lunes, 13 de diciembre de 2010

SEÑORITA SECRETARIA


Pensadora trabajadora: Hola, buenos días ¿en qué le puedo ayudar?

Sr. Cliente: (observando de arriba abajo) ¡Vaya SECRETARIA de altura que tienen aquí!. ¿Podría hablar con tu jefe, guapa?

Pensadora trabajadora: (voz en off) si esperabas un descuento lo tienes claro, majo. (voz en on) El “Jefe” soy yo, ¿pasamos a mi despacho, Sr…?

¿Por qué todas las mujeres que trabajamos en una oficina tenemos que ser secretarias?. ¿No hay ingenieras, abogadas, administradoras, vendedoras, gerentes o JEFAS DE SERVICIO?. Estoy segura de que si yo hubiese sido un hombre y el cliente una mujer, no hubiera existido comentario alguno. En todo caso, el cliente habría pensado directamente que le estaba atendiendo el jefe del departamento, sin más.

Que yo no quiero igualdad sexual, lo diré siempre, pero sí de derecho, oportunidad y respeto, leñe, que una tiene su dignidad y no por alta o por guapa se le tiene que tomar menos en serio.

5 comentarios:

El Pez Martillo dijo...

Jejej, a mi me pasa algo parecido, pero a mí me toman por médico.

PENSADORA dijo...

¿ves a lo que me refiero? si fueras una chica, no cabría duda de que eres enfermera... ¡me saca de quicio!.

Vík! dijo...

Tal vez tambien influye tu juventud en su percepción obtusa...

PENSADORA dijo...

Bah! sin darle muchas vueltas, lo que le pasó a ese señor es que era un viejo verde amargado.

Ahora bien, mi juventud (que no es tanta, que ya peino más de una cana) tampoco ha de ser concluyente en este caso.

Vík! dijo...

Para nada. Obtuso total!! :)