jueves, 16 de diciembre de 2010

EL PODER DE UN SMS


Hace más de siete años ya, terminó y empezó todo. Terminó y empezó a la vez porque cuando se termina una fase de lucha por la propia vida, con la carta de vencedora en la mano, una sabe que también empieza todo.

Para aquellas fechas, recibí un SMS que rezaba: “Sólo puede ir mejor, haz el último intento y espera a que sople el viento, a favor”.

Aquella frase extraída de una canción de Bumbury fue como la mecha que encendió mis ganas de ir más allá, de no estancarme en lo que había ocurrido y seguir adelante. Dejé que el viento soplara a mi favor… y sopló.

Unas veces me entero y otras no. Pero esas veces que me despisto y se me plegan las velas, busco el viento y me dirijo allá donde sople a favor, porque soy buena marinera y conservo a buen recaudo aquel poderoso SMS que me recuerda que no estoy sola.

Gracias a mi amigo M.

5 comentarios:

El Titanic, también se hundió dijo...

Oh!... en un post encuentro a una persona que motiva con una frase extraida de una cancion de Bunbury y a otra que se motiva leyendola. Grande.

Por cierto, impresionante su ultimo concierto en el Liceo.

PENSADORA dijo...

No lo he visto en directo, pero dicen que muy bien. Y me alegro.

Salud!

Rebeca dijo...

No estás sola, y sí, eres una de las mejores marineras que conozco!

PENSADORA dijo...

¡ains Rebeca, que me sonrojas!

angelcifu dijo...

Hola, claro que no estás sola...cada vez tienes más amigos
soplando en la misma dirección.

Salud y viento moderado de Levante.

J.angel)