lunes, 19 de agosto de 2013

PARRILLA DE ORO A LA MEJOR FAENA




Según la tradición, San Lorenzo fue quemado en la hoguera sobre una parrilla desde la que el Santo rezó “dadme la vuelta, que por este lado ya estoy hecho”. En honor a semejante suceso, todos los años, se entrega un premio consistente en una parrilla de oro a personajes ilustres de la ciudad.

Ese debería haber sido el titular del “Diario del Altoaragón” del 16 de agosto: “Parrilla de Oro a la mejor faena” acompañado por una foto de Bonito del Norte y Servidora sonriendo como críos. Porque sí, este año nos hemos comportado como tales y nos hemos quedado todos los días de fiesta en esta Güeskonsin mía.

Tras una semana entera de blanco y verde, olor a albahaca y tomate rosa, comidas, cenas, vermús, conciertos, ferias, chiringuitos, orquestas, charangas, carreras de burros, vaquillas y trasnoches varios, recuerdo un tiempo en que huíamos de estas ocasiones más por miedo a uno mismo que a las fiestas en sí que no tienen nada de peligroso sino mucho de divertido que para eso están.

El secreto está en sudar lo comido y lo bebido para recordar que tan bien lo pasamos haciendo el gamberro por la ciudad como sudando mojitos por el monte.



2 comentarios:

J. M. N. dijo...

Yo, sin desmerecer vuestra faena que, no me cabe duda, será meritoria y digna de la susodicha parrilla se la daría al toro que le pegó la pintacoda a nosequé torero en el coso oscense...ya sabes la canción...si las vacas enviudan a las cinco, tú morirás a media tarde...hala bienvenida al mundo de los que hemos sobrevivido a las fiestas patronales (yo a las de dos pueblos, na menos, al mío y al de adopción)

Pirene dijo...

Pos mira, ahí te voy a dar la razón ¡claro que sí!, el premio pal toro!.