domingo, 30 de marzo de 2008

PUEBLA DE FANTOVA - SANTA LIESTRA

Vaya fin de semana de monte… ¡si señor!.

Ayer disfruté como una enana mi ascensión anual a Peña Oroel y hoy…. Huuuyyyy la excursión de hoy: con dos ovarios! Desde la Puebla de Fantova hasta Santa Liestra por los caminos que los señores de Peña Guara (club de montaña de Huesca) muy amable e inteligentemente eligieron para el día de hoy.

Nada menos que 830m. de desnivel… pero acumulado, no de un golpe ¡ala!, sube, baja, sube, baja y así todo el día… pero vaya pedazo de paisaje y yo sin cámara ¡EMPANADA CAMPESINA!. Después de las lluvias de estos días todos los campos están verdes y aún queda algún frutal en flor, vamos, que la peña se ha puesto de hacer fotos hasta las orejas y yo muerta de envidia por haberme dejado la cámara en casa.

Por lo demás ha sido una jornada llena de encanto, el tiempo nos ha respetado hasta última hora. Eso sí, la llegada al autobús ha sido marchosa, con granizo y todo, lo suficiente para tener que hacer uso de las pocas prendas secas que quedaban en la mochila guardadas con un estupendo instinto de supervivencia.

Hemos salido a las ocho de la mañana de Huesca, llegados a La Puebla de Fantova, hemos bajado unos metros hasta el barranco de Llisué y de allí a Centenera. Parada para almorzar: ¡ese bocata de jamón york! Mmm. Otra vez en marcha y a Castenblán, otra paradita corta y a por el repecho hasta Abenozas de Abajo. Aquí ha tocado la comida: ¡pedazo bocata de jamón serrano! Y que bueno sabe todo en el monte, hoy me han ofrecido incluso té con miel, que he aceptado gustosamente pues la temperatura había bajado un pelín. Un descansito, media siesta y ¡ala! A seguir, esta vez bajar al Barranco de Gabarrosa, de allí a Els Camps y otra bajada para remontar hasta Aguilar y de allí empezar la bajada hasta Santa Liestra. Una gozada, vamos.

Total que lo que más se me queda del día de hoy, es como cambia la perspectiva de la vida vista desde el monte… que me había dejado y este regreso a la montaña está siendo de lo más terapéutico. Todo sabe mejor y se llega a casa con esa sensación de satisfacción que solo da (a mí por lo menos) un largo día de deporte y naturaleza.

Amigos internautas, os invito a disfrutar de este gran placer, y si no sois de esta zona, venid por aquí, lo agradeceréis.

miércoles, 26 de marzo de 2008

LOS PORMENORES DE LA SOLTERÍA

Estos días de semana santa he acogido en mi hogar una amiga de Mallorca que se encuentra en la misma situación que yo: sufre del “síndrome de la soltería aguda”.

Durante nuestros paseos, cafés, cenas, juergas y otras actividades vacacionales la conversación más recurrente ha sido nuestra soltería y sus pormenores.

Es curioso, pero en que pasas de la treintena parece como si no tener pareja fuera una afección que se ha de tratar diariamente para no sucumbir a sus efectos.

En la década de la veintena más bien parece lo contrario, te agobias del noviete y siempre echas de menos tener más tiempo para irte de juerga con los colegas, salir al monte, de viaje… hacerlo todo sola. Y, mira tú, las cosas que tiene la vida que para entonces siempre estás emparejada. Pero llega un día en que tras la última ruptura te das cuenta que ese deseo se ha cumplido, que llevas un montón de tiempo sola a tu bola y que tampoco te encuentras contenta…es lo que tiene la condición humana: “nunca estamos contentos con lo que tenemos”.

En mi caso supongo que el hecho de haber sufrido todo lo que sufrí durante mi “año poltergeist” (de esto ya iré hablando en próximos posts) me hizo más dura, o rara, o especial, o peculiar como me llamó un amigo el otro día. La cuestión es que desde hace cuatro años me mantengo en esta situación, sola, vivo sola, trabajo sola y yo solita me busco la vida para desarrollar el máximo de actividad posible: viajes, deporte, cultura…

A priori, suena bien. Tener una forma de vida tan libre: “yo me lo guiso, yo me lo como”, pero sin embargo siempre hay como una especie de vacío.

Comenté con mi amiga, que todo esto estaba muy bien, pero que me resultaría todavía más agradable tener una vida tan plena si pudiera compartirla con alguien que estuviera o viviera de una manera tan plena como yo. No es la idea de compartirlo todo con alguien sino de tener alguien a quien contarle todo eso que he hecho el finde, mi último triunfo laboral, los resultados de mis últimos análisis… y que ese alguien no sea un amigo, ni un familiar.

