lunes, 21 de octubre de 2013

INSTINTO Y ADAPTACION


Últimamente me ha dado por pensar en el hombre moderno y nuestra poca o inexistente relación sensorial con el medio.  Claro está, entendiendo por “medio” nuestro hábitat original que era el monte y no otro.

Hoy en día son los artilugios quienes nos guían, no nuestros instintos.  Sin embargo, hubo un tiempo en que eran nuestros sentidos e instintos lo que nos guiaba de manera que podíamos reaccionar lo mismo ante un olor que ante una idea que no sabíamos de donde salía porque nacía en nuestro interior en forma de instinto.

No entraré en el “mejor o peor”, me da por pensar que todo es cuestión de adaptación y que de la misma forma que hemos perdido esos instintos que nos ayudaban a sobrevivir y adaptarnos a nuestro medio original, hoy hemos desarrollado otras habilidades que nos ayudan a sobrevivir y adaptarnos en un medio tan especializado como el que nosotros mismos nos hemos construido.

No olvidemos que antaño, el hombre fue capaz de descubrir tierras a miles de kilómetros sin necesitad de GPS ni Gore-tex (instinto) pero ya me gustaría ver a un hombre antiguo hacerse con un coche de última generación o con un simple teléfono inalámbrico (aprendizaje).

Por mi parte, prefiero una mezcla entre ambos.  Me gustan mucho las comodidades de que dispongo como agua corriente, calefacción o Internet pero todo ello con la posibilidad de transportarme de vez en cuando a mis orígenes allá en el monte donde se despiertan los sentidos y los instintos renacen.


2 comentarios:

POL dijo...

Ahí le has dado mesacha!!!!, comodidades del siglo XXI y disfrute de las maravillas que siglos de explotación humana han dejado en la Naturaleza.
Salú y birras, que por cierto, lleva con nosotros más de 12.000 años, pienso yo un buen nexo de unión...

PENSADORA dijo...

Pues sí, está sí que es una relación estable y no lo que se ve por ahí!!!

Salud pues! Pero con permiso, yo soy más de vino.