jueves, 27 de enero de 2011

LA COMODIDAD DEL REBAÑO


Llevamos siglos atendiendo los mandatos de quienes nos gobiernan. No importa en qué manera: democrática o dictatorial. La cuestión es que hay alguien que manda y el pueblo acata.

Estamos todos de acuerdo en que estamos viviendo una época de cambio profundo. Poco a poco la cosa se va notando y cada vez resulta más traumática. Pero aquí arriba, en nuestro mundo “desarrollado” se nota poca actividad popular. Es como si todos estemos esperando que quien nos metió en el embrollo también nos saque de él, sin tener en cuenta que nosotros mismos fuimos quienes elegimos.

Yo me pregunto: ¿Será que estamos muy cómodos permitiendo que otros tomen las decisiones por nosotros y nos dirijan aunque sea en el sentido que no deseamos?

miércoles, 26 de enero de 2011

¡JO!


¡TENGO FRÍO!

¡RIDIEZ!

lunes, 24 de enero de 2011

DOMINGO EREMITA

La previsión del tiempo nos indicaba que la cima de nuestra ambición no estaría dispuesta más que nada por frío, no por nieve ni por agua. Así que decidimos optar por lo que creíamos sería un corto paseo por la sierra para visitar alguna de esas ermitas que tan curiosas nos resultan por los extraños lugares donde se solían enclavar.




Sin madrugar, con frío y pocas ganas de andar, emprendimos ruta hacia la ermita de San Ciprián que nos recibió tras una hora de cómoda caminata por una senda de monte bajo salpicada por extrañas formaciones rocosas, pruebas evidentes de la amplitud que debía tener aquel barranco en la antigüedad.

Ubicados allí y con el sol de cara, decidimos continuar por el ya no tan cómodo sendero para alcanzar una sí muy cómoda pista que nos depositaría a los pies del santuario de la Virgen de la Peña de Aniés.




Según cuenta la leyenda, por estos montes anduvo un cazador provisto de un halcón que súbitamente desapareció. Buscándole encontró la imagen de una virgen enclavada en una zona muy escarpada y de difícil acceso, cosa la cual consideró milagrosa. Decidió dar la noticia en el pueblo para colocar la imagen en la ermita de San Pedro. Así lo hicieron, con la sorpresa de que pronto la imagen desaparecería para encontrarse de nuevo encaramada en su risco. Considerando esto una señal divina, los vecinos de Aniés, decidieron erigir el santuario rupestre que hoy custodia a una de las Vírgenes de las tantas peñas que decoran la provincia de Huesca.

Para el regreso, decidimos bajar hacia el pueblo para culminar en el punto de partida y otorgarle sentido circular a nuestra travesía. Lo conseguimos. No sin antes sufrir alguna “embarcada” que nos obligó a utilizar la intuición y don de la orientación que no hubiesen sido necesarios de haber previsto portar algún mapa.

Con los pies un poco adoloridos y la musculatura un tanto cansada, dirigimos nuestras osamentas hacia la ermita de Santa Quiteria que se había encargado de custodiar el vehículo mientras nosotras disfrutábamos del clarísimo domingo que, por suerte y a pesar del frío, habíamos decidido aprovechar.

viernes, 21 de enero de 2011

LAS MALAS INFLUENCIAS PARENTALES


Está muy extendido el uso del historial familiar para encontrar el origen de las desviaciones psíquicas o psicológicas de un individuo. Ahora bien, se ha de poner especial atención al uso que se le puede dar a este conocimiento.

Para que se me entienda digamos, por ejemplo, que nuestros padres son daltónicos (los dos, la madre también, recuerden que sólo es un ejemplo). Así, desde bebés nos visten una manera terriblemente descoordinada, con colores que no combinan. Durante un tiempo no nos daremos cuenta pero, cuando lleguemos al colegio los niños se atiborrarán de hacernos bromas y reírse de nosotros hasta que un día descubrimos que el motivo de tanta burla no es otro más que los colores de la ropa que llevamos puesta. Llega el día en que nos hacemos conscientes de lo que ocurre, de que no es nuestra culpa y de que además, podemos solucionarlo.

Algo así ocurre con esos pequeños problemillas de los que sólo nos hacemos conscientes en la edad adulta. Algunos miedos, inseguridades, complejos, etc… pueden tener el origen en alguno de nuestros progenitores. Por ejemplo: falta de atención, carencias afectivas…

“En todas las casas cuecen habas”, se dice por allí. Y es bien cierto. Todos los humanitos tenemos algún defecto que podemos transmitir a nuestra prole. Y muy posiblemente esos “defectos adquiridos” fueron transmitidos previamente por otros antepasados en una cadena que bien puede tener fin, si se sabe cómo.

El cómo es cosa más de profesionales, pero sí les diré que por donde hay que empezar es por saber culpabilizar sin miedo a nuestros padres. Pero atención, sin señalar con el dedo. Esto no es necesario. Culpabilizar a nuestros padres consiste en tomar conciencia de en qué fallaron ellos para con nosotros y no intentar cambiarles ahora que el mal ya está hecho. Sólo podemos cambiarnos a nosotros y más cuando tenemos una de las más valiosas de todas las armas: la conciencia, el saber por qué.

