martes, 25 de noviembre de 2008

LO INEVITABLE

Dicen que si cuentas lo que has soñado, no se hace realidad. No me lo creo mucho y tampoco sueño con esto, pero si hay una cosa que me da miedo en esta vida, aparte de la mía propia, es la desaparición de mi familia, lógicamente en especial la de mis padres. Así que aquí escribo este rato amargo, para que se me pase rápido.

Hoy, con el fallecimiento del padre de un compañero de trabajo, vuelve a mí esa sensación de desasosiego al pensar que ese día llegará para mí también. El día en que la vida de cualquiera de ellos dos se apague.

¡Que realidad tan cruel amar tanto a quien sabes que, inevitablemente, algún día perderás!!

2 comentarios:

Fernando Manero dijo...

Es una experiencia durísima, que no debes plantearte antes de que sea irremediable. Disfruta de ellos, ríe con ellos, sé su cómplice y su vanguardia, pero no pienses en la muerte mientras vivan, porque la vida se construye dia y dia y no ha lugar en ella para plantearse circunstancias que no son. Cuando llegue, los buenos recuerdos, las experiencias felices, las miradas en el aire te reconfortarán. Hasta entonces, CARPE DIEM

Laura dijo...

Es algo que me produce muchísimo miedo y no puedo ni pensar en ello.
Besos.