domingo, 3 de abril de 2011

POBRE NIÑO VEGANO

“¡Pobres terneritos! ¡pobres cerditos! ¡pobres gallinitas y pavitos! ¡pobre mero! ¡pobres todos los animalitos del mundo mundial que no tienen la culpa de que nosotros seamos omnívoros y les necesitemos para alimentarnos!”. Pensaban papá y mamá veganos mientras decidían sacrificar la vida de su retoño en favor de detener la violencia animal.

Mamá vegana se había criado bajo los cuidados de una alimentación normal hasta que, junto a papá vegano, decidió lanzarse a la sanísima y nutritiva alimentación vegetal. Ella ya estaba madurita, y todos los nutrientes consumidos antaño que le habían forjado fuerte para parir, servirían para críar la prole. Nació el retoño que alimentó de su propia savia, savia que recibía su sabor de las deliciosas verduritas y hortalizas del huerto.

El retoño crecía, pero poco, y los progenitores veganos decidieron consultar a ver si era normal. Resultó que no. Pero en su afán por proteger el resto de especies del planeta, eligieron las terapias alternativas para sanar la neumonía del infante: unas tisanas de alcanfor, unos baños de barro…

¡Y UN MUCHO DE ESTUPIDEZ! Para terminar apagando la vida del pobre crío que nunca eligió la incapacidad, inmadurez, insensatez y auténtica idiotez de sus progenitores.

Señoras y señores: les recuerdo a ustedes que somos animales omnívoros. Necesitamos todo lo que nuestro planeta nos ofrece, y, si realmente nos pena tanto el maltrato animal en las granjas, sacrifiquemos a los que las gestionan, no a nosotros mismos y mucho menos a nuestra prole. Juegue con su vida quien quiera, pero no con la de quien no puede decidir.


Palabra de pensadora.

1 comentario:

angelcifu dijo...

hola, hacía mucho q no venía, pero me agrada ver q sigues en forma..hace poco conocí a una chica "en proceso" vegano y para acercarme a ella...me acerqué a lo vegano. A mi me gusta el jamón...pero descubrí nuevas sopas, nuevas recetas de verduras y frutas...es como la tv no es mala..pero debemos ser inteligentes. Escoger los programas adecuados y no tragarnos cualquier cosa q nos vendan. En lo vegano sucede algo parecido, hay q recoger su imaginación en la cocina, añadirla a nuestras carnes y asi enriquecernos sin perdernos en esa filosofía que, con razón criticas...muy adecuado ahora q se están haciendo notar...
Un fuerte abrazo..
salud