martes, 30 de septiembre de 2008

¿CRISIS? INMOBILIARIA


Sí, crisis, pero sólo para algunos. Para otros, no es más que el final de una larga temporada de ganancias y engrosamiento de arcas.

No sé ni por dónde empezar a criticar la situación inmobiliaria española porque son tantas las cosas criticables y oscuras que una se pierde. Intentaré centrarme sólo en el asunto de los constructores.

Hoy me ha llegado un mail de esos que mandan los amigos en cadena para cachondearse de según qué cosas y con el título “los constructores se declaran en huelga y cortan carreteras” me encuentro una foto de una convención de Ferrari. Y es que no es para menos. Los constructores durante la época de “vacas gordas” que han vivido se han dedicado a especular y ganar dinero fácil. Di que la culpa la tenemos los consumidores por haber seguido comprando inmuebles a precios injustos y con hipotecas eternas que no pagaremos ni muertos porque las terminarán de pagar nuestros hijos o finalmente nuestras viviendas serán propiedad de los bancos, o al menos así lo veo yo al ritmo que llevamos o llevábamos. Bueno, no quiero irme por las ramas. La cuestión es que a parte de reírme (y mucho) con el citado mail, me río yo también mucho de las grandes empresas constructoras que hoy en día se van declarando en quiebra o suspensión de pagos y cuyos propietarios y ejecutivos siguen vistiendo de armani y conduciendo Porsche, Mercedes, Ferrari, etc.

Es gracioso, el otro día, mi padre que también se vio afectado pero a pequeña escala teniendo que cerrar su diminuto negocio de venta de material de construcción me contaba que se hacía cruces al escuchar comentarios sobre una empresa constructora conocida que había querido declarar suspensión de pagos empezando por sus empleados a lo cual el organismo o entidad correspondiente prácticamente le había hecho un corte de mangas diciéndole en pocas palabras que vendiera los Mercedes, las propiedades distribuidas por todo el país y que sacase “la calderilla” ganada como beneficio de años y años de especulación para pagar a sus acreedores.

El otro día me pararon por la calle dos chavales para hacerme una “encuesta”, al final resultó que en realidad era una entrevista para la sección de opinión pública de un periódico local y, cómo no, la pregunta era qué opinaba yo de la crisis y si notaba que me afectara en algo. No pude evitar soltar una enorme carcajada porque, precisamente, me abordaron a la salida de una tienda donde acababa de comprarme un par de trapitos absolutamente innecesarios. Tal como me caracteriza, me enrollé como una persiana con los jóvenes reporteros que ponían cara de sorprendidos cuando les decía que, en lo que respecta a la crisis inmobiliaria, estaba encantada y que ya era hora de que esto reventara porque para mí es la única manera de acabar con la especulación y el robo a mano armada que se estaba cometiendo con el tema de la vivienda.

Y es que, amigos internautas, me río yo de la crisis. Que sí, que lo vamos a pasar mal pero bien ganado nos lo tenemos porque ¿cómo se puede pretender sustentar la economía de un país a base de inmovilizado?.

domingo, 28 de septiembre de 2008

A VUELTAS CON LAS CIUDADES

Muchas veces se habla de las grandes ciudades como junglas. Junglas de cristal, hormigón y hierro. Y ¿qué es lo que diferencia a las ciudades de una auténtica jungla?... en mi modesta opinión, la vida. La vida humana.

Desde luego, entiendo que esas otras junglas habitadas y construidas por la naturaleza también son, o más bien fueron en su origen el hábitat humano. Pero estos días se me ha puesto a mí en la nariz que una ciudad sin personas se convierte en nada. En algo inanimado, sin vida, sin ninguna vida.

Me vienen a la cabeza imágenes de películas como “Pactar con el Diablo”, “Abre los ojos” y su versión americana “Vanilla Sky” en las cuales sus protagonistas ya hacia el desenlace final, se encuentran de repente solos en una ciudad vacía, sin personas, sin coches, sin movimiento. En esos momentos un hombre no puede más que sentirse afligido, fuera de su medio. Porque una ciudad sin personas no es ciudad.

