lunes, 25 de octubre de 2010

CRUELDADES OSCENSES


Desconozco si en otros lugares de España se dará el caso. Desde luego en los sitios (tanto aquí como en el extranjero), que he visitado no, al menos que yo sepa.

El caso es que en esta minúscula ciudad, existe una graciosa pero cruel tradición para dar la bienvenida a los nuevos habitantes. Ésta consiste en aprovechar la bajada de los bares de la zona de la Catedral para admirar la fuente de San Pedro donde, con alguna artimaña y habiendo dado a probar más de una copa al incauto/a, se le invita a contemplar los “peces de colores” que habitan en el fondo de la fuente. Así se consigue que el/la inocente se acerque lo suficiente al agua como para cogerle por la nuca y hundirle la cara en el agua.

El otro día me dirigía a casa cuando contemplé la escena y por un lado reí, pero por otro pensé que tiene una buena medida de crueldad semejante broma, sobre todo en invierno. Pero no seré yo quien abra una plataforma en contra de semejante tradición, por muy tonta que me parezca.

Habrá que admitir que seguimos siendo un poco burricos por aquí arriba.

No hay comentarios: