martes, 24 de febrero de 2009

NO SABEMOS LO QUE TENEMOS HASTA QUE LO PERDEMOS

Y si no, echemos la vista atrás y recordemos cuando éramos niños: teníamos una prisa tremenda por crecer y hacernos mayores, por perder la inocencia y vivir como adultos sin tener que ir al cole y haciendo lo que nos diera la gana sin pedir permiso a nadie.

Total que conseguido todo esto no deseamos otra cosa que volver atrás y no tener arrugas, olvidarnos de la hidratante, de tener que hacer deporte sin falta para no sucumbir a los kilos de más y que nuestros mayores tomen las decisiones por nosotros…

…¿O no?

8 comentarios:

Lolíndir Palantír dijo...

decididamente siiiiiiiiiiiiiiiiiiiii!!!

El Pez Martillo dijo...

¿Alguna vez tenemos algo?

anselmo dijo...

Has metido el cuchillo en el corazón. sniffff

PENSADORA dijo...

LOLINDIR: Así me gusta, que me entiendas a la primera... jajaj!

MARTILLOFISH:¿cree usted que no tiene nada? ¿nunca?

ANSELMO: ¿quién te va a curar el corazón partío? ¡¡¡¡jajajaja!!!!. Nada, esto se te pasa jugando a la play con anselmopeke.

Rebeca dijo...

¡Me pillaste a mí también! ¡es que ser mayor es un rollo! ¡Tantas responsabilidades, problemas, bla, bla...! ¿para cuándo la máquina del tiempo?

El Pez Martillo dijo...

Pues sí, prefiero pensar que no tengo nada, que todo es provisional, y que tan pronto está como que no está. Así se vive con más intensidad, y puede que se valoren más las cosas.

PENSADORA dijo...

Eso REBECA!!! tenemos que montar una plataforma "pro-máquina del tiempo" para situarnos en la época de la vida que nos dé la gana y de paso ser eternas.... jejeje!

MARTILLOFISH: Su sabiduría, a veces y sólo a veces, me acongoja y me deja sin palabras... en fin.. ya molaría poder ser tan desprendida...

El Pez Martillo dijo...

Ya sabes que soy muy zen(utrio).