jueves, 11 de diciembre de 2008

"AUTOMACHAQUE"

Hay! La autoestima. Cuan difícil es mantener un estado óptimo de autoestima. Y ya no digo perfecto, digo óptimo, porque al hablar de autoestima no se habla de un único concepto. Hay muchos factores que la componen y uno puede tener una autoestima óptima en alguna parcela de la vida, pero miserable en otro u otros.

En este sentido hay un factor muy importante que puede ayudar a aumentar o disminuir peligrosamente el nivel de autoestima y éste es nada más y nada menos que la culpa. Las personas de baja autoestima no necesariamente han de tener un concepto malo de sí mismos, por el contrario hay quien “machaca” su autoestima intentando mantener un concepto de sí mismo demasiado alto imputándose valores que no son propios o que están fuera de su realidad, así se culpabiliza en exceso cuando incumple esos valores que muchas veces vienen impuestos por educación o adaptación social y no por el conocimiento y aceptación de sí mismo.

A veces, el sentimiento de culpa es el motor de arranque de cambios beneficiosos, pero empieza a convertirse en negativo cuando la auto-exigencia se “sale de madre” y buscamos demasiados cambios que afectan nuestra forma de vida en una manera que no podemos aceptar o que nos resulta difícil. Esto ocurre porque nos estamos imponiendo valores o ideales en los que realmente no creemos, simplemente porque deseamos aceptación de los demás sin fijarnos en la propia aceptación.

A esa búsqueda infructuosa de cambios imposibles le llamo yo “automachaque”. Uno se está automachacando cuando no deja de dar vueltas sobre un mismo tema sin terminar de poner una solución final efectiva. En situaciones como estas, se me ocurre, que lo mejor es intentar hacer una parada y pensar si, efectivamente, deseamos realizar esos cambios y si está dentro de nuestras posibilidades reales y por tanto objetivas el realizarlos. De no ser así, muy posiblemente, el problema que tenemos es que no nos conocemos a nosotros mismos y por lo tanto hemos perdido la capacidad de aceptarnos y perdonarnos.

Así que, amigos internautas, conocerse y aceptarse será el primer paso para obtener un sentimiento de culpa sano que nos ayude a propiciar cambios efectivos y saludables.

Palabra de pensadora.

9 comentarios:

Rebeca dijo...

Palabra de Pensadora, palabra de honor!
Supongo que no hay que pasarse de exigentes, hay que quererse y admirarse proqué cada uno con todos los defectos que tenemos, esconde en el fondo de su alma, el secreto de la perfección.

Cécile dijo...

Vaya, cuanta razón tienes Pensadora. Es muy importante tener en cuenta lo que dices a la hora de analizar muchos de los problemas entre comillas que nosotros mismos nos creamos. Un abrazo!

Duncan de Gross dijo...

Yo sufro mucho ese automachaque que tan bien defines Pensadora, y es díficil controlarlo, para ello recurro al tai-Chi un para de horas por semana, al Tiro con Arco, a la lectura, hasta acabar con esa mosca que revolotea la mente de uno y no se deja atrapar del todo, un gran post Pensadora!!!, besotes!!

El Pez Martillo dijo...

Pues qué quieres que te diga, yo prefiero el automachaque y el infravalorarme, el ponerme trabas y obligarme a superarlas. El discurso de la autoestima me parece un triste gancho para vender libros y cursos a pobres gentes que creen que su vida tiene que servir para algo. Autocomplacencias, las mínimas!!!!

Perdón por la agresividad, pero es que es un tema que me calienta mucho.

PENSADORA dijo...

REBECA: La perfección no existe, creo que se trata más de encontrar esa parte oscura que todos llevamos dentro y perdonarnos.

CECILE: Analizar los problemas y poner solución a aquellos que podemos solucionar... sí.

DUNCAN:A esa "mosca que revolotea la mente" hay que escucharla pero sanamente y con objetividad, darle la importancia que realmente tiene.

QUERIDÍSIMO PEZ: No esperaba menos de usted. De acuerdo con lo del discurso de la autoestima, esos libros de "autoayuda" que tanto daño hacen no son muy buena cosa. Pero insisto que el "automachaque" no sirve para nada, ahora bien, buscar y analizar nuestros puntos débiles para superarnos está muy bien, eso sí, recuerde que la mierda cuanto más se remueve más huele así que o se elimina o se deja secar... ya me entiende, seguro.

casiopea dijo...

Muy bien dicho.
Hay que ser consciente de las limitaciones de cada uno e intentar superar los miedos y vergüenzas poco a poco.
A mi lo que me pasa es que primero pongo a la gente en un pedestal y luego los bajo. y ami nunca me subo... aver si me tengo en cuenta un poquito más

Besosos

El Pez Martillo dijo...

Más que nada es por tocar un poco las pelotas y apretar las tuercas. Si nos quedamos en un mero "tienes razón" o "qué bonito", no avanzamos, así que hay que poner alguna pega para ir avanzando en la cosa.

Saludos.

Jarttita. dijo...

Venga, hagamos un grupo de trabajo:

-Hola, me llamo Sonia y me automachaco...

(Ainss,qué mal suena, casi mejor que me digan guapa y no me hagan pensar mucho:P)

(¿Cuela?)

manumara dijo...

Hola pensadora, yo tb me automachaco lo confieso pero hace tiempo que me pillé haciéndolo y cuando sale esa parte de mi le riño, así que ya tenemos uno que machaca, otro que le riñe y otro que va por libre y se siente como un niño cuando le dejan. Un beso