viernes, 27 de mayo de 2011

UN BALSAMO PARA EL PUEBLO

Hace un par de días, un amigo me comentó que echaba de menos mis entradas diarias aquí en este mi blog amado y abandonado. Ciertamente, sigo leyendo mucho, escribiendo poco, lo que escribo se queda manuscrito en “mi libretita” y ya no sale de ahí. Será porque ya no tengo tantas ganas de publicarme, excepto ahora.

Mi amigo también echa de menos alguna de esas típicas críticas mías sobre algún suceso remarcable de la actualidad. Para ser específico: “pens, no has escrito nada sobre lo de las acampadas en las plazas”. Así que, allá voy…

Antes de escribir sobre algo, hay que documentarse aunque sea un poquito. Aún sin la intención de escribir al respecto, busqué en Internet de qué iba el asunto y firmé el primer manifiesto. Últimamente ando muy ocupada, así que mis visitas a la acampada oscense han sido cortas, pero han sido. Por suerte, ayer pasé por Madrid y tuve tiempo de acercarme a la Puerta del Sol. Me impresionó, pero no me satisfizo.

Lo que no me gusta de este asunto es la imagen que me quedó de “la acampada Sol”, era como estar en una especie de Woodstock sin música, donde en lugar de músicos había oradores que hacían una asamblea sobre el maltrato animal. Que no le quito importancia al asunto de nuestros compañeros de hábitat, pero imagínese usted que es una soñadora provinciana que llega a la gran urbe con la ilusión de encontrarse con un lugar donde espera encontrar el germen de un cambio de sistema, un algo serio, un hablar de los problemas cotidianos reales con que nos enfrentamos los españolitos de a pie y se encuentra con un grupúsculo de unas cincuenta personas, con una señorita micrófono en mano poniendo orden y animando el cotarro. Sinceramente, yo esperaba otra cosa. Algo más serio, un hervidero de ideas que sean pocas pero firmes y prácticas. Ideas de esas que realmente promueven un cambio en aquello que realmente nos importa hoy en día: nuestro futuro. El nuestro, el de los humanos.

Lo que no me gusta de la acampada oscense es muy parecido. La primera mañana pasé por allí de camino al trabajo y primero me gustó el orden y limpieza que se apreciaba, pero enseguida se me vino abajo el ánimo cuando visualicé una carpa algo más grande que parecía debía ser la de organización, allí estaban un pequeño grupo de  personas bebiendo cerveza a las ocho de la mañana. Otra vez encontré una notable falta de seriedad en el asunto. Que se emborrache quien quiera, pero para que yo me crea que realmente estamos haciendo algo, por favor, que no sea en lo que para mí debería ser un santuario de las nuevas ideas, un punto de partida de las nuevas acciones que nos conducirán a ese cambio que tanto deseo y defiendo.

LO QUE SI ME GUSTA de ambos casos es que por allí nos podamos acercar todos y, parece ser, participar todos. Ayer me disgustó la imagen de “la acampada Sol” pero me gustó mucho la que recibí de Huesca a mi llegada. Mientras en Sol había una oradora-organizadora con un grupo de gente sentada delante suyo al estilo mitin, aquí no había oradores. Aquí había un buen grupo de gente sentada en círculo, unos frente a otros con un micrófono que rodaba de mano en mano, todo en orden, todo calmo, todo sensato.

He decidido quedarme con la sensación de que quizá no se consigan grandes cambios que nos afecten inmediatamente a mejor, pero estamos asistiendo a un fenómeno que los de mi generación no conocíamos: ahora tenemos que luchar por algo aunque no sepamos muy bien cómo llamarlo y tenemos un lugar donde acudir para sentir que estamos haciendo algo. Es como un bálsamo, un no sentirnos solos. Un nuevo bálsamo para el pueblo.

9 comentarios:

angelcifu dijo...

lo que más valoro de todo este movimiento...es precisamente eso...movimiento, porque me dolía mucho ver cómo se iban perdiendo valores y derechos sociales sin que nadie moviera ni un dedo. Afortunadamente, ha sucedido algo...es un comienzo, debería de organizarse a nivel nacional para intentar conseguir metas posibles y necesarias para seguir creciendo.

Un beso regrande...yo también te eché de menos...
y la próxima vez q vengas por madrid, avisas por favor y te invito a una ración de pensar con pimientos.

salud))

El Pez Martillo dijo...

El principio de toda esta movida me pilló por París y con el pie cambiado. Desde fuera se veía como más bonito.

Yo hace tiempo que perdí toda esperanza en mis compatriotas. No espero nada positivo, a lo más una excusa para hacer fiestas y botellones, como van confirmando los hechos.

Hay algunas propuestas de esta gente que no me parecen mal, pero lo que no me gusta es cómo se va desarrollando la cosa, en medio de la autocomplacencia y la inanidad. En mi modesta opinión, no se han distanciado lo suficiente de la política oficial como para inspirarme confianza (temo que detrás haya agentes afines a determinados partidos).

En fin, que despierta la curiosidad y cierto interés, pero aún no me movilizan. Todavía no están lo suficientemente indignados, pero bueno, menos da una piedra.

Saludos y danos alguna pista sobre lo que escribes en tus "diarios secretos".

Rebeca dijo...

Me sumo a los otros dos comentarios, y valoro el hecho de que nuestra generación aparente dormido haya salido a revindicar algo todavía no muy bien definido.
Mi temor era justo que se convirtiera en una acampada hippye, organizada para pasarselo genial y lejos del Paris de los grandes pensadores que yo también ideaba. Lástima que tus experiencias me lo hayan confirmado en parte

PENSADORA dijo...

Estuve el viernes en una de las asambleas de Huesca y no estuvo nada mal. Parece que van a levantar el campamento y a establecer uno de los parques de Huesca como lugar de encuentro unas tres veces a la semana.

Quieren tener continuidad y eso me dice cosas buenas.

Ya iremos viendo...

Saludicos a tod@s!

P.D.: Pez, todo llegará, pero tampoco espere usted mucho, siguen siendo desbarradas eso que escribo en mi libretita.

jessus dijo...

Aunque en muchas cosas estoy de acuerdo con lo del 15 M, me temo que mucha gente que apoya el movimiento solo quiere la vuelta al estado de las cosas antes de la crisis... pisos baratos, ayudas de papá estado infinitas, en fin, más leña al fuego, si cabe.

PENSADORA dijo...

Tienes razón tato, en parte.

Yo quiero creer que, en realidad, se trata más de un cambio social.

Un cambio que empiece por la modificación de la ley electoral tan vetusta que tenemos. Que el pueblo tenga mayor participación en las decisiones que le afectan (o sea, todas), que estemos mejor representados por el gobierno, etc, etc, etc...

klee dijo...

Me gustaria creer en que esto pueda servir para algo, de momento solo percibo un germen.
Esto me gusta,quiza por que he dejado de imaginarme un mundo mejor, me alegra que otros no sean tan nihilistas como yo, y crean que puedan cambiar el sistema.

PENSADORA dijo...

Klee, para mí, con un germen es suficiente. Por fin alguien despierta!!!

Saludos!

Cristian dijo...

Yo creo que las cosas tienen cambiar de algún modo u otro y creo que si esta es la manera de que eso pase buen que así sea porque aquí en Latinoamérica las cosas están cambiando yo he visto unos Hoteles en Salta y la gente del pueblo tiene trabajo y le alcanza para vivir.
Saludos.