Desde luego, es diferente el amor que sientes por cada una de las personas que te rodean y el tipo de amor que se siente por una pareja siempre se echa de menos, máxime si ya lo has conocido alguna vez.

En fin, un suspiro primaveral que me ha entrado…

Para celebrarlo un tema que, aunque no sea yo muy amiga de la música nacional, he decidido declarar B.S.O. para esta primavera que auguro cuando menos divertida:



¿A que anima?

martes, 25 de marzo de 2008

FIX YOU

Como he tenido el día tonto con eso del regreso de vacaciones y la inspiración brilla por su ausencia... ¡MALDITA PRIMAVERA INVERNAL!

Aquí un vídeo de Coldplay que me encanta y enternece, no sé por qué... quizá porque la letra me inspira lo que se desea escuchar de un amigo en días como estos.

martes, 18 de marzo de 2008

EL DRAMA LATINOAMERICANO



Anoche tuve la suerte, por enésima vez, de ver una de mis películas favoritas:" La Misión".

Una vez más, no pude evitar sentirme tremendamente afectada. En todos los sentidos. Esta película nunca deja de hacerme llorar.

La música, el paisaje, los actores… todo en ella es excelente. Pero lo mejor, lo más impactante para mí, siempre es el mensaje.

Dejando de lado la parte católica. No dejo de pensar una y otra vez en la barbarie que supuso la conquista de América. Sí, muchos pensaréis que lo mismo ha ocurrido todo alrededor del planeta en siglos y siglos de la historia de la humanidad. Pero la cuestión es que yo me crié en Venezuela, y por tanto una parte de mí corazón sigue siendo latinoamericana así que no puedo, ni quiero, dejar de sensibilizarme con esa parte de la historia universal.

Yo estudié muy poco sobre romanos o sobre bárbaros. No sé nada de moros conquistando Europa ni de europeos conquistando África. Lo que sí estudié es cómo los españoles obligábamos a los indios a bucear en isla margarita reventándose los tímpanos con tal de conseguir perlas. Este capítulo fue uno de los que más me impresionó cuando estudiaba historia precolombina (esa era la historia que estudié, la precolombina y la postcolombina en América, a cual más triste).

Recuerdo bien también la historia del arte que estudié, en la que los cuadros solían representar batallas de europeos cargados de armas contra indios desfavorecidos y auténticas masacres como la que aparece en la película. También estudié pinturas que representaban tratados que sólo beneficiaban al europeo y que convirtieron América latina en lo que es hoy.

Desde mi postura de europeita acomodada, poco hago, aunque dudo que pudiera hacer más, aparte de llorar cuando los recuerdos se me agolpan tras la visualización de alguna película como esta.

Intento lavar mi conciencia mandando dinero a una pobre chavala Salvadoreña que me escribe una carta de vez en cuando, obligada, seguro, por la maestra de la ONG que pretende enseñarle a ella y su familia como han de vivir y buscarse la vida en sus propias tierras. Porque seguimos pensándonos que son ellos los incultos y que nosotros, los moradores de las “tierras desarrolladas”, estamos en posesión de la verdad absoluta. Sin tener en cuenta que para llegar donde estamos hoy día han pasado siglos y siglos de historia, historia que hemos escrito nosotros mismos.

Más nos valdría dejar que cada cual escriba su propia historia, pienso en la cantidad de sangre que se dejaría de derramar.

viernes, 14 de marzo de 2008

LAS AVENTURAS DEL CABALLERO ROLDÁN



El sábado pasado, en lugar de culminar el Pico Peiro (remitirse a la entrada del lunes), decidí acompañar a unas amigas al Salto de Roldán aprovechando el día estupendo que hacía.

Estando allí, una vez más, me ví en el brete de tener que contar la leyenda que da nombre a este singular paraje de la geografía oscense. Y, otra vez más, me di cuenta de mi incultura a este respecto, así que decidí documentarme y escribir esta entrada para deleite e información de quien pueda interesar.

Primero unos datos sobre el Salto Rondán: está ubicado en la Sierra de Guara de Huesca, es visible desde toda la ciudad y está formado por dos moles pétreas excavadas por el río flumen. Estas dos “moles” son la Peña Amán (o Man…, al gusto) y la Peña de San Miguel. Esta última objeto de la excursión del sábado.

