga. Y además "los viejos rockeros nunca mueren".



¡Dios! si es que me pongo "perreta" y todo!. Los pelos de punta y los pezones también... ¡pero que jevis somos!.

miércoles, 16 de abril de 2008

DECALOGO DE LA VISITA HOSPITALARIA


Como el amigo Pez Martillo me ha provocado con un par de entradas sobre el tema y dada mi experiencia, voy a plasmar a continuación mi opinión desde el punto de vista del paciente:

1º) Durante los primeros días de hospitalización, casi todas las visitas sobran… ¡estamos malitos y necesitamos descansar!. Además, estamos en el hospital, aquí hay un montón de gente para cuidarnos.

2º) Los días siguientes se agradecen las visitas silenciosas, que no molesten y que sólo hablen para preguntar: ¿qué tal? ¿necesitas algo?. A estas se les agradecerá también la habilidad en el manejo de la ruedecita dispensadora del gotero.

3º) Los domingos son para descansar. Las primas, primos y demás parentela que no tienen nada mejor que hacer, que nunca llaman y que el enfermo no ve hace años, simplemente sobran. Se hará excepción con los parientes que vengan “de propio” desde el extranjero.

4º) Las visitas de padres, hermanos y abuelos (sobre todo la abuela, que suele ser un sol) son sagradas. Tienen absoluta preferencia en todos los sentidos y serán atendidos como dioses siempre que el enfermo se encuentre en situación de hacerlo.

5º) Las visitas mantendrán silencio durante la visita del médico u otro personal sanitario. Si es posible, saldrán de la habitación y sólo preguntarán por el estado del enfermo si éste lo permite.

6º) A partir del sexto día de internado, el enfermo tiene derecho de mandar a la mierda a todo el mundo porque está hasta los órganos genitales del hospital.

7º) Los amigos, amigas, novios, novias y/o conocidos acudirán al hospital con rapidez en cuanto se les avise de la posibilidad de hacerlo. Cuando el enfermo se aburre, ha de ser atendido… que el hospital es aburridísimo, de verdad.

8º) Los enfermeros y médicos “tíos buenos” del hospital, realizarán su ronda en la habitación de la enfermita únicamente cuando ésta haya hecho uso de los servicios de peluquería y estética del hospital y después del baño matinal, nunca durante las comidas.

9º) Las enfermeras y médicas “tías buenas” del hospital han de visitar continuamente al enfermito.

10º) Si es posible no ingresar en el hospital, pues mejor.


Aprovecho para felicitar al personal del hospital San Jorge de Huesca que me cuidó estupendamente durante mi variedad de convalecencias, en especial a una enfermera cuyo nombre no recuerdo (creo que tampoco pregunté) por su habilidad y rapidez en la dispensación de quimioterapia además de su gran simpatía y amabilidad. También a la estudiante de enfermería en prácticas que me levantó de la cama a pulso porque no me daba la gana de mear en la cosa esa, que una no pierde la clase ni en el hospital, ni con la tripa llena de grapas, una mea en el baño ¡leches!.

martes, 15 de abril de 2008

PERO… ¡QUE ¿JEVIS? SOMOS!

Mientras estoy trabajando en mis informes diarios, aburrida al más puro estilo ostrón, me dispongo a escuchar algo de música de la que me traigo al curro para animar las tardes de pesadez laboral.

Y, mira tú, se me ha ocurrido ponerme Led Zeppelin: nada más y nada menos que el grandioso disco “Led Zeppelin IV”.

La música me ha ido transportando a la época noventera de bares heavys y esas cosas que tanto me gustaban y al escuchar una canción que me encanta (Misty Mountain Hop), de repente he dudado de lo “heavy” que era yo para entonces… se supone que lo era… ¿o no?, porque a pesar de que considero a estos señores los auténticos padres del Heavy, escuchando esta canción, me doy cuenta que la cosa tenía más un toque Hippy psicodélico que metalero.