En una escena, también de “Pactar con el Diablo”, Robert De Niro, en su papel del diablo se confiesa un humanista, “un devoto de los hombres” y digo yo que no es para menos pues, desde luego, imaginándome a mí misma en esa situación, engullida por una ciudad vacía lo primero que buscaría es un humano.

viernes, 26 de septiembre de 2008

PENS IS BACK!


Y esta vez será para un buen rato. Hasta diciembre por lo menos.

Con energía renovada ¡si señor!. Muy bien las vacaciones… como diría una mujer de pueblo tras una buena comida: “todo muy bueno, muy abundante y muy bien de sal”.

Y así empieza el otoño. Como si fuera principio de año. Con nuevos proyectos y continuando los antiguos que se quedaron de vacaciones durante el verano.

Amigos internautas: Pensadora ha vuelto!

jueves, 18 de septiembre de 2008

CERRADO POR VACACIONES (SI, OTRA VEZ)


Así soy yo y así es mi trabajo... lo de las vacaciones: a trocitos... ¡vuelvo enseguida!.

miércoles, 17 de septiembre de 2008

ANARQUIA, SENTIDO COMÚN Y UTOPÍA

Dijo Mª Jesús Alava: “el sentido común es el menos común de los sentidos” frase la cual me parece, precisamente, muy de sentido común.

Muchas veces al mantener una conversación con mi padre o alguno de mis mayores entro en ese círculo vicioso de intentar explicar mi pensar y siempre me quedo corta, doy por hecho que o no sé explicarme bien o mis mayores se ríen de mí.

La cuestión es que muchas veces se me tacha de anarquista a lo que suelo replicar: “si, ¿y?”. Nunca he tenido una posición política definida pero si con algo me identifico es con la anarquía desde ese punto de vista utópico en el cual quien gobierna el mundo es el sentido común: ningún partido, ningún poder, sólo el buen hacer de cada persona.

Pensadora o soñadora, llámenle como deseen, pero ahí me mantengo ya entrada en la treintena. Siempre me dijeron que con la edad esto cambiaría y, mire usted qué cosas, que no cambio. Evoluciono y me adapto a lo que hay, pero me encanta pensar que, si todos desarrolláramos grandes dosis de sentido común, la cosa cambiaría y mucho.

Me encantaría que no hubiera leyes escritas, sino que imperara la ley de la bondad, de la cordura, del amor a los demás y por tanto a la vida, del respeto, de la tolerancia y esos tantos otros adjetivos que, lamentablemente, escasean en la condición humana.

Admitiré que por nuestra naturaleza humana y por tanto competitiva y gregaria, resulta difícil… más bien imposible conseguir ese ideal de mundo sin ley que tanta ilusión me haría pero yo seguiré soñando.

martes, 16 de septiembre de 2008

UNA EPOCA, UN MOMENTO... UNA CANCIÓN: ACTO DE FE


En uno de mis momento más bajos me quise hacer una promesa a mí misma.

En mi reproductor de CD portátil (aún no tenía mp3) sonaba el disco “Espiral” de Luar Na Lubre. Hubieron dos canciones que acompañaron aquel momento: primero “Ara Solis” y después “Ancares”. Ambas canciones me transmitieron serenidad, era como si en ese mismo momento me hubiera confabulado con mi propio destino y, de su mano, le hubiese dado una patada en el trasero a mi mala suerte.


Sentada en mi habitación del hospital, mirando por la ventana, cansada de ingresos, tratamientos y otras vicisitudes, me pedí y prometí a mí misma que esa sería la última vez que estaría ingresada al menos durante un tiempo.

Ya han pasado más de cuatro años.

lunes, 15 de septiembre de 2008

EL CAMINO DE LOS FORZADOS


Como no podía ser de otro modo y con mucha premeditación. Ayer dediqué el tiempo libre a darme la correspondiente vuelta dominguera por mi adoradísimo pirineo.