Y por fin, la leyenda. La contaré a mi manera y como es una leyenda agregaré los “desbarres” que me plazcan como buena oscense que se precie:


Durante la expedición de Carlomagno contra Zaragoza y antes de su derrota en Roncesvalles, Roldán, su caballero galo, huía hacia Francia por la Hoya de Huesca en busca de atravesar el pirineo. Viéndose acechado por sus persecutores paró cuenta en un hermoso cañón flanqueado por dos altas peñas y no dudó en dirigirse a ellas en busca de refugio. Alcanzó la cima de la Peña Man, donde para su desgracia, le alcanzaron, viéndose acorralado. Haciendo gala de su valentía y prefiriendo la muerte antes que su captura, apretó las riendas de su caballo precipitándose al vacío, con tanta bravura, que, para sorpresa de sus captores, aterrizó en la Peña San Miguel.

Tras semejante hazaña, las huellas del caballo quedaron estampadas en el borde de la peña y automáticamente el corcel murió.

Así pues, el caballero se vio obligado a continuar su huida a pié, viéndose nuevamente atrapado en las inmediaciones de Ordesa. Ante su inminente muerte, Roldán lanzó su espada, llamada
Durandal, al aire, con tal fuerza que, compitiendo con la misma Excalibur, abrió una brecha en las murallas rocosas de Bujaruelo que le permitió contemplar su tierra natal por última vez. De allí el nombre de la singular y hermosísima brecha de Roldán.

Como no me da la gana de que la cosa termine aquí, se me ocurre que seguramente, durante su recorrido, hizo alguna escaramuza amorosa por aquellos parajes pirenaicos. En estas escaramuzas resultaron tres amantes, que tras la noticia de la muerte del galo, se petrificaron y dieron forma a las “Tres Sorores” (Los picos Casco, Marboré y Monte Perdido).

Para terminar, dicen las malas lenguas, que, durante el salto, el caballo dejó caer sus excrementos en el río flumen y que, de este, pasaron al río isuela y de este al cinca, al ebro y finalmente al mar depositándose en la costa del norte de África. Aquí nacieron tres flores: una blanca, otra negra y otra morada que fueron comidas por una yegua que pasaba por ahí. De esta ingesta, la yegua resultó preñada y parió tres potrillos cada uno del color de una flor y fueron tan veloces como el viento del Sahara.


Bueno, el desbarre no ha sido para tanto. Dejo aquí un par de fotos del sábado como prueba de mi última incursión al lugar de los hechos.

Por cierto, no ví las huellas del caballo pero la próxima vez pienso revisar centímetro a centímetro hasta encontrarlas...



Subida en las ruinas (no sé de qué) con Gratal al fondo.

Vista del flumen y la Hoya desde la Peña San Miguel.

miércoles, 12 de marzo de 2008

EL ATAQUE DE LA HORMONA


Y no es que tenga la regla, pero precisamente por regular los efectos de esta, me veo obligada a tomar anticonceptivos que me sientan fatal.

Sí señor, hoy tengo el ataque de la hormona en todo su apogeo. Con las tetas como balones de nivea y la cabeza como un bombo de la lotería de navidad que no me deja de dar vueltas y vueltas….. ¡QUE ME MAREO!!!!.

Con lo guay que es ser mujer para tantas otras cosas. Especialmente en el aspecto sexual, que ya querrían ellos poder disfrutar del multiorgasmo y la infinidad de zonas erógenas de las que disfrutamos nosotras.

Pero la psique… ¡uy la psique!!!... cuando la hormona se acelera, la psique se descontrola y no hay cosa que me fastidie más que tener el coco atontado, que mi razón es uno de mis bienes más preciados y ahora mismo no le encuentro la vuelta a uno solo de mis pensamientos.

Total que casi mejor que me pasaría el día metida en la cama durmiendo o tirada en el sofá viendo programas basura y películas malas para mantener la cabecita libre de actividad porque como siga así voy a terminar atándome un pañuelo a la cabeza estilo rambo y cuchillo en boca me voy a cargar a algún pobre desgraciado que no tenga la culpa de nada.

Pero no, hay que trabajar y luego ir a ensayar que el domingo hay que hacer el tonto para gusto de los espectadores que se lo van a pasar bomba viéndome hacer el ridículo.

