miércoles, 31 de diciembre de 2008

RANKING DE FIN DE AÑO

Hace días que no hago un ranking y se me ha ocurrido que en fin de año una siempre aprovecha para hacer “limpieza”, resumir el año que termina, sacar lo bueno de lo vivido y utilizar lo malo para aprender o para ser desechado.

Como siempre elijo la parte positiva de todo lo que acontece a mi alrededor, me aprovecharé de mí misma y haré un ranking de mis doce mejores entradas.

A mi gusto, las que surgieron de una gran inspiración o de algún hecho importante para mí:

ENERO: Fue mi introducción al mundo bloguero y trata básicamente de un resumen de todo sobre lo que pienso, llamémoslo sociología o psicología, pero una de mis mayores preocupaciones es el cuidado de la razón: ¿ESTAMOS TODOS LOCOS O QUÉ?

FEBRERO: Antes de llegar a caer en la cuenta de la famosa crisis en que ya nos encontramos inmersos de lleno, escribí sobre lo bien que vivimos aquí. Hoy, al releer esto, me doy cuenta de cuán engañada estaba…: "BIENVENIDOS AL MUNDO DESARROLLADO"

MARZO: La primavera empezaba a asomar y tal como me ocurre todos los años, empezaba a tener más y más ganas de monte y sol. Así, en el monte y bajo el sol me surgió la inspiración y decidí transcribir la primera leyenda de mi blog: "LAS AVENTURAS DEL CABALLERO ROLDAN"

ABRIL: Parece ser que la primavera me puso reivindicativa y así lo hice constar con el tema del agua, tan en boga e importante aquí en Aragón donde nunca llueve al gusto de nadie: "DEFENDER LO NUESTRO"

MAYO: El mes de las flores y el amor me llegó cargado de energía y buen rollo, con una semanita de vacaciones y la idea de mi soltería en estupenda consonancia: "SOLAS"

JUNIO: Creo que fue el mejor mes de todo el año. Por varios motivos: la llegada del verano, mi viaje a Islandia… estaba de lo más inspirada y aprovechando el tirón me dio incluso por filosofar un poco: "PREGUNTAS"

JULIO: Aunque viajé a Islandia a finales de junio, no fue hasta julio cuando tuve oportunidad e inspiración para contar a mis adorados lectores mis peripecias por las tierras de los cinco elementos, simplemente espectacular: "ISLANDIA, SEGUNDO DÍA"

AGOSTO: Siempre resulta un mes complicado, por lo de las vacaciones y las fiestas de San Lorenzo que suelen dejarme agotada y con las neuronas a ralentí, pero antes de que todo esto ocurriera aún tuve tiempo de lanzar una oda a Sigur Rós y ese país que tan fascinada me dejó: "SIGUR RÓS"

SEPTIEMBRE: Hay dos entradas de este mes que me gustan y hablan de dos temas de gran importancia para mí, así que os propongo ambas, una sobre utopías y otra sobre la maternidad:
"ANARQUIA, SENTIDO COMÚN Y UTOPÍA" - "MATERNIDAD"

OCTUBRE: Aunque le tengo un poco de tirria al otoño por aquello del frío, admito que el paisaje en general adquiere unos colores que se prestan a la contemplación: "LUCES" - "DESDE EL BALCÓN"

NOVIEMBRE: En el día del cumpleaños de mi padre, tuve un acceso importante de amor filial: "UN GRAN HOMBRE"

DICIEMBRE: He de admitir que no he andado muy fina estos últimos días, pero aún así conseguí centrarme en uno de mis grandes amores: "DE AMOR Y MONTAÑAS"

Así despido un año en general feliz, cargado de reencuentros y novedades.

Amigos internautas, deseo que este nuevo año nos traiga a todos, como mínimo, serenidad.

miércoles, 24 de diciembre de 2008

¡FELIZ NAVIDAD!

Una pena que no hubiera un "jevi-dance"... pero bueno...

Send your own ElfYourself eCards

martes, 23 de diciembre de 2008

DE AMOR Y MONTAÑAS

No sé si fue a George Mallory o a Edmund Hillary a quien le preguntaron: “¿por qué el Everest?”, pero quien fuese contestó: “porque está ahí”.

Supongo que todos los que gustamos del montañismo en cualquiera de sus modalidades tenemos un toque romántico. Un fondo filosofal que nos pide que busquemos más. Quizá simplemente nos buscamos a nosotros mismos y es la montaña, su silencio, su poder… lo que nos hace encontrarnos una y otra vez.

