lunes, 25 de mayo de 2009

LA IMPORTANCIA DEL “TE QUIERO”


Decir “te quiero” no creo dependa de la intensidad con que se quiere a alguien, si no del hecho de hacerlo.

El otro día, durante una agradable conversación con uno de mis mejores amigos, surgió este tema: Decir “te quiero” o no decirlo, cuándo, cómo y a quién.

El “quien” se centró en la pareja, así que partiendo de un objeto en particular compartimos nuestros puntos de vista sobre momento, lugar y sentimientos desencadenantes de esa expresión vocal de amor hacia alguien. Mi amigo defendió que no hay que decirlo hasta estar totalmente seguro y que, además, hay que hacerlo con la cabeza, así pues, sólo lo diríamos cuando estamos totalmente seguros, el amor que sentimos se nos escapa a borbotones por todos los poros del cuerpo y tenemos la certeza de la durabilidad de ese sentimiento. Sin embargo, yo, muy femenina, defendí que se ha de decir, simplemente cuando así se siente, en el momento y en el lugar que apetece, simplemente cuando el cuerpo (entiéndase corazón, alma…) así lo pide.

De esa simple y corta conversación parte mi idea de que como en todo, en el sentir, hay intensidades y que las palabras no han de ser precisamente las que definan la intensidad o realidad con que se viven los sentimientos. De la misma manera que no me cuesta nada decirle a un amigo o amiga cuánto le quiero, no es problema para mí decirle a mi pareja, en el momento en que así lo siento, que le quiero, sin que esto suponga para mí desahogo o intencionalidad alguna más que la simple y mera comunicación de sentimientos.

Decir “te quiero” no ha de suponer un trastorno de clase alguna. Decirlo ha de ser únicamente un sistema de comunicación, el acompañamiento perfecto a todas nuestras acciones encaminadas hacia el bien de la persona que amamos.

Palabra de pensadora.

viernes, 22 de mayo de 2009

FRIKI RULES!

O lo que es lo mismo, “soy peculiar y me encanta”.

Por lo visto, las musas han vuelto a olvidarse de mí pero como no pienso abandonar dejo aquí el último descubrimiento musical.

Según un amigo mío, cuando descubrió este grupo se acordó de mí…



Bueno, sí, somos raros… ¿y?

sábado, 16 de mayo de 2009

CULTURA O CURIOSIDAD?


Alguna vez se me tacha de “culta” a lo que suelo responder “culta no, curiosa” porque la poca cultura que pueda una tener depende más de lo curiosa que sea.

No soy una gran lectora ni estudiosa. En absoluto. No tengo ni siquiera el BUP.

Pero sí considero una virtud el hecho de ser una persona curiosa, dubitativa. Bajo mi prisma, es la manera de avanzar, de evolucionar como persona. Mirar más allá de lo que está justo delante de la cabeza y por ende del cuerpo entero.

No es cosa de estudiar carreras o leer libros que en realidad no interesan, si no de preguntar y preguntarse. Indagar sobre aquello que realmente nos produzca ese “ronroneo corporal” que no es otra cosa más que la curiosidad. Las herramientas que una utilice para saciar curiosidades pueden ser muchas y no han de ser de composición académica necesariamente, a veces, sólo con escuchar a un mayor hablar, se empapa una de conocimientos que sólo podría haber encontrado en esos aburridos libros que nunca apetece abrir.

No sé si lo leí en alguna parte o realmente es producto de mi propio pensamiento pero muchas veces pienso que no es más inteligente una persona que tiene una idea si no aquella que sabe cómo desarrollarla. Lo mismo me pasa con la cultura, para mí no por saber mucho de un tema se es más culto, lo suyo es tener la suficiente curiosidad como para indagar sobre todas las cosas que nos afectan, que no son pocas pues todos tenemos a nuestro alrededor miles de factores que pueden despertar la curiosidad, que nos pueden hacer preguntarnos por qué y ya sólo con plantearnos la pregunta empezamos el inevitable viaje hacia el aprendizaje.

Amigos internautas, más curiosidad y menos “cultura plastiquera”.

viernes, 15 de mayo de 2009

ANTES SENCILLA QUE MUERTA


Hay una constante en mi actividad cerebral cada vez que la idea de mi futura desaparición (dentro de muchos años, espero) aparece.

Cuando se habla, divaga, filosofea, etc… sobre la muerte en un sentido no religioso, es tendencia común hablar de la intensidad con que se vive la vida y ese concepto de intensidad, en mi sencilla opinión, está mal entendido, pues no es necesario acumular una cantidad de simples vivencias porque sí, como quien colecciona sellos.