Bah! Mejor me dejo de devaneos a ver si consigo concentrarme aunque sea un poquitín y trabajo algo o al menos que lo parezca.
Amigas internautas, un ¡hurra! (con rintintín) Por el publicista al que se le ocurrió preguntar alguna vez: ¿a qué huelen las nubes?, como me lo encuentre me lo cargo (porque estoy segura de que fue un hombre).

martes, 11 de marzo de 2008


Se puede hablar de varios tipos de crisis: económica, filosófica, moral, de valores, inmobiliaria…

Se dice que de una crisis siempre se aprende y doy fe de ello. En los momentos de crisis más profunda es cuando uno se permite la licencia de arañar en lo peor de uno mismo y por lo tanto puede dar forma y nombre a los fantasmas que se han de hacer desaparecer o educar para que vayan en propio beneficio. De todas las crisis se termina saliendo, incluso aunque no se quiera, por más que nos empeñemos, siempre se acaba, lo único que depende de nosotros es cuánto la queramos alargar: buscando soluciones o simplemente dejando que fluya hasta su finalización.

La crisis que me ocupa hoy es una general… la que supuestamente está afectando a nuestro país y que se ha venido a llamar “crisis inmobiliaria”. A algunos os sonará a burrada pero a mi parecer es una crisis que nos tenemos bien merecida. Desde hace unos añitos yo ya venía esperando que ocurriera, sobre todo en el momento en que empecé a ser consciente de las burradas que se estaban haciendo con este tema, sobre todo me ha parecido de lo menos acertado lo que han hecho muchos pequeños empresarios: invertir sus ganancias en pisos, casas… vamos, que lo que han hecho ha sido inmovilizar su capital en lugar de reinvertir en industria que al fin y al cabo no deja de ser otro de los motores principales de la economía de un país.

En estos últimos diez años lo único que se ha hecho en este país ha sido construir, construir y comprar pisos, comprar casas, hipotecarnos hasta las cejas ¿para qué?, para tener un piso como inversión. Nada me parece más descabellado. Alguno de mis amigos cuando lea esto se sentirá identificado, lo siento, pero esta ya era mi opinión cuando, afortunadamente, decidí vivir de alquiler.

Resulta que ha habido gente que teniendo ya un pisito conforme a sus posibilidades, en plena locura inmobiliaria decidió “invertir mejor” y comprarse otro, especulando con el precio del antiguo piso y solicitando hipotecas de hasta ¡treinta o cuarenta! años por el nuevo. Si las cosas siguen así, esta pobre gente se encontrará con que el pisito nuevo (supuesta inversión) irá decreciendo en su valor y terminará teniendo que vender al mismo precio de compra o incluso inferior, eso si consigue venderlo. Mucho ahogo económico es lo que espera a esos valientes.

Tema inmobiliario aparte, lo que también me está sorprendiendo mucho es que estamos hablando de crisis económica sin que ésta haya terminado de declararse. Tengo la sensación de que estamos sucumbiendo a una especie de “efecto paranoia” que consiste en que al asomar las orejas del lobo sin que este llegue a rondarnos, echamos el freno, nos asustamos, alarmamos y con ello lo que hacemos es llamar la atención de ese lobo que aunque no tenía intención de venir a por nosotros ahora lo hará y con toda su fuerza.

Me explico: ante la amenaza de crisis, ahora la gente que podría invertir y movilizar la economía movilizando sus capitales, se retrae y mantiene el capital inactivo, lo que supone una paralización de la economía general (que no es sólo la inmobiliaria) y entonces sí, al no haber inversiones, al no haber movimiento económico, producimos una crisis.

Por cierto, a mi parecer, tampoco nos va a venir mal. A ver si por suerte el país se despierta y nos damos cuenta de que no sólo la construcción es una buena inversión. Que tenemos muchas posibilidades y que en lugar de sacar nuestra industria al exterior podemos localizarla aquí, donde la necesitamos.

Amigos internautas, en lugar de “emparanoyarnos” , movámonos, saquemos nuestras mejores armas y mantengamos las economías a flote sin tener que depender del puñetero ladrillo que tanto daño nos hace. Aprovechemos esta crisis para educar al fantasma inmobiliario y terminar con la especulación.

lunes, 10 de marzo de 2008

POR FIN, EL PICO PEIRO

Como continuación a la entrada del lunes pasado.

La culminación de la expedición al pico peiro resultó satisfactoria aunque sin mi compañía, esta vez, en vista de mi empanamiento total, ahora producido por una noche de cervezas, cubatas y bailes varios, decidí mandar a mis compañeros al lugar de los hechos y dejar que disfrutaran ellos solos de la cumbre del peiro que yo ya había disfrutado años atrás en varias ocasiones, mientras continuaba durmiendo para intentar disminuir los efectos de la noche.

Más tarde opté por otra cumbre de la que hablaré mañana o pasado pues estoy a espera de las fotos que hizo una compañera.

Aquí la foto de la cumbre del peiro para que no queden dudas:

martes, 4 de marzo de 2008

¿chocolate con churros o helado de limón?