Saber que nuestro padre o madre no nos prestó la atención suficiente en el momento necesario o que no nos abrazó cuando lo necesitábamos, no significa que ahora podamos o debamos reclamar lo que no tuvimos. Significa que ya sabemos por qué hay algo en nosotros que falla y nos hace sufrir y, puesto que conocemos el origen, podemos buscar una solución que sólo dependerá de nosotros mismos. El cómo, insisto, se lo dejo a los profesionales.

jueves, 20 de enero de 2011

NO-NUEVO CIELO


Vagaba por mi cálido pens-hogar con una taza de té en la mano, disfrutando los detalles de lo nuevo cuando, a través de las cortinas, vislumbré una luz especial. Mi pensamiento me dirigió rápidamente a los amaneceres desde el ex-pens-ático: esas vistas de los tejados de la ciudad con la sierra al fondo.

Meneé un poco la cabeza como quien se quiere quitar el polvo de la chaqueta y abrí la ventana para contemplar el cielo, que se me antojó nuevo y diferente a pesar de ser el mismo de siempre.

Las vistas ya no serán las mismas, pero un cielo no nuevo aunque diferente le aporta mejoría a una vida que no cambió tanto.

Haciendo un cálculo rápido, ha pasado más o menos un año desde los días oscuros del año pasado, y, a pesar de que hay cosas que han cambiado, la cosa no fue para tanto. Como siempre.

lunes, 17 de enero de 2011

LAS VISITAS DEL PASADO


El pasado es inamovible. Siempre está allí.

Muchas son las veces en que se puede pensar que “cualquier tiempo pasado fue mejor” pero una afirmación tan rotunda de algo sobre lo que ya no se puede actuar, en mi modesta opinión, carece de valor y sentido.

Sin embargo, a veces, el pasado viene a visitarnos. De improvisto, sin llamar antes de entrar. Se acepta la visita, se utiliza la educación y cortesía según la ocasión requiera y se vuelve a cerrar la puerta con otra lección aprendida… o con una nueva afirmación rotunda…

Hacia atrás, ni para coger impulso.

Porque sólo se puede actuar sobre el presente y el presente poco o nada tiene que ver con el pasado. Porque cuando las cosas ya pasaron, fueron sustituidas por cosas nuevas. Y porque la añoranza de lo pasado es normal. Pero el pasado ya pasó y sólo se puede ir fabricando nuevo futuro desechando lo vetusto y disfrutando el lozano presente.

martes, 11 de enero de 2011

UNA EPOCA, UN MOMENTO… UNA CANCIÓN: "I WANT YOU"

Principios de los noventa.  Little-pens ya era de las raritas de clase que no escuchaban Alejandro Sanz, ni mucho menos New Kids on The Block.  No.  Little-pens se pasaba el día escuchando la radio y según alguna canción le hacía sentir algo, le daba algún vuelco a algún órgano, rauda buscaba la manera de hacerse con el disco o quien lo tuviese para grabarlo en un casette (¡que tiempos aquellos!).

Así llegaron The Silencers, con su "I want you".  Me cautivó la canción y a punto estuve de verles en directo en esta mismísima Güeskonsin.  Creo que se suspendió el concierto, ya no recuerdo.

Hoy, así porque sí, de repente, les he recordado...

domingo, 9 de enero de 2011

EL PLACER DE NO SABER LO QUE SE QUIERE


Si se tiene la costumbre de luchar, de tener algún objetivo, de plantearse metas de esas que no dependen de uno; puede resultar la mar de placentero encontrarse un día con la liberación de haberlo olvidado todo y, de repente, como si de una revelación se tratara, no saber lo que se quiere.

En ese momento se abre un mundo nuevo de posibilidades y, ante la idea de que todo es posible, la sensación de libertad se sublima.

viernes, 7 de enero de 2011

C’est fini

¡Y se acabó lo que se daba!

Una cosa que me gusta mucho de las fiestas navideñas es que, cuando acaban, empieza la cuenta atrás.

Los días, aunque imperceptiblemente, empiezan a alargar y marzo ya no parece estar tan lejos. Las tiendas están de rebajas y eso indica que pronto habrá una nueva colección, más colorida y escotada para provocar al buen tiempo.

Lady Marmota empieza a tener ganas de salir de la madriguera y eso siempre es buena señal.

jueves, 6 de enero de 2011

MAÑANADA ROCK 'N ROLL

Amaneció de color rosa y vainilla.  La niebla dejaba algún ligero claro que permitía al amigo Lorenzo darle esos toques de color que tanto me gustan.

Demasiado temprano para despertar un día como hoy.  Demasiadas horas en la cama.  Hubo que afrontar la realidad y levantarse para estornudar un poco más y admitir que el invierno no es para marmotas caribeñas.

Al menos la red sí estaba despierta y con ella me compinché para encontrar un poquito de ese rock'n roll que siempre me anima el alma...

martes, 4 de enero de 2011

TAL COMO ESTÁN LAS COSAS

Esta es la frase recurrente y más de moda hoy en día. Como una especie de “resígnate” porque “tal como están las cosas”: no se puede pedir más, peor están otros, al menos tienes trabajo, espera que aún falta lo peor…

Ahí está el conformismo. El “virgencita, virgencita: que me quede como estoy”.

Y yo rezo: “Virgencita, virgencita: que cambie algo ya”.

Me parece que voy a tener que mover el culo y ponerle voluntad, pero no me da la gana de utilizar esa frase más.

TAL COMO ESTAN LAS COSAS hay que empezar a reaccionar y actuar.

He dicho.