jueves, 28 de agosto de 2008

CÓMO DEFINIRSE A UNA MISMA… Y NO MORIR EN EL INTENTO

Vantysch propone otro meme que, mira tú, me ha gustado.

Se trata de definirse a uno mismo mediante una imagen y alguna frase de una canción.

He hecho un pequeño parón neuronal y en pocos segundos se han situado en mí ambas cosas. La imagen, será un vídeo extracto de la película “Belleza Robada” de Bertolucci y la frase una estrofa de la canción “Bitch” de Meredith Brooks (no es que me considere lo propio, pero el fondo de la estrofa es lo que cuenta), aquí están:



"I'm a bitch, I'm a lover
I'm a child, I'm a mother
I'm a sinner, I'm a saint
I do not feel ashamed
I'm your hell, I'm your dream
I'm nothing in between"

martes, 26 de agosto de 2008

26 DE AGOSTO DE 1975

Seis de la tarde, Concha se encuentra en su casa ultimando los detalles de su futuro parto y, tal como ella se imaginaba, en ese mismo momento rompe aguas.

Llama de inmediato a su cuñada que sabe estará en casa. Tito está de viaje hoy y llegará tarde así que más vale mandar a los niños con la abuela y salir rauda al hospital acompañada de la cuñada.

Seis y media, Tito llega pronto, un alivio. Se encaminan los tres al hospital y una vez allí el comadrón examina a Concha sin mucha dulzura ni cuidados.

Ocho de la tarde. Sin mucho dolor pero muy lentamente, Concha va dilatando mientras toda la familia ya espera afuera. Todo un acontecimiento: el tercer hijo de la familia.

Tito recuerda la noche en que su mujer le dijo “tranquilo cariño, podemos”. Para entonces, los medios de contracepción eran un tanto rudimentarios y, tal como les habían aleccionado, confiaban en el método ogino. Método que tras cinco años disfrutando de su “parejita” de hijos, una niña preciosa y un niño con cara de ángel, les traía otro hijo, esta vez, no esperado. Además hoy hay partido de fútbol… este niño no conoce el don de la oportunidad.

Nueve de la tarde. Concha está tranquila, todo va bien aunque Tito ha decidido compincharse con el comadrón y ambos se encuentran encerrados en enfermería mirando el partido de fútbol.

Diez de la noche. Concha se impacienta, nota que la cosa ya va adelantada y por ahí no ha pasado ni un médico y el comadrón está embelesado junto a Tito viendo la tele. Avisa a su cuñada, el bebé está aquí, está segura. La cuñada abre la sábana para echar un vistazo y comprueba que, efectivamente casi se puede ver la cabeza.

En este momento Concha recuerda sus plegarias al Santo Cristo de los Milagros, en la Catedral, rogando por su próximo hijo que no está bien situado para el parto que ocurrirá en breve y se da cuenta que ese revolcón que ha notado al salir de casa ha sido el niño que haciendo caso al Santo Cristo se colocado en situación.

Diez y media. Concha y su cuñada gritan al comadrón para que haga su trabajo de una vez. Este al ver la situación increpa a Concha: “mujer, haberme avisado antes” y Concha sólo tiene ganas de meterle una patada en ese trasero de inútil. El comadrón avisa al ginecólogo que monta en cólera al ver el parto tan avanzado sin haber actuado todavía.

Por fin, Concha es trasladada al paritorio a eso de las once de la noche.

Once y cuarenta minutos. Concha suspira aliviada. El niño se desliza como una pastilla de jabón y se posa en las manos del ginecólogo, éste lo entrega al comadrón que con ese acento oscense tan cerrado y ante la pregunta de Concha, exclama:

- ¡JODÓ! Que cría más guapa!

Y esa fue, por lo visto, la primera frase que oí al nacer.

Lo demás ya no cuenta.

lunes, 25 de agosto de 2008

TITULITIS

Unos cuantos años atrás lo de estudiar era cuestión de ricos.

Con la caída del régimen franquista esto fue cambiando. Nuestros padres, que no pudieron estudiar carrera pues tenían que mantener a la familia ya desde pequeños, vieron en nosotros todas las posibilidades a las que ellos no podían acceder.

Así llegó la generación estudiantil. Todos los españolitos medios tenían que estudiar y no cualquier cosa, había que estudiar carrera y no cualquier carrera, había que hacer medicina, derecho, económicas o ingeniería.

