lunes, 22 de septiembre de 2014

Un lunes de otoño




A pesar de que me sienta fatal a los huesos y al ánimo.  El otoño es bonito y en esas me ha pillado desprevenida.  Ayer pasé el primer domingo de sofá y cama desde hacía muchísimo tiempo como si fuera una señal del día que me espera hoy.  Tal como los cánones del otoño mandan, hoy es gris, frío y lluvioso.

Y yo con las sandalias puestas.




4 comentarios:

Silvia dijo...

Yo paaaaso. Que me devuelvan mis mañanitas de playa. Que todavía no estoy preparada para el racaneo de luz.

PENSADORA dijo...

Jo! yo tampoco y hoy otra vez igual. Pero yo las sandalias no me las quito.

Lolíndir Palantír dijo...

yo sigo yendo en cholas par air al super, al estanco y mas lugares.... no al trabajo porqué hay ETIQUETTE!!! que si pudiera, otro gallo cantaría, desentonando, pero cantaría......

PENSADORA dijo...

Nada Lolindir, ya sabe usted que aquí cuando empieza el "fresco" ya no para hasta abril.

Se acabaron las cholas y sandalias hasta dentro de, lo menos, nueve meses. ¡snif!