martes, 21 de abril de 2009

UNA EPOCA, UN MOMENTO... UNAS CANCIONES: "Telegraph avenue"

Un lugar imprescindible de visitar durante un viaje a San Francisco (California), en mi opinión, es la “Telegraph avenue”. Se trata de una avenida de 7 kilómetros de recorrido que empieza en Oakland y termina en el campus de Berkeley.

Como es común a lo largo del mundo, son los estudiantes quienes suelen empezar las grandes manifestaciones, y telegraph avenue, a pesar de haberse convertido actualmente en una zona comercial y de ocio, fue testigo de grandes manifestaciones contra la guerra de Vietnam en los años sesentas y a finales de éstos y principios de los setentas se convirtió en el centro neurálgico de parte del movimiento hippie californiano. De aquí mi fascinación por este lugar.

Por lo visto, fue en esta avenida donde Jerry García fundó su banda Grateful Dead. Fue en esos mismos cafés donde componentes de grupos hoy olvidados como Jefferson Airplane planeaban sus actuaciones, escribían sus canciones y ocupaban casas para correrse fiestas plenas de ácido y marihuana.

Allí me planté yo hace unos cuatro años ya. Y como pensadora soñadora que soy, me senté en una acera con la única intención de intentar recrear en mi imaginación cómo eran las cosas en aquella época: jóvenes estudiantes vestidos de mil colores pregonando el amor libre. Lo cierto es que la cosa, en realidad, tampoco distaba mucho de lo que yo imaginé pues sí encontré algún músico colorista tocando en una esquina, un anciano en bicicleta que me saludó como si me conociera de toda la vida y una guapa estudiante que me miró sonriendo, como diciéndome “tú sabes bien dónde estas”. Y es que a veces y sólo a veces, me viene la tonta idea a la cabeza de que quizá nací fuera de mi época o que, si fuera verdad, muy posiblemente en una vida anterior, fui uno de esos jóvenes que proclamó su libertad en ese mismo lugar.

Acto seguido, me puse en pie, miré a mi alrededor de nuevo y encontré al otro lado de la calle una bonita casa victoriana pintada de colores que resultó ser una tienda de discos. Entré y allí encontré una de las joyas que atesoro, la reina de mi corona: una recopilación de Grateful Dead, de segunda mano, por sólo 5 dólares.

Está claro que volveré. Quién sabe si en esta vida o en las próximas….



5 comentarios:

El Titanic, también se hundió dijo...

yo por si acaso... trataría de volver en esta misma vida... por si acaso eh..

Rebeca dijo...

¿pero no habíamos quedado que tú eras heavy?

PENSADORA dijo...

Titanic, lamentablemente en esta vida lo del "jipismo" está pasado de moda... ¡nadie me entiende! jajaja!

Rebeca, en todo caso "jevi", "heavy" no, "jevi" jajaja!. Y esos dos grupillos + otros cuantos fueron de los primeros jevis.

Salu2 a los 2!

Lolíndir Palantír dijo...

hombreeeeeeeeeeeeee....no veas tu, preo te veo mas jipi con reminicencias beat!!! yep!!!

Rebeca dijo...

ja, ja ¡ok jevi! ¡esta claro que no tengo ni idea de cultura sobre étnias sociales!