Se experimentó un aumento más que sustancial de titulación universitaria dejando vacíos los rangos más “inferiores” (por decirlo de alguna manera), las antiguas maestrías se convirtieron en lo que ahora conocemos como Formación Profesional, a la cual sólo accedían los “renegados” de B.U.P que no aprobaban de ninguna manera, o los vagos, o aquellos que inteligentemente vieron una mina en las profesiones “ligeras” como albañilería, mecánica, fontanería o electricidad.

Esos nuevos profesionales son los que, durante finales de los años noventa y hasta hoy, están más demandados, hay pocos y los que hay se pueden dar el lujo de cobrar precios desorbitados por sus servicios mientras “grandes titulados” universitarios se tienen que conformar con sueldos “mil euristas” después de haber pasado unos cuantos años de sus vidas estudiando sin cobrar un duro por ello. También están los que, para dolor de sus padres, no estudiaron nada y viven saltando de un trabajo a otro sin rumbo y sin encontrar una oportunidad de demostrar su verdadera valía.

A veces me pregunto qué vale más la pena. Si sacarte un título que luego te servirá para poco o hacer lo que unos cuantos hicimos: sacarte un FP y trabajar desde joven para luego verte imposibilitado a ascender por no tener título.

Da igual si eres competente o no, si eres inteligente o del montón, si conoces el negocio o no. Si no tienes título no puedes acceder a según qué puestos.

Y si tienes título, pero nunca has trabajado, da igual lo inteligente que seas, no importan la de horas y horas hincando el codo, si no tienes experiencia, te costará encontrar tu primer trabajo que seguramente será de becario cobrando el sueldo mínimo, comiendo gracias a la compasión de tus padres y viviendo al estilo “africano paterista”: veinte personas en un piso de otros tantos metros cuadrados.

Estas son las consecuencias de la “titulitis” española.

sábado, 23 de agosto de 2008

DEDICATORIA

De todos los que me conocen es sabida la importancia que tiene para mí la amistad y cuán agradecida estoy de tener amigos a los que apoyar y en los que apoyarme.

Tengo un amigo al que vengo a llamar cariñosamente “Tato” por nuestra similitud física al caminar y porque en tan sólo un año ha sabido hurgar en mí, conocerme y recompensarme.

Para él, hoy, no sé por qué, supongo que porque al oírla la primera persona que ha venido a mi cabeza ha sido él, dedico esta canción.



La haré extensiva también a mi familia y todos mis amigos y amigas cuyos nombres me reservo. Ellos y ellas conocen mis sentimientos, no necesitan precisiones nominativas.

Será que se acerca mi cumpleaños, o un nuevo ataque hormonal.

jueves, 21 de agosto de 2008

UNA EPOCA, UN MOMENTO… UNA CANCIÓN: TRISTEZA.

¿Quién no ha vivido una época de tristeza en su vida?.

Hay muchas razones para sentirse triste, pero la más común en el mundo desarrollado en que vivimos, sin dificultades vitales básicas, es el amor.

Los sentimientos son lo que más nos duele, porque es lo menos controlable de nuestras vidas. Simplemente aparecen y hasta que conseguimos poner orden y gestionarlos nos encontramos a nosotros mismos en situación de decaimiento, de llanto… de dolor.

Hoy he recordado una de las peores épocas de mi vida: tras una lucha a muerte (nunca mejor dicho) con el cáncer, me ví en el brete de tener que abandonar a mi pareja, no por desamor hacia él sino por amor propio. No quiero malgastar mis energías y capacidad literaria para volver a revivir todo el daño que me hizo, así que aquí queda esta canción que prácticamente lo dice todo.



Muy bonita canción eh! pero como a mí lo que me gusta es la alegría y el cachondeo, y para no dejaros con esa sensación de tristeza, aquí va la continuación de la historia:

Tras unos meses de tristeza y tontería general, cogí la mochila, dos amigas y me planté en Estados Unidos. Las tres nos acababamos de separar y estabamos bajo la influencia de un sentimiento... digamos... andrógino. Fue una de esas épocas que todos pasamos tras una ruptura, cuando piensas que nunca volverás a enamorarte y cuando el espíritu femenino se alza por encima de todo y una se siente la mujer más fuerte y libre de todas.

La imagen en mi memoria es mis amigas y yo, en un coche alquilado conduciendo por las Highways americanas y cantando, más bien gritando la siguiente canción:



A buen entendedor, pocas palabras bastan...

miércoles, 20 de agosto de 2008

PERIPECIAS HOSPITALARIAS

Hace ya más de cinco años que voy de vueltas por el hospital, entre operaciones, quimioterapias, radioterapias y revisiones varias.