En busca de un “trasaire” mi compañero y yo, decidimos darnos una vuelta por la zona del Valle de Tena en busca de caras sur, soleadas y protegidas.

Mirando en el mapa una opción viable, decidimos darnos una vuelta por el embalse de Escarra aprovechando El Camino de Los Forzados que, dicen por ahí, no es otra cosa que la senda que utilizaban los presos políticos de Franco para llegar a las obras de embalse que fue terminado allá por 1957.



Como íbamos muy bien de tiempo y la climatología tal como esperábamos, acompañaba, continuamos camino rodeando el embalse con unas magníficas vistas de la Sierra de la Partacua y bajando al Ibón de Tramacastilla desde el cual regresamos cómodamente al coche.


En total fueron siete cortas horas de excursión con un par de paradas largas y muchas paraditas para dejar constancia fotográfica.

¡Hay mi piri! Que buenos ratos me regala…

domingo, 14 de septiembre de 2008

NOCITO, SIN LEYENDA PERO CON PAISAJE

Poco conocido es el Valle de Nocito, con su pintoresco pueblo a las faldas norte de la Sierra de Guara.

Pretendía contar una nueva leyenda, como he hecho otras veces, para describir mi última incursión montañera, pero no he encontrado mucha documentación y la imaginación no me funciona por el cansancio de la excursión de hoy.

La cuestión es describir un poquito el paseo de ayer que, la verdad sea dicha, resultó hermoso y reconfortante.

La idea era hacer un recorrido por el valle siguiendo dos de sus barrancos más transitables a pié y así terminamos metidos primero en el barranco de la Pillera con la cueva del Brazo de Mar de paso y luego remontar el Barranco de Abellada para regresar al coche.

Así fue. Lo conseguimos hacer en unas cinco horas, parando allí donde nos dio la real gana y sacando unas cuantas fotos que hay que compartir pues, como no me salen las palabras, las imágenes darán buena cuenta de la belleza del paraje.


sábado, 13 de septiembre de 2008

ODA AL PELAKAÑISMO II


Pelar la caña tumbada a la bartola, esto es pelakañismo.


Oh! deliciosos momentos vividos y por vivir.


Mascar gramíneas al sol.


Compartir una tableta de chocolate y un dobladillo.


Respirar el aire de la sierra.


Cuán sabio el hombre aquel que un día me explicó en qué consiste el divino arte del "pelakañismo".

viernes, 12 de septiembre de 2008

MENOS MAL QUE ES VIERNES


Sí, menos mal. Porque vaya semanita y lo que más me sorprende es haber sido capaz de seguir escribiendo a pesar de mi pésimo estado de ánimo.

Y de aquí saco una nueva conclusión para mi repertorio de buenos consejos e intenciones: Amigos internautas, paciencia.

Bien dicho está que “la paciencia es la madre de la ciencia”.

A veces uno se encuentra raro y no sabe por qué. Cuantos más motivos buscamos menos encontramos y así entramos en ese círculo vicioso de autocrítica en busca de una razón para un estado de ánimo que a veces puede ser inexplicable.

Así he pasado yo esta semana, digamos, nerviosilla, buscando explicaciones allí donde no las hay y al final he decidido armarme de paciencia y parar de pensar tanto.

Que lo de los nervios es muy malo y más vale convivir con ellos y armarnos de paciencia para que se vayan por el mismo camino que vinieron.

jueves, 11 de septiembre de 2008

DIME QUÉ ESCUCHAS Y TE DIRÉ QUÉ SIENTES



Vantysch y Pensadora, en vista de la similitud de gustos musicales y tras variados intercambios de vídeos con significado, hemos pensado dejar este post como una sección fija en nuestros blogs para compartir entre nosotros y vosotros la música que en cada momento sea reflejo de lo que sentimos o haya sido inspirador en algún momento de nuestras vidas.

Así pues, enlazaremos aquí las canciones que nos hagan sentir algo o las que nos recuerden algún sentimiento pasado o presente.