Este disco siempre me ha encantado, pero me doy cuenta de que las canciones que más me gustan: “Misty mountain hop”, “going to California” o “The battle of evermore” más bien me hacen imaginar una época de pacifismo, flores en el pelo, marihuana, hare krishnas, LSD y otros tópicos hippyosos.

Aquí va el temita, al escucharlo en estos momentos, me he imaginado a mí misma en Central Park o en cualquier parque de Berkley, con flores en el pelo, falda hasta los tobillos, sandalias y hasta arriba de maría.




Pero… ¿yo soy “jevi”?

lunes, 14 de abril de 2008

LA LEYENDA DEL DRAGÓN DE OROEL

Hace un par de semanas realicé mi ascensión anual a la Peña Oroel. Un hermoso pico que hace de límite entre el pre-pirineo, el valle del Aragón y el pirineo. Visible desde todo el valle y sobre todo desde Jaca.

Fue un día estupendo, el cielo totalmente despejado y una compañía de lo más agradable. Lo pasamos estupendamente tanto al subir como al bajar, pues la senda, que transcurre por la cara norte, estaba cubierta de hielo y nieve, lo que hizo su tránsito complicado pero no peligroso. Así que las caídas y risas estuvieron a la orden del día, por cierto, mi amiga aún me debe una cerveza por ser la primera en dar con el culo en el suelo.

Al llegar a casa se me ocurrió que seguramente, como pasa con muchos lugares singulares o especiales de la provincia, existiría alguna leyenda que tuviera la Peña Oroel como fondo. Me puse a indagar y pronto me encontré con trazas o señales de lo que fue una leyenda que se transmitía oralmente por toda la jacetania:

Resulta que en una cueva situada en las laderas de Peña Oroel habitaba un Dragón que tenía atemorizado a todo el valle.

Un día, un caballero jacetano que se encontraba apresado por defender a las brujas de la zona, propuso su liberación a cambio de fulminar al dragón.

Este caballero no era tonto y gracias a su amistad con las brujas, sabía que los dragones tenían un secreto: eran capaces de hipnotizar a sus víctimas con la mirada.

Así pues, haciendo uso de sus conocimientos e inteligencia, pulió su escudo hasta convertirlo en un espejo y se dispuso a visitar la cueva del dragón cuando éste estuviese dormido. Al despertar, el dragón se vio reflejado en el escudo y cayó hipnotizado por su propia mirada, momento que el caballero aprovechó para clavar la espada en su corazón y acabar con él, quedando así libre de su condena.

A partir de ahora, siempre que suba, intentaré encontrar la cueva donde habitaba el dragón.

Aquí van las pruebas de la última “expedición femenina” a la Peña Oroel:

La cima con su "pequeña cruz", atención a la bandera republicana.

La "cresta".

Una de las varias ventanas al pirineo durante la ascensión.

viernes, 11 de abril de 2008

UNA EPOCA, UN MOMENTO… UNA CANCIÓN: MOMENTO “SISTER TOTAL”.

Hará unos tres años, tuve el placer de asistir a un concierto de U2 en Barcelona.

No tengo palabras suficientes para describir lo emocionante que fue este día para mí. U2 es uno de mis grupos favoritos, su música me ha acompañado durante casi toda mi vida (desde su disco Joshua Tree, mira si hace tiempo).

Desde que llegué a España, llevaba esperando la ocasión de poderles ver en directo y, además, quería verles allí, en Barcelona, pues me habían contado que hay diferencia entre sus actuaciones en esta ciudad y otras. Suelen elegir el día siete de agosto para actuar allí y no es por casualidad, sino porque es el cumpleaños del guitarrista (The Edge) y, por lo visto, Barcelona le encanta. Además, y lo comprobé, el público se entrega especialmente.

Bueno, la cuestión es que preparé ese día con algunos amigos y además quiso acompañarme mi hermana en semejante ocasión. Era una época especial pues todavía me estaba recuperando de mi “año poltergeist” y las emociones estaban a flor de piel.

