lunes, 10 de noviembre de 2014

La tormenta perfecta



Me permito parafrasear el nombre de la película porque me parece la mejor manera de monitorizar la idea que me corre por el órgano gris. 

Son muchas las veces en que, como humanitos, nos tenemos que enfrentar a distintas crisis.  Depende del momento y de la propia crisis, podremos enfrentarnos o intentar escapar.  En los casos de crisis existenciales, se me ocurre que a lo mejor y dependiendo del momento que se viva, si uno se encuentra fuerte, sería oportuno enfrentarse como si se tratara de una tormenta: sin luchar, sin huir, sin revolverse.  Sólo atarse al mástil y dejar que la tormenta nos envista con toda su fuerza para mirarla desde dentro y permitir que deje su huella en nosotros, una huella que nos recuerde que ya pasó y aquí estamos.


7 comentarios:

Bubo dijo...

¿Y si nos encontramos débiles, tenemos otra opción?

PENSADORA dijo...

Huir Bubo, huir y "a otra cosa, mariposa".

La evasión es la gran herramienta cuando no se puede enfrentar a algo. ¿Has visto la cantidad de fascículos coleccionables (punto, macramé, miniaturas de barcos, colecciones de tanques) que se ofertan y venden en estas fechas que comienzan los fríos y hay que quedarse en casa con uno mismo?

Salud!!

Un paseante dijo...

"Sin luchar ni huir" también suena un poco a abandono. No sé hasta qué punto, dependiendo de la talla de la crisis, tenemos armas para luchar o no, pero en todo caso hay que estar despiertos. El orgullo, hasta la mala leche si se me apura, es un arma que ha de infundirnos coraje. O algo así, no sé.

Laura dijo...

Yo también pienso que si viene una tormenta (real, no en sentido figurado)no se puede hacer nada. O sí: aceptarla y quedarte en casa tomando chocolatito caliente o enfrascándote en el macramé.
Y ahora, trasládese la escena a otras tormentas en sentido figurado.
Besos!

PENSADORA dijo...

Ahí me has pillao LAURA!!

PASEANTE, no se trata de abandonar, se trata de asumir realidades que no se pueden modificar.

Salud!

miguel ángel salinas gilabert dijo...

La sabiduría está en saber distinguir entre lo que uno puede cambiar y lo que no. Alguien lo dijo por ahí...

Saludos...

PENSADORA dijo...

Si MIGUEL ANGEL por ahí van los tiros y sí, lo dijo alguien.

Salud!