La montaña tiene ese poder de atraparte en su magia. De demostrarte cuán grande y cuán pequeño puedes ser a la vez. De ponerte a prueba, de hacerte sentir el más poderoso o el más miserable según a ella y sólo a ella le apetezca.

A veces da sensación de masoquismo, ese empeño en sufrir por placer, pero realmente, en el fondo del corazón de cada montañero hay un amor imposible de explicar a los demás, porque, como cualquier amor, el amor por la montaña es cosa de dos: del montañero y sus montañas.

lunes, 22 de diciembre de 2008

FRAGINETO Y CORCUREZO: LAS MEJORES VISTAS DE SIERRA GUARA

Que sufrimiento tan agradecido el de pasarme ocho horas andando cuesta arriba, cuesta abajo, resbalones, sudores, cansancio y maldiciendo el día en que me enamoré de la montaña... para al final, repasar las fotos hechas y grabar en la memoria un nuevo recuerdo de la belleza de mi tierra, la amistad y el orgullo de saber que, a pesar de todo, yo estuve allí...
Sin palabras...

El tozal de Guara desde el fragineto

La cima del fragineto, cara norte, desde el corcurezo.


Cima del fragineto, cara sur



El resto de la sierra desde el fragineto

viernes, 19 de diciembre de 2008

RUSSIAN RED

De la misma forma que me gusta el rojo ruso en los labios, me encanta esta chica que me fue descubierta por un lector anónimo...





jueves, 18 de diciembre de 2008

HEAT


Llega una cansadísima tras una larga jornada de trabajo y una corta jornada de deporte y tras cenar copiosamente se tumba en el sofá a la espera de algún programa tonto y tedioso que ayude a dar paso al sopor y posterior somnolencia que serían conducto a la cama y a los sueños reparadores. Pero no, una se encuentra uno de sus peliculones favoritos: nada más y nada menos que el duelo entre Robert De Niro y Al Pachino, “Heat”.

La mejor película de acción que he visto hasta ahora. El tiroteo más largo y mejor sonorizado que he disfrutado hasta ahora.

La película dura unas tres horas pero ni te das cuenta. Parece que haya pasado una.

Recuerdo que la ví por primera vez en el próximo a desaparecer cine Avenida, cuando todos los domingos se formaban unas colas larguísimas para entrar en la única sala de cine abierta mientras construían los multicines que disfrutamos hoy en día en esta, mi mini-ciudad. Recuerdo también lo mucho que disfruté aquel pase y lo contenta que salí del cine, con el pensamiento de haber hecho una verdadera buena inversión con la compra de la entrada aquel día y que la larga espera en la cola había valido muchísimo la pena.

A día de hoy, puedo contar aproximadamente unas cinco visualizaciones de “Heat” y tras ellas, contando la de ayer (hasta la mitad, el sueño pudo más), me quedo con tres escenas, a saber:

1.- El ligoteo con la chica del bar: por las magníficas vistas de la ciudad de Los Ángeles de noche



2.- El tiroteo: por el sonido, la coreografía, el significado y la resolución final.



3.- El café: lo cierto es que tampoco fue un gran duelo interpretrativo como yo esperaba, pero, desde luego, Robert De Niro se lleva la palma.


miércoles, 17 de diciembre de 2008

UNA EPOCA, UN MOMENTO… UNA CANCIÓN: SABOR A ADOLESCENCIA

MMMMM…. Los noventas, no fue mala década aunque delicada y convulsa, la época de mi adolescencia.

Cuando escucho esta canción de TEXAS, además de entrarme ganas de bailar, recuerdo los pantalones vaqueros atados en la cintura (no en la cadera como ahora) con cinturones de “hebilla gorda”, la melena rizada hasta media espalda, las camisas a cuadros y las botas “dr. Martin’s” que estaban de moda. Los labios rojos carmín y la raya negra.

¡QUE TIEMPOS AQUELLOS! Que tampoco hace falta que vuelvan…


martes, 16 de diciembre de 2008

SOLTERA DE LARGA DURACIÓN

Mala manía la de ponerle nombre a todo, pero necesitaba redefinir mi estado porque con el invierno siempre me entra ese desasosiego, ese no sé qué, que me pone atómica. Porque me he dado cuenta que ya no solo es que esté soltera, es que es de larga duración. Exceptuando un par de intentos que no llegaron a un año y por lo tanto no se pueden llamar noviazgos, me he dado cuenta de que llevo más de cuatro años sola, es más, pronto serán cinco, cuestión de meses.

Que mal se está sola cuando el frío arremete en el coqueto ático del centro, que sí, es muy mono pero absorbe el frío que da gusto.

