lunes, 27 de octubre de 2008

MALAS INFLUENCIAS… ¿O NO?

Cuando se acerca algún evento “peligroso” en lo que a juerga y desfase se refiere, me propongo a mí misma salirme de la media y ser la primera en irme a casa, cosa que nunca consigo situándome siempre en las últimas posiciones del ránking.

Así ha vuelto a ocurrir este viernes, tras proponerme a mí misma consumir únicamente cervezas para no sucumbir a los efluvios de la ginebra que tanto me desinhiben y después de haberme apuntado y pagado la excursión del domingo con Peña Guara salgo un ratito por “cumplir” y me encuentro a un montón de gente “de esa que hace tiempo que no ves” y, por supuesto, la liada estuvo servida hasta el día siguiente.

Y digo yo, ¿es que mis amigos y amigas son una mala influencia o es que tendré que admitir que me va más la fiesta que a un tonto un dulce?...

6 comentarios:

El Pez Martillo dijo...

Jajaja, yo diría más bien que eres tú la débil que no sabes (o no quieres) poner punto final. Aunque, dicho esto, decir que a mi a veces también me pasan estas cosas de autoimponerme un límite y luego rebasarlo (si bien mis colegas son más moderados y solemos retirarnos antes del día siguiente...).

Anónimo dijo...

Buenooo.
A todos nos ha pasado en más de una ocasión estas cosas. Y a todos, más o menos nos ha venido el día o los días siguientes de amargo arrepentimiento. Y creemos que somos los únicos, que no hay más gente a la que le ocurren estas cosas. Y nos culpabilizamos por haber sido debiles y haber dejado en blanco ó perdido todo un fin de semana
Pero todo pasa y nada queda y lo nuestro es pasar.... algo así dijo Machado. Lo mejor eso lo de pasar, no darle muchas vueltas al asunto. Nadie nos dijo que fuesemos perfectos, que pudiesemos llegar a todo o que supiesemos ponernos freno. Asi que estas cosas pasan Pensadora.

ELECTRA dijo...

te va mas la fiesta que aun tonto un caramelo, asumeloooooooooo
jajaja, veo que fue bien entretenido este Periferias, ya me contaras!
besicos

PENSADORA dijo...

Bueno, pensaba incluso eliminar esta entrada pues pienso que no está a mi nivel, en fin, voy a respetaros y la dejo como está.

No hay mejor cura para una mente arrepentida que el ejercicio, así que ayer me autoflajelé con sesión de hora y media de natación y, sí, funcióno... hoy mucho mejor.

Saludicos a l@s tres y gracias!

Anónimo dijo...

Afirmo que es culpa de las malas influencias, o sea, tus amigos!
En esas ocasiones más vale perderlos que encontrarlos... los conozco y me considero uno de ellos.
jajajaja aunque un pelín de culpa ya tienes, maja!
Fdo. Tesalonika_mix

PENSADORA dijo...

HOMBRE! Tesalónika! esto sí que es una sorpresa y gran alegría a la par ¡sin par!.

Menos mal que me entiendes... jejeje! un pelín de culpa tengo, claro que sí, lo admito jajaja pero el resto se la ponemos al cha-cha-cha y a cierto elemento subersivo recién llegado de París ... ¡ains!.