Disfruté del concierto desde principio a fin, canté todas las canciones, bailé, salté, grité y lloré. Lloré sobre todo al sonar esta canción pues se produjo un momento mágico. Lo intentaré resumir lo mejor posible:

Mi hermana y yo dando botes con sendos litros de cerveza en las manos, una chica detrás nuestro llorando de emoción y nosotras haciéndole fotos. De repente empieza a sonar “City of blinding lights”. Dejo la cerveza en el suelo. Al comenzar el primer coro se me empañan los ojos al escuchar a Bono (el cantante, claro) cambiar la letra por “All you look so beautiful tonight” en lugar de “Oh, you look so beautiful tonight”. Grito y salto a la vez que miro hacia mi hermana que, con cara de alegría total, me señala y me grita “oh, you look so beautiful tonight”. Flipamos las dos y continuamos disfrutando el concierto. Al terminar, saliendo del recinto, pensé y no sé si lo dije (espero que no): “Ahora sí me puedo morir”.



Fue como un momento de conexión total con mi hermana, su cara y sus palabras me hicieron saber que me entendía perfectamente y que también perfectamente sabía lo que yo estaba sintiendo en esos momentos.

Así que cada vez que escucho este tema se me pone la carne de gallina y, mira tú por donde, esta mañana, nada más levantarme, he visto el vídeo por la tele… un comienzo perfecto para un viernes.

jueves, 10 de abril de 2008

UNA EPOCA, UN MOMENTO… UNA CANCIÓN: SERENIDAD.

Cuando voy a Mallorca, que es a menudo, suelo salir a caminar todos los días por la mañanita disfrutando del paisaje y los olores tan diferentes a los de aquí.

El año pasado, andaba yo un poco-bastante de bajón y cuando me sentí mejor decidí darme el salto a la isla para terminar de recuperar. Un día, durante mi paseo matinal escuchando temitas que me acababa de bajar en el mp3, empecé a respirar profundamente y me di cuenta que me encontraba estupendamente. Que llevaba ya unas cuantas noches durmiendo del tirón y que mi corazón había vuelto a su ritmo normal. En ese mismo instante recuerdo perfectamente que sonaba esta canción que, desde entonces, escucho siempre que deseo tranquilizarme.




Dave Mathews Band es un grupo que descubrí por casualidad buscando cositas en Internet. Me encanta la capacidad que tienen de fusionar géneros musicales, de manera que resulta imposible catalogarles en ninguno de ellos.

La versión del disco es más tranquilita, pero sólo he encontrado este directo para poder linkear. Una pena lo de las fans dando voces.

Un ¡hurra! Por estos chicos que me han dado y siguen dando tan buenos momentos.

martes, 8 de abril de 2008

¡EL PADRE QUE TE PARIÓ!

Se ve que el chaval nació hembra y no se encontraba conforme. Superados problemas de identidad varios, decidió operarse y convertirse en hombre.

Este chico, casado con una mujer madre de dos hijas, ha decidido ser madre.

A su favor diré que en principio la idea era que fuera ella la que procesara la gestación, pero por una operación de histerectomía resultó imposible, así que la pareja decidió que, puesto que la operación de cambio de sexo realizada por él había sido parcial y por tanto conserva su útero, pues ¡ala! ¡que narices! Que se quede embarazado él.

No quisiera cuestionar valores. Vamos, es que no quiero cuestionar a nadie y en cierta medida les comprendo: quieren ser padres y una manera posible es esta. Pero, inevitablemente, este suceso despierta en mí alguna preguntita que otra.

Si naces en un cuerpo que no es el tuyo. Si eres una mujer que desea ser hombre. Si no te sientes mujer. Piensas, juegas, te excitas como un hombre. ¿Por qué ahora aprovechas una de las características femeninas más claras? La maternidad. Esta siempre ha estado reservada para nosotras. Yo pensaba que un transexual deseaba las características del otro sexo en todos los sentidos, incluido este.

Conozco algún hombre que disfrutaría siendo padre gestador, vamos que le encantaría quedarse preñado y dar a luz. Desde luego, lo de dar vida es un poder digno de envidia. Pero este extremo (¡ala! que ahora que he conseguido ser un tío, quiero tener también los beneficios de las tías... ¡amos! que lo quiero tó!) me alucina bastante.

