LUCES


Me encanta esa luz que le pone el toque mágico a las cosas. Suele presentarse durante los atardeceres o amaneceres y es durante el otoño, cuando la rotación de la tierra y su alineación con el sol por estos hemisferios imprimen al color de la luz solar un matiz envejecido y amarillento pero brillante y se mezclan puntos sombríos con otros que se iluminan.
Como los cielos de Monet, el otoño tiene color vainilla.

Comentarios

anselmo ha dicho que…
Que bonito es fijarse en las pequeñas cosas...las disfrutamos en fotos sin ser consciente que lo tenemos alrededor...estas entradas nos hacen que volvamos a fijarnos en algo más que en nuestro mundo interior.
Jarttita. ha dicho que…
¿Y los naranjas? Hay un punto al atardecer,en ese mismo otoño, donde el horizonte se vuelve naranja-ocre, y que me encanta. El oro de las promesas, es.
PENSADORA ha dicho que…
Sí Anselmo, con estas entradas es eso lo que pretendo: provocar.

JART! que alegría verte por aquí guapa! hay esos naranjas, dorados de atardecer... ¿te has fijado que el atardecer y el amanecer tienen colores diferentes dependiendo de la estación? y la latitud, magnitud, meteorología... el planeta sigue vivo!
Anónimo ha dicho que…
Yo pienso que ningún pintor puede plasmar esos amaneceres de otoño, al igual que los atardeceres!!!!

Bonita entrada Pensadora!!!

Entradas populares de este blog

VENTAJAS Y DESVENTAJAS DE LA ASERTIVIDAD

LAS FASES DEL DESPECHO II: Quitarse la venda de los ojos

SANTA IRENE