¡QUE MÁS DA!

Una tarde cualquiera puede una encontrarse de repente con sensaciones conocidas pero casi olvidadas. Aflorar la sensibilidad y al ritmo de unos cuantos acordes bien dispuestos preparar las próximas mini-vacaciones mentalmente.

Una tarde cualquiera, cuando los pronósticos dicen que la cosa no será sol en la playa, una dice, tras mucho tiempo sin hacerlo: ¡que más da!... y una ligera sonrisa menea la comisura labial como preludio de actitudes mejores.

Siempre la música…

Comentarios

angelcifu ha dicho que…
Disfruta de tu tiempo libre como mejor dispongas,con una sonrisa...claro por algo es tuyo, es tu tiempo, es tu vida y merece alegría, claro

y siempre la música por supuesto
un fuerte abrazo.
Irene ha dicho que…
¡pos eso!

Saludines!

Entradas populares de este blog

VENTAJAS Y DESVENTAJAS DE LA ASERTIVIDAD

SANTA IRENE

LAS FASES DEL DESPECHO II: Quitarse la venda de los ojos