viernes, 29 de noviembre de 2013

Modernidad + Frivolidad


Corretean los dedos sobre los teclados respecto al asunto del anuncio de la lotería de esta navidad y lo que me parece más curioso es que de lo leído, escuchado y visto por ahí, hay una “crítica” que me ha resultado graciosa y muy acertada.  Habla no sólo de la cara de espanto de la Caballé o el casposo “lalaleo” de Raphael sino también de lo plastificado de la escena… todo sonrisas, caras guapas, maquillajes perfectos y un entorno que pretende ser cálido pero sin conseguirlo pues la frivolidad rezuma por dorquier.

Con este escenario, pienso en muchas otras señales de lo frívolo de los tiempos que vivimos.  Miren ustedes la televisión, intenten encontrar, por ejemplo, un vídeo musical en el que todos/as no adopten posturitas escrupulosamente diseñadas y/o que no se refiera a una juerga o un ligue y que además se ambiente en un lugar que no sea un hotel carísimo, un vehículo carísimo, un hotel o una mansión también carísimos.

Últimamente, todo lo que trasciende un poco de la realidad (prensa, cine…) se me hace como de plástico, es como si quisiéramos evolucionar a una suerte de perfección tipo barbie y ken.

El otro día me sorprendí visionando las escenas iniciales de la película “Carrie” en su primera versión de 1976.  No pude evitar pensar en la gran diferencia que habría si lo mismo se hubiera grabado hoy en día (por cierto, el mes que viene se estrena un remake), veríamos muchachas perfectas, con peinados perfectos, pubis rasuradísimos y pechos tulgentes aupados casi hasta el cuello.  Esto último incluso para la fea de la clase.

No puedo dejar de pensar en qué es mejor realmente, la naturalidad de antaño o el perfeccionismo actual pues soy una firme defensora de la evolución, de mirar hacia delante y aprovechar lo que sabemos para mejorarnos, pero no sé hasta qué punto nuestra evolución estética está rozando límites que nos lleven a desnaturalizarnos como especie, a frivolizarnos y restar importancia a la belleza espontánea y natural… esa belleza de las fotos sorpresa… seguro que alguien me entiende.

6 comentarios:

El Pez Martillo dijo...

La cuestión no es que haya evolución, sino si ha habido algún momento en que haya dejado de ser espontánea y se haya puesto alguien a dirigirla...

PENSADORA dijo...

Ahí está Pez, todo parece indicar que la cosa está más bien dirigida...

En fin

miguel ángel salinas gilabert dijo...

Pienso que la frivolidad ha existido siempre. El Quijote ironizaba sobre los éxitos populares de las novelas sobre caballerías andantes de medio pelo. Los que mueven los hilos conocen bien a los muñecos...

Por cierto, te devuelvo la visita. Interesantes reflexiones desde tu ventana...

PENSADORA dijo...

¡Bienvenido Miguel Ángel!

Cierto es que la frivolidad no es cosa nueva. Lo que encuentro yo nueva es la forma de expresarla, entenderla y lo que es peor: de convertirla en global.

Salud!

Rebeca dijo...

Ese anuncio de la Navidad que marcará un hito... pues sí señora, la frivolidad parece el común denominador de nuestros tiempos, todos tenemos que encajar en unos determinados cánones para que se nos consideré bellos, sin que importen los sacrificios (cirugía estética, dietas insufribles...) y luego ese mensaje continúo de que "tanto tienes tanto vales",como canturreaba Manolito García, es triste, pero mi consuelo es que no somos tan borreguitos, ¡mira tú como piensas! hay miles de personas creyendo que lo importante no es lo que tienes si no lo que eres, y que la frivolidad les importa poco, así que...

PENSADORA dijo...

Hola Rebeca!!!

De acuerdo contigo pero sigo pensando que esto, lamentablemente, irá a más.

Un abrazo.