Y que mal se está sola cuando entran los ataques “del oso amoroso”, porque abrazar a mi gata está bien, pero es muy pequeña la pobre.

Y que grande la cama de matrimonio, comodísima, pero enorme para estar sola.

Y que cansancio pasarme el día pensando a ver qué voy a hacer el fin de semana y tener que movilizar al personal para salir a dar un mísero paseo por la sierra, con lo cómodo que era hablar en plural y no tener que buscarme la vida yo solita.

Porque se vive muy bien sola, pero a veces y sólo a veces, se echa de menos el echar de menos a alguien.

jueves, 11 de diciembre de 2008

"AUTOMACHAQUE"

Hay! La autoestima. Cuan difícil es mantener un estado óptimo de autoestima. Y ya no digo perfecto, digo óptimo, porque al hablar de autoestima no se habla de un único concepto. Hay muchos factores que la componen y uno puede tener una autoestima óptima en alguna parcela de la vida, pero miserable en otro u otros.

En este sentido hay un factor muy importante que puede ayudar a aumentar o disminuir peligrosamente el nivel de autoestima y éste es nada más y nada menos que la culpa. Las personas de baja autoestima no necesariamente han de tener un concepto malo de sí mismos, por el contrario hay quien “machaca” su autoestima intentando mantener un concepto de sí mismo demasiado alto imputándose valores que no son propios o que están fuera de su realidad, así se culpabiliza en exceso cuando incumple esos valores que muchas veces vienen impuestos por educación o adaptación social y no por el conocimiento y aceptación de sí mismo.

A veces, el sentimiento de culpa es el motor de arranque de cambios beneficiosos, pero empieza a convertirse en negativo cuando la auto-exigencia se “sale de madre” y buscamos demasiados cambios que afectan nuestra forma de vida en una manera que no podemos aceptar o que nos resulta difícil. Esto ocurre porque nos estamos imponiendo valores o ideales en los que realmente no creemos, simplemente porque deseamos aceptación de los demás sin fijarnos en la propia aceptación.

A esa búsqueda infructuosa de cambios imposibles le llamo yo “automachaque”. Uno se está automachacando cuando no deja de dar vueltas sobre un mismo tema sin terminar de poner una solución final efectiva. En situaciones como estas, se me ocurre, que lo mejor es intentar hacer una parada y pensar si, efectivamente, deseamos realizar esos cambios y si está dentro de nuestras posibilidades reales y por tanto objetivas el realizarlos. De no ser así, muy posiblemente, el problema que tenemos es que no nos conocemos a nosotros mismos y por lo tanto hemos perdido la capacidad de aceptarnos y perdonarnos.

Así que, amigos internautas, conocerse y aceptarse será el primer paso para obtener un sentimiento de culpa sano que nos ayude a propiciar cambios efectivos y saludables.

Palabra de pensadora.

miércoles, 10 de diciembre de 2008

EN EL PRE-PIRINEO, TODOS LOS CAMINOS CONDUCEN A AINIELLE

09:00 de la mañana. Salgo rauda de mi portal para encontrar a mis compañeros de camino esperando ya en el coche, ansiosos de una larga jornada de montaña y nieve. Llego tarde, como siempre y tras recibir la merecida charla de “si quedamos a menos cuarto, es por algo” emprendemos camino hacia el pirineo, donde, se supone, nos espera el pico Peyreguet.

10:00 de la mañana. A la altura de Biescas, nos encontramos con un monumental atasco de coches que damos por sentado se debe a la proximidad de las pistas de esquí. Hacemos un cálculo rápido: si decidimos seguir por ese camino no culminaremos el pico a tiempo, mejor renunciar y aceptar que deberíamos haber madrugado más. Decidimos pensar una excursión alternativa y se me enciende la bombilla: “chicos, ¿habéis estado en Ainielle?”.


Cuando, hace mucho más de diez años, el que era mi novio me recomendó la lectura de “La lluvia amarilla” de Julio Llamazares no imaginaba la devoción que despertaría en mí la visita del pueblo de Ainielle donde están ubicados los acontecimientos del libro.

Visitar Ainielle siempre resulta hermoso. Si has leído u oído hablar del libro, más. El camino que lleva desde Oliván hasta allí es cómodo y no muy largo (unas dos horas). Cuando empiezas a divisar lo que debieron ser los campos de labranza y casi como una aparición, a través del bosque, divisas la derruida torre de la iglesia, no se puede evitar pensar que un día todo aquello estaba vivo, que allí se sucedieron vidas e historias que jamás conocerás, pero que de seguro, serían dignas de llenar no sólo un pequeño libro, sino varios.