Otra cuestión que me preocupa es la niña (sí, paradójicamente, el bebé es una niña). A ver cómo le explicamos a la pobre que tiene mamá y papá, pero que mira tú, caprichos de la naturaleza, fue papá el que te parió. Que son las mujeres las que paren, hija, pero tu papá es especial. Jo! Si papi ya tuvo problemas de identidad en la adolescencia… me pregunto yo por los futuros problemas de identidad adolescente del retoño.

En fin, que nacer para ver.

domingo, 6 de abril de 2008

MIS BOTAS DE TREKKING

Adoradas compañeras... ¿cuánto tiempo tenéis ya?. Casi ni lo recuerdo.
Sé que os encontré en las rebajas de una tienda de montaña con nombre de sierra de aquí y también recuerdo el día que os estrené... ¡malditas!... vaya ampollas me produjistéis.
Pero conseguí domaos ... ¿y ahora qué?... me traicionais con resbalones varios... ¿acaso ya os queréis jubilar?.
Pobrecillas, cansadas de ver tanto monte, tantas montañas... vuestro papel habéis hecho a la perfección. Habrá que daos el gusto, aunque muy a mi pesar.
La de hoy no ha sido vuestra última excursión, pero me temo que poco más vais a durar.
Este homenaje es para vosotras, queridas botitas, que tan buenas compañeras sois.

sábado, 5 de abril de 2008

NATURALEZA, ECOLOGÍA Y OTROS CONCEPTOS


Últimamente he retomado mi actividad deportiva en la naturaleza y esto trae a mí de nuevo un pensamiento que casi había abandonado.

La relación del hombre y la naturaleza.

¿Relación hombre-naturaleza?, ¿acaso una cosa está separada de la otra?. Considero que no.

Cuando hablamos de naturaleza o ecología, separamos al hombre de estos conceptos como si no fueran con él. Pero bajo mi prisma el género humano no deja de ser una parte inseparable de la naturaleza. La diferencia es que el hombre ha creado su propio hábitat modificando los elementos que la naturaleza le ofrece y por eso nos pensamos que vivimos fuera de ella.

Pero no es así. Lo que nos rodea forma parte de un todo. Por ejemplo: la pantalla del ordenador que tengo enfrente de mí. Un día fue parte de la naturaleza, pues, la materia prima con la que se fabrica es plástico, que procede en su origen del petróleo y… ¿dónde está el petróleo?, este no sale de nada, sale del suelo, que forma parte del planeta, planeta en el que habita el hombre. El hierro, la madera, el agua… todo materias básicas que después de ser transformadas, cada vez, por procesos más complejos, forman parte de nuestras vidas.

Al principio vivíamos en cuevas… ¿Y qué son nuestras casas?, para mí una evolución de la antigua cueva. Sólo con mirar a mi alrededor… el papel, el lápiz con el que escribo, la ropa que llevo puesta… todo parte de algún sitio, el mismo sitio donde ha de ser devuelto.

La cuestión es la manera en que transformamos la naturaleza y en qué estado le devolvemos el resultado de esas transformaciones.

El tema de la ecología está en primer orden hoy en día, más que nada porque cada vez son más evidentes las consecuencias de nuestros actos. Posiblemente aún estamos a tiempo de reconciliarnos con la que es nuestra “tatatatara”-abuela (la naturaleza, el planeta, el universo…).

