viernes, 30 de mayo de 2008

UNA EPOCA, UN MOMENTO… UNA CANCIÓN: EL ULTIMO DESPECHO

Tras mi última ruptura estaba yo cabizbaja y alicaída haciendo la compra en la tiendecilla de enfrente de mi casa cuando, de repente, levanté la vista y ante mí apareció un cartel publicitario que rezaba: “¿no crees que te tomas la vida demasiado en serio?” (era de compresas, ¡cómo no!).

Al cabo de un rato, un amigo me llamó para pasarme un CD que me había grabado con unas cuantas canciones de mis adorados PLACEBO y, al escucharlo en casa, me encontré con esta cancioncilla que reza algo parecido al cartel, no soy muy buena traduciendo las canciones pero mi conclusión es algo así como “huye de tus preocupaciones y tu aburrimiento y fluye”.

Ya me la sé de memoria y me la pongo cada dos por tres a todo volumen en el coche cuando salgo estresada de trabajar.

La canción es esta:



Me parecieron dos señales inequívocas de que esta vez, debía, dejarme llevar y llorar cuanto fuera necesario y después alegrarme y olvidar mis preocupaciones, total, la vida sigue y siempre hay una bonita canción que cura las penas… al menos durante un ratito.

También me hace recordar esos días, no muy lejanos, esta otra canción de Alanis Morrisette a quien, por cierto, tendré el placer de ver en directo próximamente:



Esta es de las de escuchar a todo volumen “para soltar la pita” como aconsejo en mi entrada “decálogo del despecho”.

5 comentarios:

Laura dijo...

Dos buenas frases sin duda, me las anoto. Estoy segura de que se pueden aplicar a cualquier situación que nos desanime.Las canciones no las conocía y me han gustado. Saludos.

ELECTRA dijo...

estas que te sales! creo que te voy a contratar como mi psicologa particular, si, siempre la vida sigue, pero a veces es "jodidamemte" triste, aunke claro esta que para alegrarse hay que entristecerse de vez en cuando, asi que voy a positivizar mi tristeza y voy a escuchar estas sabias canciones !!!

El Pez Martillo dijo...

¿Pero aún sigue viva la Morrisette? Me acabas de joder el finde.

PENSADORA dijo...

Jejeje amigo pez! ya era hora de que provocara usted un poco.
Lo siento, sí, sigue viva, le ha dejado el chorbo y ha sacado nuevo disco.
Lo siento si no es de su agrado, pero sí lo es del mío.

dani dijo...

qué hacemos después de huir? me pase muchos años de mi vida a la fuga, sin poder llorar. Inexplicablemente un día comence a hacerlo, tenía tantas y tantas cosas reprimidas. Ese simple ejercicio me libro del despecho y de la necesidad de seguir huyendo. Ahora cuando me ahogo escucho a toco volumen mi llanto y me despreocupo