lunes, 25 de mayo de 2009

LA IMPORTANCIA DEL “TE QUIERO”


Decir “te quiero” no creo dependa de la intensidad con que se quiere a alguien, si no del hecho de hacerlo.

El otro día, durante una agradable conversación con uno de mis mejores amigos, surgió este tema: Decir “te quiero” o no decirlo, cuándo, cómo y a quién.

El “quien” se centró en la pareja, así que partiendo de un objeto en particular compartimos nuestros puntos de vista sobre momento, lugar y sentimientos desencadenantes de esa expresión vocal de amor hacia alguien. Mi amigo defendió que no hay que decirlo hasta estar totalmente seguro y que, además, hay que hacerlo con la cabeza, así pues, sólo lo diríamos cuando estamos totalmente seguros, el amor que sentimos se nos escapa a borbotones por todos los poros del cuerpo y tenemos la certeza de la durabilidad de ese sentimiento. Sin embargo, yo, muy femenina, defendí que se ha de decir, simplemente cuando así se siente, en el momento y en el lugar que apetece, simplemente cuando el cuerpo (entiéndase corazón, alma…) así lo pide.

De esa simple y corta conversación parte mi idea de que como en todo, en el sentir, hay intensidades y que las palabras no han de ser precisamente las que definan la intensidad o realidad con que se viven los sentimientos. De la misma manera que no me cuesta nada decirle a un amigo o amiga cuánto le quiero, no es problema para mí decirle a mi pareja, en el momento en que así lo siento, que le quiero, sin que esto suponga para mí desahogo o intencionalidad alguna más que la simple y mera comunicación de sentimientos.

Decir “te quiero” no ha de suponer un trastorno de clase alguna. Decirlo ha de ser únicamente un sistema de comunicación, el acompañamiento perfecto a todas nuestras acciones encaminadas hacia el bien de la persona que amamos.

Palabra de pensadora.

10 comentarios:

El Titanic, también se hundió dijo...

Estoy con tu amigo... a ver si va a ser verdad que todos los hombres somos iguales???

No, no lo creo. Pero en esto opino como él.

J. eMe. dijo...

Querer es darse, entregarse, mostrar un sentimiento tan cercano no siempre es fácil, pero todo depende de a quién, cómo y cuándo se diga... Se puede querer a un amigo, a una amiga, a tu pareja, a tus padres, hermanos, hijos... Todos son cariño, pero muy distintos y como tales tienen diferentes formas de expresarlo y situaciones para hacerlo...

Es más, a veces no hace falta decirlo. Basta una mirada, una caricia, un beso, un roce...

Uuuuyyyyy, qué poco Jevi estás ultimamente. Cuidate, preciosa

Rebeca dijo...

Te quiero no tiene que dar miedo, sólo que hay veces que te dicen "te quiero" y sabes que en realidad es mentira ¡uy, qué pesimista me he puesto! es que últimamente esas dos palabras me empiezan a parecer un rollo patatero!

Lolíndir Palantír dijo...

su majestad...le quiero Ud muy mucho,más allá de lo que pueda Ud percibir....
ommmmmmmmmmmmmm

Anónimo dijo...

Acostumbro a leerle con algo de música pero me sale su ruido del monstruo de las galletas comiendo galletas o de mordedura a manzana crujiente. ¿Qué podría hacer mi mente ya de suyo dispersa? Gracias.
:)
Un saludo
(Novell)

dani dijo...

Hola, créo que hay que tener el te quiero como bandera y no dejar de decirlo nunca, siempre que uno sienta que quiere a alguien, sea quién sea. Es lo más bonito que nos puede suceder, querer y sentirnos queridos, demostrémoslo constantemente.

alfonso dijo...

esta bien decir te quiero

PENSADORA dijo...

¡HUY! que bien, desaparezco unos días y se me llena el post de comentarios nuevos, que alegría.

NOVELL: puede desconectar el sonido de la ovejita pusando sobre el botón que tiene forma de altavoz.

PARA TODOS: gracias por venir y pues eso, que si se quiere, que se diga que es gratis.

Saludos varios!

El Pez Martillo dijo...

Es verdad, no cuesta nada decirlo, pero es un poco redundante (por aquello del obras son amores y no buenas razones). A las mujeres os gusta que os lo digan, y siempre os parece poco.

Una vez alguien me dijo que cuando en una relación hay que decir "te quiero" es que no va muy bien (lo dijo un hombre, claro).

PENSADORA dijo...

Mr. Pez, ese amigo suyo tampoco va muy desencaminado... cuando ya hay que decirlo como una frase hecha, cada dos por tres, mal asunto.

En fin...