Las visitas a pueblos abandonados de la Sierra de Guara o el pre-pirineo siempre son un éxito. Porque, además de hacer un poquito de ejercicio, se pueden contemplar paisajes de lo más fotogénicos, como el verde de los campos combinado con el gris de la piedra que compone las construcciones abandonadas, dando un toque misterioso y bucólico a la estampa de entrada de cada uno de los pueblos que hoy nos gritan que no quieren ser olvidados.

martes, 9 de diciembre de 2008

TEMPORADAS

A veces buenas y a veces malas. Parece que la vida se dividiera en temporadas.

La vida es un ciclo continuo dentro del que vamos viviendo sub-ciclos. Nuestro estado vital va variando con el tiempo y durante estas variaciones se suceden las épocas de adaptación, cuando todo resulta convulso y difícil hasta que conseguimos adaptarnos a la nueva temporada que estamos viviendo. Lo importante: perdonarse a uno mismo si durante esa adaptación hacemos algo que podríamos haber hecho mejor.

viernes, 5 de diciembre de 2008

jueves, 4 de diciembre de 2008

ILUSIONES


Siempre que llega el frío empieza la temporada de la introspección. Pues bien, introspectando me encuentro con la idea de la pérdida de ilusión.

En nuestra sociedad del bienestar quien más y quien menos vive más o menos cómoda o desahogadamente (exceptuando, por supuesto, a los que ya han sucumbido a la crisis hipotecaria) así que las ilusiones que tenemos pasan a tener una forma más bien efímera. Así, nunca estamos conformes con lo que tenemos y solemos mantenernos en un estado de constante inconformismo.

¿Por qué no nos fijamos en lo que tenemos y nos alegramos por ello?. Porque la ilusión es el motor de nuestra vida consciente. Es la ilusión lo que nos va empujando a plantearnos objetivos y metas. Sin ilusión nos encontraríamos vacíos, indolentes, sin ganas de hacer nada. Cuando vamos consiguiendo las cosas que nos vamos planteando es necesario ir manteniendo las antiguas ilusiones o creando nuevas que nos vayan empujando a andar por la vida con una sonrisa, no sólo por lo que tenemos sino por la ilusión de lo que podamos tener.

Cuántas veces he oído aquello de “cuando no te lo plantees, lo conseguirás”, ¿esto es un consejo o una amenaza?. A mí me parece que es más peligroso el no tener ningún planteamiento en la vida que el mantener un mínimo de ilusión por algo. La cuestión es que si mantenemos ilusiones de una manera sana, es decir, no como obsesiones, seremos más capaces de ver y atrapar las oportunidades que se nos van presentando.

Lo que nos hace felices no es conseguir todo lo que tenemos, sino la ilusión de conseguirlo aunque, atención, el no tener una ilusión tampoco supone ser personas vacías. A veces, se pasa por épocas de la vida en que no hay ilusiones, épocas en las que, quizá, estamos cansados de todo el trabajo realizado y necesitamos descansar. Perdonémonos entonces y démonos una temporadita de asueto para recargar energías y volver al ataque con ilusión y fuerza.

Palabra de pensadora.

martes, 2 de diciembre de 2008

MI AMIGA LA VENTANA




Al despertar, contemplé por la ventana la mañana otoñal. Esa mañana oscura que parece no querer llegar. Quejumbrosa le di la espalda a la ventana como no queriendo verla más, hasta que un pequeño rayo de luz se aposentó sobre mi mano. Le di otra oportunidad y mi amiga la ventana me devolvió la visión de la luz acariciando vergonzosa la sierra como preludio de un día ventoso pero pleno de claridad.

lunes, 1 de diciembre de 2008

HIBERNACIÓN

En primer lugar un ¡hurra! Por haber batido mi propio récord y plantarme en las 22 entradas del mes pasado… ¡que inspirada estaba!, aunque tal como llega, se va la inspiración y he pasado unos cuantos días sin decir nada. La culpa la tiene el frío.

Sólo faltan unos días para la entrada del invierno aunque aquí arriba ya vivimos de lleno bajo su influencia, con temperaturas bajo cero todos los días por la mañana. Como el tiempo no deja salir a disfrutar de la montaña y es imposible encontrar un lugar donde “pelar la caña” competentemente, una o se queda en casa todo el día o aprovecha para salir de noche contando con que no hay nada que hacer al día siguiente. Así empieza el círculo vicioso de atontamiento general invernal.

Pocas cosas hay para hacer estos días, así que la inspiración brilla por su ausencia. Esperaremos a que se arregle un poco el tiempo y mientras tanto, me perdonaréis si escribo menos, estoy hibernando junto a mis musas.