miércoles, 20 de abril de 2011

¡QUE MÁS DA!

Una tarde cualquiera puede una encontrarse de repente con sensaciones conocidas pero casi olvidadas. Aflorar la sensibilidad y al ritmo de unos cuantos acordes bien dispuestos preparar las próximas mini-vacaciones mentalmente.

Una tarde cualquiera, cuando los pronósticos dicen que la cosa no será sol en la playa, una dice, tras mucho tiempo sin hacerlo: ¡que más da!... y una ligera sonrisa menea la comisura labial como preludio de actitudes mejores.

Siempre la música…

2 comentarios:

angelcifu dijo...

Disfruta de tu tiempo libre como mejor dispongas,con una sonrisa...claro por algo es tuyo, es tu tiempo, es tu vida y merece alegría, claro

y siempre la música por supuesto
un fuerte abrazo.

Irene dijo...

¡pos eso!

Saludines!