Hace cuatro que sólo acudo cada cierto tiempo a mis revisiones rutinarias para controlar mi adorado “bicho” y que no se aproveche de este “cuerpo serrano” para su propio beneficio.

Así que se supone que tendría que estar la mar de acostumbrada al hospital, sus olores y sus MALDITAS agujas.

Pues mira tú, hoy no. Hoy me he levantado rara y así ha salido la cosa: rara, rara… rara.

Para mí, una extracción de sangre es algo muy común, no tengo miedo y nunca me pongo nerviosa ni me mareo. Pero hoy…. ¡huy hoy!:

Ya al levantarme me ha dado mala espina la extraña sensación de debilidad que tenía, aún así, he cogido el bolso, mi volante de citación y allí me he plantado como hace seis meses (seis! Esto ya va alargando… ¡hurra!), pero no estaba tranquila.

Por fin me llaman y entro a la sala de extracciones, veo un sillón vacío con una enfermera joven esperándome. Me he sentado, ella me ha avisado:

- “bueno, un pinchacito”

- “ ¡¿pinchacito?!”,

Me ha hecho un mal que lo he flipado y encima no ha cogido bien la vena, así que se ha pegado los cinco minutos que cuesta sacarme los cincuenta mil tubos de sangre hurgándome y destrozándome la pobre vena hasta que he reventado. Me ha dado tiempo de avisar, muy educadamente:

- “por favor, ¿puedes parar, que me mareo?”

Y va y me suelta:

-“haber avisado antes”

Total, que no me he desmayado, pero he pasado mal rato y la situación ha sido divertidísima, yo respirando hondo y mirando un póster con una foto de una cascada, una enfermera abanicándome, otra marcándome las respiraciones y la otra pobre hurgando en la vena hasta que ha conseguido llenar los tubos. Al terminar, creo que estaban más nerviosas ellas que yo. No me han dejado levantarme hasta que lo he pedido por favor, que me aburría. Debía sacar tan mala cara que me han mandado directa a desayunar:

- “ahora, desayuna bien ¡¿eh?! “jamía””

Para haber hecho una foto o grabado un vídeo.

Este rato me ha recordado muchas otras situaciones que he vivido en el hospital, de más gravedad, pero que no dejan de tener su punto chistoso, al fin y al cabo, hay que mantener el humor, sea donde sea y como sea.

martes, 19 de agosto de 2008

UN MOMENTO FELIZ

Durante las fiestas de Huesca, todo se magnifica. Las borracheras son grandes y duran hasta altas horas de la madrugada. Las amistades se sobrevaloran y todos los que están a tu alrededor te parecen amigos sin serlo en realidad.

Así, durante estas fiestas, he tenido de todo. Momentos muy buenos y momentos muy malos. Todo lo achaco al consumo de alcohol u otras sustancias, pero la cuestión es que se me han pasado los seis días de fiesta sin enterarme y sin hacer nada de lo que tenía pensado hacer. Total, que el día de la traca final, habiendo dormido y descansado bien decidí salir sólo un momento, ver los fuegos artificiales y llamar a un muy buen amigo que vive en riglos para pedir socorro y largarme allí el fin de semana.

Como los auténticos buenos amigos, me recibió en su casa, con los brazos abiertos.

Gracias a él, se produjo ese momento mágico que una necesita para recuperar fuerzas y volver a la “normalidad”:

Sentados en una terracita del pueblo, tomando un vinito fresquito y mirando hacia los mallos (grandes moles pétreas que podéis contemplar en la foto más abajo), de repente, me sentí tranquila y feliz, sabiendo que al día siguiente todo volvería a su sitio y que al volver a casa, nada habría cambiado más que un poquito mi forma de ver la vida.

Allí estuvimos un buen rato filosofando hasta que decidimos encaminarnos a casa por el camino más largo para disfrutar de un atardecer precioso, en buena compañía y con un paisaje inigualable de fondo.

Momentos como éste, se tienen muchos en la vida, pero por ser éste el más reciente y para hacer honor a la petición de vantysch (sí, otra vez, este chico no deja de darme trabajo) aquí dejo inmortalizado mi último momento más feliz.

lunes, 18 de agosto de 2008

DESINTOXICACIÓN Y MEMES

Para hacer limpieza tras las fiestas de San Lorenzo, he cogido mi mochila llena de cansancio y me la he llevado a Riglos para intentar limpiar mente y cuerpo de tanta fiesta.

