martes, 6 de abril de 2010

TODO LO PEOR ES MEJOR

Son muchas las cosas que nos pueden ir ocurriendo en la vida. Sobre todo mientras estemos vivos. Paradójico o no, la cuestión es que la mejor manera de comprobar que estamos vivos es permitir que nos ocurran cosas: buenas o malas.

Muchas veces me he oído aquello de que la gente que hemos sufrido grandes traumas hemos de ser más especiales. Y digo yo: ¿dónde está escrito esto?.

No hemos de ser mejores, peores, maravillosos, especiales, raros… Seguimos siendo personas que hemos tenido la suerte de sobrevivir a nuestra naturaleza y salir adelante.

Para gente como nosotros no es difícil pensar que todo lo peor puede ocurrir. Pero pienso que, a sabiendas de esto, podría ser más fácil darse cuenta de que comprobado objetivamente que lo peor es posible y no nos hemos muerto por ello ni nuestras vidas han dado un giro brutal, lo peor que nos ha pasado también es lo mejor que nos ha pasado. Porque ahora sabemos que pase lo que pase, nuestra propia naturaleza nos va a hacer sobrevivir y únicamente el día del final se habrá acabado todo.

Mientras estemos vivos, todo lo peor puede ir a mejor.

Palabra de pensadora.

2 comentarios:

Lolíndir Palantír dijo...

AMEN

Anónimo dijo...

Tienes toda la razón, mientras estemos vivos, todo puede pasar.