La idea es que cada uno de nosotros y vosotros enlace la canción o el vídeo (ojo con los copyrights, sólo youtube, goear o similares) explicando en un encabezamiento el por qué pensamos en esa canción en ese momento.

Para empezar os dejamos aquí las canciones que, haciendo memoria fueron nuestra primera inspiración:

PENSADORA:

Cuando escucho esta canción ( ya hacía tiempo que no la escuchaba), vienen a mí sensaciones de adolescencia: el primer baile “agarrados”, el primer beso, el primer chico que me gustó, mi regreso de Caracas a Huesca… vamos, revolución hormonal total.

http://es.youtube.com/watch?v=qBwgISISGDk

Por supuesto, como “jevi” de corazón no podía elegir otra cosa.

VANTYSCH:

Decidirse por una única canción que me inspirara es algo tremendamente difícil, pero tras pensarlo mucho me decido por esta. Con unos siete años me regalaron mi primera cassette y me pasaba el día escuchando la radio para "cazar" mis temas favoritos con ese gigante botón mágico rojo donde ponía REC (a saber qué significaba aquello). Gracias a esa BASF de cromo de 60 minutos siento esta pasión por la música. Este tema era uno de los que había en esa cinta...

Las canciones, como los olores, tienen el poder de evocar escenas completas de nuestra vida con la misma intensidad que fueron vividas en su día. Otras simplemente nos trasmiten sentimientos, nos dicen alguna cosa o se convierten en la banda sonora de una relación de amor.

Queda aquí este rincón de nuestros blogs para que compartamos estos minutos mágicos que son las canciones. Esperamos que os parezca una buena idea y que rellenemos este espacio de muchos minutos especiales.

Un saludo de Pensadora y Vantysch

miércoles, 10 de septiembre de 2008

STOP WHISPERING

Que alegrías da la tele por cable y qué decir del Internet.

Recién llegada de hacer un poco de ejercicio y con las endorfinas actuando, voy y pongo la tele “sólo por ver qué hay” y me encuentro en el Canal Pacha un monográfico de Radiohead. “Mira tú que bien”, pensé, cuando inmediatamente empezó el siguiente vídeo.




Ya me gustaba la canción, pero el vídeo… ¡ojo con el vídeo!... la de belleza que puede crear el hombre con un poquito de tecnología…

Ni que decir tiene que a esto le siguió el correspondiente montoncito de saltos y grititos (bajitos para no molestar a la vecindad).

martes, 9 de septiembre de 2008

CALLEJA, LA MONTAÑA Y…. ¡ZAPATERO!


Llego a casa, me hago la cena y mando en mano me dispongo a pasar un buen rato vegetando y comiendo… esas cosas de lunes que tanto me gustan…. Pero… ¿qué es esto?... Calleja en Picos de Europa…. ¿qué dice?... ¡que se va a llevar al presi de excursión!!!.

Alucinada me quedé oiga. El presi y su séquito siguiendo a mi adorado Calleja por Picos.

No hablaron de política y, sinceramente, me hizo muchísima gracia el gesto del zapatitos conforme se iba desarrollando la excursión. Esa sensación que conozco yo muy bien. La de llegar a un lugar que hace tiempo no visitabas y disfrutarlo como si fuera la primera vez. Entender la belleza y pasión que supone vivir dentro de esa “forma de vida” que es ser montañero… los amigos, el esfuerzo, el aire puro, el compañerismo, los paisajes…

Una frase que se me quedó: “ser montañero es una forma de vida”.

Una que hubiera dicho yo: “Calleja: ¡llévame a mí!”.

Imagen para el recuerdo: Las caras del guarda del refugio y la de los montañeros que estaban por ahí… pobrecillos.

Pinchando sobre la foto está el enlace al programa.

domingo, 7 de septiembre de 2008

EN TIERRA DE NADIE


Resulta muy humano el querer sentirse aceptado en un grupo. Al fin y al cabo no dejamos de ser animales gregarios.