No sólo por haber plantado un árbol, escrito un libro, parido un hijo o viajado en globo se ha vivido más intensamente. La intensidad o significado de nuestras vidas ha de ser el que nosotros mismos queramos o podamos darle a las cosas que vivimos. No creo que sea necesario jugarse el tipo realizando alguna actividad que realmente no deseemos para creer o más bien demostrar que hemos vivido “a tope” nuestras vidas.

De mis experiencias (que no son pocas) la gran conclusión es que una vida sencilla, o lo que algunos pueden tachar de monótona, puede ser una gran vida vivida intensamente y esto depende más de la profundidad de conocimiento (no cultural: interior. Es decir, conocimiento del yo) del ser que la vive. Como humanos, somos conscientes de nuestra propia mortalidad y esto, para lo que realmente debe servir, es para sellar nuestra conciencia de la propia vida, del propio ser.

Sólo teniendo una conciencia cierta de la propia existencia se vive intensamente.

Palabra de pensadora.

jueves, 14 de mayo de 2009

CHAVEZ Y SU REVOLUCIÓN ANTI-IMPERIALISTA

JA, JA, JA, JA Y ¡JA!. Estas son las primeras palabras que me salen de la boca cuando pienso en Hugo Chávez y su discurso anti-imperialista. Bien que el hombre le tenga manía al “imperio” americano, bien, no discutiremos sobre esto pues algo de razón lleva, pero de ahí a que nos quiera vender la moto de un discurso anti-imperialista mientras se vende al imperio chino (sí, sí, digo imperio) pues como que ya no cuela.

Yo soy poco de leer periódicos y esas cosas, lo admito, pero ya tengo compañeros y compañeras blogueras que se encargan de ponerme al día. Hoy es el caso, la compañera Jartita nos alerta en su blog “Mírame o lárgate” sobre la nueva aventura tecnológica del sin par presidente de Venezuela.

Resulta que el Sr. Chávez, en su lucha contra la dependencia tecnológica (y social, y mental y de todo…) de Norte América en que se encuentra sumida Venezuela desde siempre, se ha puesto manos a la obra y ha lanzado al mercado un teléfono móvil fabricado en el país, con precio popular (que no populista) y todo. También hay una fábrica de ordenadores y, fíjense ustedes, ¡ha lanzado un satélite! Que lleva muy acertadamente el nombre de Simón Bolívar (personaje que no me cae muy bien, por cierto, pero bueno, no voy a irme por las ramas, la historia para los historiadores).

Bien, bien. Hasta aquí suena bien, para mi gusto. “Muy guay, vamos a industrializar el país y vamos a nacionalizarnos y vamos a ser un país súper independiente”. Siempre y cuando China que es la que fabrica TODOS los componentes y nos provee de TODO el apoyo intelectual necesario para el desarrollo de estas “modernidades” siga siendo amiguita nuestra y podamos seguir pactando con ella.

Mmmmm… y digo yo: ¿cambiamos imperio por imperio?.

Lo de este hombre no tiene nombre…

martes, 12 de mayo de 2009

LOS HEREDEROS DE JACK BUILDER Y LADY ALIENA


Merthin Bridger y Caris Whooler, así se llaman los protagonistas de “Un Mundo Sin Fin”, la continuación del famosísimo libro “Los Pilares de La Tierra” de Ken Follet.

Recuerdo bien las tardes de sol primaveral sentada en la pradera que circunda el Castillo de Loarre, hará aproximadamente unos ocho años. Para entonces estaba embelesada con la lectura de “Los Pilares de la Tierra” y me trasladaba hasta el castillo para ambientarme mejor en la época de la narración. Me imaginaba a Lady Aliena caminando por el castillo y a Jack Builder construyendo una catedral en el mismo Loarre.

Hace un par de meses inicié la lectura de Un Mundo sin Fin, no sin cierto temor pues se dice que “nunca las segundas partes fueron buenas”. Sin embargo, he de decir que la lectura de esta segunda entrega me ha fascinado igual que la primera y sus personajes principales: Merthin y Caris han dado la talla sobradamente.

Me ha encantado ese toque de héroes que el escritor les ha aportado, resultando muy fácil comprender que siempre hicieron falta este tipo de personas y que, aunque a veces no nos lo creamos, el mundo necesita gente arriesgada y dispuesta para seguir avanzando.

