jueves, 23 de octubre de 2008

UNA EPOCA, UN MOMENTO… UNA CANCIÓN: CANCIONES DE AMOR

Cuando conocemos a alguien que nos gusta se empiezan a desatar todas esas mezclas químicas explosivas que nos hacen estar más sensibles y flotantes todo el día. Uno de los claros síntomas del inicio del amor hacia alguien es el suspiro, ese “aaahhhh” que sale cada dos por tres y que resulta más sonoro aún tras la audición de una canción de amor. Atención, he escrito amor, no desamor que esa es otra cosa.

Hay dos canciones de estas que me encantan y que siempre me sacan ese suspiro, sobre todo cuando tengo por ahí algún humanito rondándome las hormonas y la cabeza.

Porque siempre me emocionan, porque me encanta el punto apasionado que imprime Bono en el estribillo, por la letra y su significado y porque salía en “Reality Bites” que me encantó... aquí tenemos a U2 y su "All I want is you":



Y esta… huy esta!... esta es LA CANCION DE AMOR (para mi gusto, claro), por la letra, por la melodía, por el significado, por su dulzura… por todo... señoras y señores, Yes y su magnífica suite "And you and I":



Si es que el otoño me ponte tontorrona.

4 comentarios:

anselmo dijo...

Es bonito sentir eso. Yo últimamente estoy muy tonto, porque me emociono con cualquier película.
PD: no veas tu ovejita que escandalosa jajajaja

PENSADORA dijo...

JEJEE! anselmo, ya te digo yo que debe ser el otoño este tan raro que tan pronto te asas como te hielas que nos pone tontorrones.

Puedes quitarle el sonido a la ovejita si quieres.

Salud!

El Pez Martillo dijo...

Yo soy más dramático, y como vivo el amor como algo inestable y hasta cierto punto enojoso (al menos a mi, me ha dado más penas que alegrías), no me llega ninguna canción de "amor", sólo entiendo de canciones tristes y desgraciadas. En este sentido, mi favorita es el "Ne me quitte pas", de Brel. Esa sí que es para suspirar:

http://es.youtube.com/watch?v=kZSAkCdLzkg

SAlud!

PENSADORA dijo...

JO! Mr. Pez, sí que hace suspirar su canción, sí.

Lo cierto es que a una servidora también le regalan más palos que flores, pero de vez en cuando me gusta soñar que esas canciones algún día me las dedicarán a mí.

La esperanza es lo último que se pierde!