Si uno gusta de sí mismo tal como es y sin embargo no se siente identificado con un grupo en especial, se produce esa sensación de estar en ninguna parte, en tierra de nadie.

viernes, 5 de septiembre de 2008

GRANDES OBJETIVOS Y PEQUEÑAS METAS


Dijo Descartes: “ante un gran problema, divídase éste en cuantos pequeños problemas sean necesarios para su mejor solución” … o algo así creo recordar.

Alguna vez he escrito aquí sobre los miedos, ansiedad y esos quebraderos de cabeza que tanto hacen sufrir a la sociedad actual y que tan lucrativos resultan para las arcas de psiquiatras y psicólogos.

Pues bien, uno de los motivos que nos hacen sufrir es el planteamiento de objetivos. Desde el punto de vista empresarial y de sistemas de calidad, los objetivos han de ser divididos en metas cuya resolución nos llevarán al cumplimiento total del objetivo planteado, así, si el objetivo es vender un producto, la primera meta es obtener una cartera de clientes, la siguiente visitarles, etc, etc… Si uno sólo está pensando en el objetivo final, se pasa de largo esas pequeñas metas que son las que componen el esqueleto del objetivo que queremos conseguir y sin esqueleto un cuerpo no es cuerpo ¿verdad?.

Cuando únicamente se está pendiente del objetivo final, la ansiedad ante lo desconocido y la incertidumbre se hacen más grandes y pesadas de lo que podrían ser si simplemente nos fijamos en lo primero que nos importa. Una pequeña meta.

Una vez hice un viaje con unas amigas y tuvimos la mala suerte justo al empezarlo de encontrarnos con que no nos dejaban subir al tren que nos llevaría a Madrid por exceso de equipaje, pusimos el grito en el cielo mientras veíamos cómo nuestro tren se alejaba y con él nuestras posibilidades de llegar al aeropuerto a tiempo para coger el avión. Una de nosotras reaccionó y sentenció: “lo primero es calmarse y encontrar la manera de llegar a Madrid, una vez allí pensamos en lo siguiente”. Con toda la parsimonia que nos daba la idea de que estábamos de vacaciones y todo lo demás daba igual fuimos solucionando uno a uno los pequeños “problemas” que nos llevarían hasta nuestro destino final, primero compramos un billete de más en el siguiente tren a Madrid, así nuestros petates viajaron como una más de nosotras. Luego, al llegar, cogimos sendos taxis y con toda la simpatía que podíamos desprender y utilizando esas caritas de “por favor” que sólo sabemos poner las mujeres, increpamos a los taxistas para que corrieran raudos hasta el aeropuerto para llegar a tiempo. Y así fue, llegamos a tiempo y así, poco a poco, superando pequeñas metas, llegamos a California.

Si hubiéramos optado por mantenernos histéricas en el andén lamentándonos por nuestro descuido y la falta de información obtenida por parte de la compañía ferroviaria, muy posiblemente, no hubiéramos conseguido nuestro objetivo. Pero al dividir éste en pequeñas metas como conseguir otro tren o buscar un taxi, todo se convirtió en una aventura divertida.

Se me ocurre que en la vida, resulta de lo más práctico aplicar esto como una constante. Que es más fácil, práctico y beneficioso para nuestra psique el plantearnos nuestros grandes objetivos vitales divididos en pequeñas metas encaminadas a su consecución que hacerlo de una manera magnificente y sólo centrada en “eso que quiero conseguir pero no sé cómo”.

Amigos internautas, ante un gran objetivo, primero va el “cómo conseguirlo”.

miércoles, 3 de septiembre de 2008

MATERNIDAD


La maternidad. Un deseo. Puede que el más humano, profundo, animal e instintivo que se pueda experimentar, capaz de provocar una auténtica revolución emocional en la mujer.

A lo largo de mi vida e ido recibiendo información sobre el asunto en muy variadas formas, pero siempre lo había visto en tercera persona, como algo que no me afectaba e incluso pensaba que ese sentimiento de frustración por no poder procrear, estaba reservado a las parejas estables que decidían tener un hijo y no lo conseguían.