Esta ha sido mi pregunta continua de hoy. (la del título, claro)
Parece ser que con esto del frente frío a sólo 17 días de la llegada de la primavera se ha producido un extraño efecto meteorológico que consiste en: nieve, sol, nieve, sol, nieve, sol.... viento!.
Así que mirando desde la ventana de mi despacho de repente me apetecía un chocolate con churros calentito y de repente me apetecía un helado de limón (nieve, sol, nieve, sol). Total que ni una cosa ni otra, sino todo lo contrario, ha sido galleta de chocolate, ni fría ni caliente.
Como hoy es uno de esos días en que no me inspiro, una cancioncita para celebrar la tardía llegada de la nieve a mi amada-odiada ciudad:

lunes, 3 de marzo de 2008

TANTO RELAX EMPANA

Este finde ha sido demasiado tranquilo. Tanto así que de tanto relax he terminado más empanada que una gallega. Vamos, que para lo que soy yo, antítesis femenina en cuanto a la lectura de mapas y orientación en la montaña… ¡ME HE PERDIDO!.

Bueno, dejémoslo en una pequeña embarcada, tan pequeña que es para contarlo:

Domingo 2 de marzo de 2008, 9:00 de la mañana.
Estoy sentada en el portal de casa esperando a que me vengan a buscar, mientras pienso y repaso de memoria la excursión que quiero hacer, pero me doy cuenta que hace más de ocho años que no subo al Pico Peiro y no me he cogido el mapa (1º empanamiento). Pero me digo que da igual, con esta cabecita seguro una vez allí recuerdo cosas (2º empanamiento).
Me recogen y una vez en el coche me preguntan… “mmmm, para ir a Arguis por aquí ¿no?” y yo sin mirar contesto: “si, si…”(3º empanamiento). A los cinco minutos caigo en cuenta y protesto “¡empanao! dirección Pamlona no, dirección Sabiñánigo” (1º momento de lucidez).
Llegados al pueblo de Arguis, con toda seguridad sigo orientando al conductor hasta el desvío de la pista forestal que ha de dejarnos al pie del camino de ascensión al pico peiro (de las narices). De repente una bifurcación y me preguntan izquierda o derecha…”mmm….mmmm…. estoooo (mientras me rasco la cabeza) pues el pico está ahí delante… pues izquierda” (4º empanamiento). A los 15 minutos de pista, me doy cuenta y grito: “¡esto no me suena!, ya me he empanau… mejor damos la vuelta”(2º momento de lucidez). Las risas se suceden y empiezo a pensar una actividad sustitutiva pues he de volver a comer a Huesca con motivo del cumpleaños de mi sobrina-ahijada, pero no digo nada y menos mal que a la tercera componente de “la expedición” se le ocurre: “pues será por la otra pista que hemos dejado a la derecha”, Jessus y yo contestamos al unísono: “ pos igual” (con la correspondiente cara de empanaos que nos caracteriza).
Ya son las 10:45 y aún en el coche, al fin me ubico mejor y veo un mojón y justo enfrente de este una traza de camino, grito: “¡para!, aquí es, venga… yuupiii! Lo hemos encontrado”. Nos bajamos de coche, estiramos, sacamos los bastones, nos atamos las botas y empezamos a andar por otra pista en peor estado (5º empanamiento), hasta que me vuelve a saltar la neurona y sugiero: “esto tampoco me suena, pero vamos a tirar a ver dónde llegamos” (6º empanamiento). A los 10 minutos de andar, se acaba la pista en tierra de nadie y después de reírnos, bueno más bien de reírse de mí y hacer unas fotos decidimos volver y probar suerte en otro sitio.
Ya llegando al coche escucho un grito: “¡aibá!... ¡jajajaja, jajajaja!!!!! Pero mira que somos empanaos!!!” miro hacia atrás y veo a Jessus señalando hacia su izquierda, dos metros a la puñetera izquierda de la pista está el cartelito que indica: “pico peiro” con una magnífica flechita al comienzo de una estupenda senda que nos hubiese conducido a nuestra meta final. Total, que ya era muy tarde y nos fuimos a almorzar al sol y de vuelta a Huesketa con las orejas gachas.


Conclusión primera: “Para el monte, idea”.
Conclusión segunda: (6 empanamientos) / (2 momentos de lucidez) = “vete a tomar un vermouth”.
A continuación la prueba del delito:

Como no queremos que esto quede así, volveremos el sábado a terminar "la faena". No os preocupéis, amigos internautas, pienso informar puntualmente del éxito de la expedición.