Recomendables ambos libros, por entretenidos y fáciles de leer.

viernes, 8 de mayo de 2009

SONIDOS NEOYORKINOS

Esto de desayunar viendo vídeos musicales es estupendo, se encuentra una cada cosa….

Y desayunando hoy, me ha llamado la atención el siguiente vídeo (pinchar el link para verlo):

http://www.youtube.com/watch?v=TGxBTsmuRIk

Me ha gustado el punto urbanita, medio punk y medio pop, todo combinado perfectamente dando lugar a un sonido potente y penetrante. ¡Vamos! Que si no fuera porque hacía sólo unos minutos que me había despertado, casi pongo la tele a todo volumen y me arranco a bailar encima del sofá.

Investigando un poco, me he enterado de que se llaman “Yeah, yeah, yeahs” y dicen por ahí que su estilo anda entre el pop indie y el garage punk (¿?). Son de Nueva York y a mi parecer, se nota, no sólo por el sonido si no también por su estética y estilismo. Muy moderna la chica, sí señor.

Una de sus canciones aparece en el spot publicitario del perfume elle de Yves Sainl Laurent de esta navidad, a más de uno le sonará:


miércoles, 6 de mayo de 2009

CRISIS DE INSPIRACIÓN


Muchas veces me pregunto dónde nace la inspiración de aquellos quienes gustamos de escribir.

Se me ocurre que todo depende de cada escritor y qué intención tenga al escribir: entretenimiento, análisis, crítica, opinión, relato, ensayo… y dentro de esa intención, la finalidad particular: comunicar (sólo hacia fuera), comunicarse (de dentro hacia fuera), descargarse…

Particularmente, creo que mis intenciones se ven claras: un poco de opinión, un poco de crítica y algo de ensayo. O así las veía yo cuando un día, ordenador en mano, empecé a dejar caer mis ideas sobre el teclado intentando, si era posible, ponerles orden. Así que mi finalidad en principio era sólo cosa de descargar mi cerebro que hervía de ideas y pensamientos. Luego me di cuenta de que lo que en realidad estaba necesitando era comunicarme, lanzar al mundo lo que había aprendido después de tantas vivencias tan traumáticas como fue mi enfermedad y otras que prefiero ya ni nombrar.

Con el tiempo, las ideas se me han ido acabando, cosa que sabía pasaría. Mi cerebro ya no hierve y mis ideas se mantienen plácidas en un estado de tranquilidad. Quizá será cosa neuronal, quizá será cosa espiritual. La cuestión es que noto un importante bajón en la calidad de mis escritos.

Entiendo ahora aquello que los escritores (los de verdad, los que cobran) llaman “crisis de inspiración” y también me identifico en esas películas que muestran a un escritor venido a menos que en su desesperación busca ávidamente nuevas vivencias que le provean de algo sobre lo que escribir.

Para una “humanista” como yo, la calidad de sus escritos depende (y mucho) de la experiencia y hasta que ésta se produzca es necesario tiempo.

Le daré tiempo entonces a la vida para que me dé más experiencia y mientras tanto, esperaré me disculpen aquellos que disfrutaban más de mis “humanidades” que de tantas “frivolidades” y “desbarradas” actuales en este, mi querido blog.

martes, 5 de mayo de 2009

¡ANDANDA!


Pensaba yo que lo de los premios no era para mí. En más de un año de vida de mi blog, nunca había recibido uno hasta que la semana pasada, así de repente, sin comerlo ni beberlo me llega, mediante un comentario en uno de mis posts, el aviso de “El titanic también se hundió”.

Antes de seguir, permitid que me regodee un poco con la dedicatoria: “Pues porque si... porque me gusta su blog, porque wesconsin tiene un olor especial en primavera, porque cuando ella piensa, los demás tambien pensamos.”… AAAIIIINSSS! Cómo me gusta que me echen flores…

Así que aquí lo tenéis. No me han dado ninguna instrucción, pero yo que soy muy lista, doy por supuesto que he de entregárselo a alguien más y, como no podía ser de otra manera, tengo muy claro que, aparte de todos los que me leéis, hay alguien que se lo merece y mucho… así que, este premio se lo paso aaaaaaa…..

¡EL PEZ MARTILLO! Y su estupendo blog “El espejo de la realidad”: Porque desde el principio hemos intercambiado opiniones e intereses comunes. Porque escribe estupendamente y me encanta la variedad de sus posts. Y porque “él lo vale”.

Muchas gracias a Titanic por acordarse de mí.