El tiempo y la edad me han demostrado que no. Que existe un reloj biológico dentro de cada mujer que le indica que el momento ha llegado, que es ahora o nunca, que la naturaleza hace su trabajo y que como el ser vivo básico que soy, tengo una función y esa función es nada más y nada menos que dar vida… DAR VIDA!.

La primera vez que sentí esa especie de “llamada de la selva” fue el mismo día que me comunicaron que mi propia vida corría peligro. Enseguida pensé “tengo que vivir, porque quiero ser madre”.

“Quiero ser madre”… ¡vaya plan!.

Lo que me parece más curioso es que hoy en día las mujeres ya no nos planteamos la maternidad como una extensión de nuestras relaciones amorosas: enamorarse, casarse y procrear. Ahora es una cuestión de propia elección, de un sentimiento profundo, un escuchar a tu naturaleza y procrear por convencimiento propio. Por un auténtico deseo de ejercitar el grandísimo poder que la naturaleza nos ha concedido.

Cada vez se ve más normal lo de la madre soltera, bien porque se haya separado de su pareja, bien porque su pareja haya fallecido o bien porque, simplemente, no tiene pareja y ha decidido seguir adelante con su naturaleza.

Existen maneras de procrear sin necesidad de una pareja, para las mujeres cada vez es más fácil, cosa de dinero y bancos de esperma. También existe el planteamiento de darle “una alegría” a algún pobre desgraciado que no se entere de nada y te haga un hijo que nunca conocerá. Incluso las hay que han conseguido llegar a un pacto con algún inocente para “fabricar” una criatura y acordar una custodia compartida (opción, por cierto, que a mí me parece la más cuerda).

Dicen por ahí, que esa sensación de desasosiego, ese mirar con cierta envidia hacia las mujeres embarazadas y acariciar la cabecita de cada bebé que te encuentras, se pasa con el tiempo. Esperemos que así sea.

martes, 2 de septiembre de 2008

UNA EPOCA, UN MOMENTO... UNA CANCIÓN: EL ATAQUE DE LA HORMONA

Como todos los meses, la hormona hace su aparición y me pone en situación de feminidad total.
Así que como no tengo ganas de explicar una vez más los pormenores de los ataques hormonales femeninos, va aquí una canción que viene que "ni pintada" para la ocasión (hay que pinchar en la foto para acceder al vídeo, que no tiene código html de esos):



lunes, 1 de septiembre de 2008

HUELE A OTOÑO


Tumbada al sol, en el pantano más cercano a la ciudad, de repente, un soplo de brisa fresca me anuncia que ya está viniendo.

El otoño.

Se recupera la actividad en la ciudad. En el mercadillo de flores y plantas de los jueves en la plaza de enfrente de casa, había un árbol con algunas hojas que empezaban a amarillear y esta mañana ha vuelto a costarme un rato encontrar aparcamiento. En la mercería he observado nostálgica cómo la dependienta iba guardando los bikinis y en el escaparate de la zapatería ya hay zapatos y zapatillas cerradas, de esas de estar por casa calentito.

Que rápido ha pasado este verano y que poco calor ha hecho por aquí, supongo que aún quedaran algunos días de sol y calor. Pero los días ya se acortan y por la noche hay que cerrar la ventana de la habitación, que ya refresca.

La página web del ayuntamiento anuncia los próximos cursos deportivos 2008-2009 y en la escuela de idiomas ya me han dado aula. Vaya por dios! Sólo queda un mes para empezar la rutina de siempre y casi lo agradezco.

Ya estoy pensando en las fotos de los colores en los bosques pirenáicos y volver a madrugar para salir a andar, para que no me pille la noche encaramada por ahí. Lo mejor del otoño, la luz y el color de la montaña. Atardeceres mágicos y templados. Madrugadas húmedas.

Sí, ya huele a otoño en Huesca y todo toma un aspecto diferente, nuevo.