jueves, 22 de marzo de 2012

PAL MONTE: IDEA

Hace muchos, muchos años: un experto montañero me enseñó que, para salir a la montaña y culminar exitosamente una jornada larga, hay que llevar en la mochila siempre prácticamente lo mismo en verano que en invierno. Así que la ropa de abrigo y un chubasquero “corta-vientos” son elementos indispensables en el equipaje de cualquier excursión que dure más de cuatro horas, sobre todo si supera los 1000 metros de altitud.

Ni caso. La costumbre aquí es apagar el despertador, subir la persiana un poco, mirar por la ventana y dependiendo de la pinta que saque el Tozal de Guara, completar la mochila aún sin habernos limpiado las legañas oculares.

Así ocurrió que, tras tres horas de marcha continua y a buen paso, a pesar de encontrarnos ya a muy pocos metros de la cumbre, tuvimos que abandonar la que hubiera sido nuestra primera gesta de la temporada por culpa de una tormenta de ventisca de esas que sólo puedes superar con una buena capa de protección.

Moraleja I: “Pal monte: idea”. (Traducción: si vas a la montaña, ten conocimiento).

Moraleja II: Comprueba siempre que tus compañeros/as lleven el equipo correcto.


La Peña Canciás nos dejó unas vistas preciosas, pero las ganas de contemplar más.  Nos engañó con sus claros y sombras.  Y nosotros nos dejamos engañar alegremente, perdiendo la oportunidad de conquistarle.  Pero no podrá con nosotros, porque amenazamos con volver.

Allá al fondo: Peña Oroel

El Tozal de Guara y sus compañeros
 
El pirineo central al fondo se empiza a cubrir

Finalmente, abandonamos bajo la ventisca

No hay comentarios: