viernes, 29 de agosto de 2014

La burbuja estable




Anoche, durante una conversación de esas típicas post-cena en las que hablas de todos y de todo sin darte cuenta de lo que dices realmente, de repente tuve como una especie de viaje astral a través del  cual salía de mi cuerpo y observaba la escena desde fuera.  En ese momento nos observé a Bonito del Norte y a mí como esa típica pareja perfecta que de todo sabe y que todo lo encuentra fácil.  Para ser más descriptiva, me ví a mí misma y a mi marido como esa típica parejita repelente a las que yo misma tanto evitaba en mis tiempos de soltería y rebelión.

Hoy, recordando la escena, recuerdo también otros tiempos en que me encontré en la misma situación y lo rápidamente que las cosas pueden cambiar situándome en ese “otro lado de la conversación”.  La estabilidad esta que se vive de recién casado o cuando una relación empieza y todo sale bien es como una burbuja inmobiliaria, sólo hay que esperar a que explote (porque siempre explota) así que habría que mirar en el propio ombligo antes de criticar situaciones en las que si no se ha estado, se puede llegar a estar.


Palabra de Pensadora.

4 comentarios:

Emma Ll. dijo...

La perfección de la burbuja. Tan hermosa y confortable. Tan frágil.

Pirene dijo...

Frágil, sobre todo frágil.

Lolíndir Palantír dijo...

Amén

miguel ángel salinas gilabert dijo...

Me encanta cuando uno mira también hacia adentro...