Resumiendo:

“Que dificil cantarle a tierra madre,
que nos aguanta y nos vio crecer,
y a los padres de tus padres
y a tus hijos los que vendrán despues,
si la miras como a tu mama
quizas nos cambie la mirada,
y actuemos como el que defiende a los suyos
y a los que vienen con el,
la raiz en mis pies yo sentí,
levante la mano y ví,
que todo va unido, que todo es un ciclo,
la tierra, el cielo y de nuevo aqui,
como el agua del mar a las nubes va,
llueve el agua y vuelta a empezar…”
(Canción:"Mama tierra". Disco: "Ingravito" de Macaco)
La vida es un ciclo, todo está unido, pensad en cuando nacéis, pensad en todo lo que necesitáis a lo largo de vuestra vida para subsistir. El ciclo de la vida es tan frágil como una cadena que deja de serlo sólo con perder un eslabón.

jueves, 3 de abril de 2008

UNA EPOCA, UN MOMENTO… UNA CANCIÓN: LOS PRIMEROS BAILES.

Nunca he sido muy docta en esto del baile, pero, la verdad, como no tengo vergüenza ni la conozco en este sentido, suelo arrancarme con bastante facilidad y me da igual lo que me echen, la cuestión es hacer el burro, el ganso y un poco el gamberro que despeja la mente y además te pone en forma.

Hoy he recordado las primeras veces que me lancé a una pista de baile: como me he tenido que desplazar a Madrid por trabajo, para no dormirme, ni aburrirme yo solita cruzando las Castillas, me encargué anoche de aprovisionarme abundantemente de música para llevar a todo volumen (una cosa que me encanta, conducir escuchando la música bien alta).

Total, que en esa cajita de sorpresas que es mi porta CD, me he encontrado uno que ponía: 80’s. Ni me acordaba de haberlo grabado, pero sí, evidentemente contenía canciones ochenteras: unas buenas, otras malas, pero todas con sabor a infancia.

Me he puesto contentísima al escuchar un tema que me trae a la memoria la imagen de mí misma con diez u once años, no más, bailando como una loca en la discoteca del club campestre que frecuentábamos todos los domingos la familia al completo. Para entonces no existía el techno, pero sí la música disco, aunque esta no era la que más me gustaba. Pero, supongo, por entonces se bailaba todo y me imagino que de estos primeros contactos discotequeros salió mi vena rocanrolera porque este temita no es disco precisamente… no sabría catalogarlo, dejémoslo en pop-rock ochentero.

Resulta que para hoy en día seguro ni me hubiera fijado, la hubiera escuchado y, quizá, no me habría gustado… pero la realidad es que hoy, al oírla me han entrado ganas de bailar meneando la melena y dando saltos… vamos, que casi me bajo del coche y me pongo a hacer el burrico ahí mismo: en plena Autovía cruzando Castilla. Jodó! Escena de peli almodóvar total.

Aaaayyy!!! La primavera!

martes, 1 de abril de 2008

UNA EPOCA, UN MOMENTO… UNA CANCIÓN: PRIMERA CANCIÓN EN LA MEMORIA.

Será por mi gusto por la música, será por mi amor a la belleza, o por mi sensibilidad. Pero tiendo a identificar recuerdos, momentos, épocas de mi vida por alguna canción que una vez oí o que estaba de moda entonces, o que al oírla me producía algún tipo de emoción (bueno, muchas canciones me producen muchas sensaciones).

Me ha dado por hacer memoria e ir recordando las canciones que forman parte de lo que sería la banda sonora original de la película de mi vida y se me ha ocurrido ir buscando esas canciones en el fondo de mi memoria.

Retrocediendo y retrocediendo, de repente, me ha venido a la memoria la imagen de mis padres, hermanos y yo partiendo desde Santa Teresa del Tuy hacia Mochima (Venezuela). Yo soy la pequeña, así que siempre me tocaba sentarme en el centro del asiento trasero del chevrolet marrón de mi padre. Eran viajes largos y cuando los recuerdo, la música que suena en mi cabeza es Miguel Ríos y Mecano, pero sobre todo hay una canción que me llega con más fuerza: “chiquitita” de ABBA. Mi familia me la cantaba por aquello de ser la pequeña de la casa.

Así que aquí va, esta canción me recuerda paisajes selváticos y luego playas doradas caribeñas y sabor a sal, a pescado fresco pescado por mi padre o hermano y dulces noches de “chinchorro” (hamaca) a la luz de la luna acunada por la brisa caribeña…