martes, 21 de octubre de 2008

SANTA IRENE


Ayer fue la onomástica de todas las afortunadas con el nombre de Irene. Bueno, fue una de las onomásticas porque, después de pensar durante toda mi vida que no tenía santa, resulta que hay cinco días de Santa Irene, a saber: 21 de febrero, 5 de abril, 5 de mayo, 18 de septiembre y 20 de octubre.

Muy agradecida le estoy a mi amiga “Y” por felicitarme ayer y así despertar mi curiosidad por las santas que llevaron mi nombre en la antigüedad. Se cuentan tres mujeres santas con este nombre: Santa Irene de Tesalónica, Santa Irene de Bizancio y Santa Irene de Portugal. El ¿por qué hay cinco fechas para celebrar sus vidas?, no lo sé, hay dos “Santa Irene Mártir” de cuyos orígenes no he encontrado información.

La Irene que más simpática me ha resultado es la de Portugal. La pobre moza, por lo visto, era tremendamente guapa y traía de calle a todo su pueblo llamado Nebancia. Era muy religiosa y dedicaba todo su tiempo libre a la adoración de dios y así muy de joven decidió entregarse a la vida casta. Hubo un joven que durante una misa dominical se prendió de ella y así se lo hizo saber en forma de petición de matrimonio. La buena de Irene le comunicó su intención de mantenerse virgen y consagrar su vida al servicio de la iglesia prometiéndole que si él llevaba también una vida ejemplar, se encontrarían al morir en el paraíso. Lamentablemente el maestro de Irene que también bebía los vientos por ella, al enterarse de la promesa hecha por ambos, lleno de ira, mintió al muchacho haciéndole creer que la chica estaba embarazada. El chico prendió en cólera y contrató un matarife para darle fin a la vida de la noble moza. Poco después aparecía el cadáver de Irene a orillas del río Tajo. Desde entonces, el pueblo se vino a llamar y se sigue llamando Santarem en honor a Santa Irene.

Así que habrá que darse una vuelta por Portugal a conocer el pueblo que lleva mi nombre, que me ha picado la curiosidad.

Ya me gustaba lo de llamarme así, sobre todo por su origen: Irene, Eiréne en griego, significa Paz. Pero ahora, con semejantes santas a mi custodia… me quedo sin palabras.

8 comentarios:

anselmo dijo...

Coño....tengo que felicitar a una amiga. Felicidades a ti también

anselmo dijo...

Coño....tengo que felicitar a una amiga. Felicidades a ti también

Di dijo...

Llego a tiempo de felicitarte, eso es todo un logro porque siempre llego tarde a todo! Felicidades me encanta tu nombre, es uno de mis favoritos de siempre. Espero que te caiga algún detalle! Saludos!

El Pez Martillo dijo...

Alguien me dijo una vez que si había varios santos con tu nombre, el que debías celebrar era el más cercano al cumpleaños.

Pero bueno, Felicidades!!!

Anónimo dijo...

Bonito nombre ex-Pensadora, hasta hoy no había reparado en que podías tener otro.. :)
Por lo que he visto, tu pueblo no está muy lejos de Lisboa, así que el viaje seguro que sería muy provechoso..

Saludos Irene

PD: a mí alguien me dijo alguna vez que si había varios santos con tu nombre, deberías celebrarlos todos y, sobre todo, recibir los correspondientes obsequios...
PD2: felicidades!

Laura dijo...

Pues muchas felicidades, tienes un nombre muy bonito.
Qué manía tenían todas estas santas de morir vírgenes.
Besos.

PENSADORA dijo...

Gracias a tod@s!

Por cierto ANONIMO, sigo siendo Pensadora, lo otro es el nombre de mi yo paralelo.

Y LAURA: Sí, que manía más fea de morir vírgenes... ¡tontas!... jejeje!

Irene dijo...

Hola, yo tb me llamo Irene. Gracias por compartir la historia. Me ha gustado. Saludos desde murcia!