Antes de esto, y haciendo un repaso de este, mi amado blog, me encuentro con una invitación del amigo vantysch a un “MEME” cosa que parece una especie de juego, como una cadena de posts, y aquí va:

Lo primero, las reglas:

-Copiar las reglas
-Escribir 14 pequeñas cosas que me hacen feliz
-Seleccionar 6 blogs para que sigan con el meme.

Luego, mis 14 pequeños momentos felices:

1.- Tomar una copa de vino rosado bien frío en buena compañía, buena música, al aire libre y con vistas al mar.

2.- Una comida tradicional aragonesa en un paraje pirenáico impresionante.

3.- Quitarme las botas tras una larga caminata.

4.- Ver la sonrisa de mi madre cuando le doy un beso.

5.- Decir “te quiero”

6.- Que me dediquen una canción.

7.- La sensación de relax después de un buen palizón de natación.

8.- Llegar a casa después de trabajar, sentarme en el sofá y decirme a mí misma: “chica, que buena eres!”.

9.- Hacer un favor y ver la cara de agradecimiento de quien lo recibe.

10.- El silencio de un pico de montaña.

11.-Estirar los brazos después de escalar y notar que mis músculos están a tono.

12.- Una jornada de conversación con mis amigas.

13.- El abrazo de mis sobrinas.

14.- La comida de navidad con toda mi familia.

Y ahora, 6 blogs invitados al meme:

1.- la vida gira

2.- peripecias de la treintena

3.- mírame o lárgate

4.- la metafísica de los tubos

5.- blog de lady Amaltea

6.- el espejo de la realidad

Con esto, finalizo mi desintoxicación mental pues la corporal terminó ayer con una más que grata jornada de escalada y natación.

Amigos y amigas internautas, tras el paréntesis laurentino vuelvo a la carga…


martes, 12 de agosto de 2008

SOBREVIVIR AL CHUPINAZO



Lo que véis, es lo mínimo que le puede pasar a tu conjunto blanco-verde el día 9 de agosto en la plaza de la catedral de Huesca. Esto sólo para empezar.


Con la edad, una va aprendiendo a huir de las botas de vino, las pandillas de jóvenachos con litros de calimocho y así consigue llegar más o menos limpia al final de la tarde.


Yo conseguí llevarme sólo unas gotitas graciosamente esparcidas por mi modelito laurentino, aún así tuve el talento de irme a duchar a casa y volver a salir, así, conseguí batir uno de mis más preciados récords, esta vez fueron VEINTIOCHO horas de juerga sin parar (exceptuando media hora de ducha) ¡dios!. Me ha costado dos días empezar a levantar cabeza y aún así, la empanada es total, pero que me quiten lo bailado que hacía años no me lo pasaba tan bien en una juerga de inicio de fiestas. Ya estamos a día doce y se me ha pasado como en un sueño.


Después de dos días de intenso descanso, hoy toca volverlo a intentar, pero sólo un ratito que el estómago aún no se ha recuperado.


A petición de Laura, dejo aquí una intantánea de la parrilla grabada en la entrada de la Iglesia de San Lorenzo. Por cierto, la pisé tres veces y de momento no me ha pasado nada raro.

viernes, 8 de agosto de 2008

PRE LAURENTIS



Mañana comienzan en esta mi ciudad, las fiestas de San Lorenzo.

San Lorenzo nació en Huesca hace un paquetón de años. Fue nombrado administrador de la iglesia y entre sus acciones más importantes se cuenta que trajo el Santo Grial a la provincia, específicamente al Monasterio de San Juan de la Peña, donde se dice permaneció largo tiempo, esto es más leyenda que verdad.

Lo más verdadero de la historia de San Lorenzo Mártir es que fue martirizado en Roma quemado vivo sobre una parrilla. De allí que uno de los símbolos más representativos de la ciudad de Huesca sea una parrilla que se encuentra grabada en el suelo de la entrada a la Iglesia de San Lorenzo en el centro de la ciudad.

Dicen que da mala suerte pisar la parrilla, así que cuando pasamos por allí resulta divertido ver a la gente dando saltitos para evitar pisarla, por si acaso.

San Lorenzo fue martirizado el día diez de agosto que aquí es festivo.

Todos los años, el día nueve de agosto comienzan las celebraciones en honor a su martirio con un chupinazo, sí, chupinazo como el de pamlona. Allí nos reunimos todos los oscenses vestidos de verde y blanco, esta es la tradición laurentina:


Mañana nos vestiremos todos los oscenses de verde y blanco, cojeremos un ramillete de albahaca y lo ataremos a la pañoleta de peñista y saldremos a eso de las nueve o diez de la mañana para tomar el almuerzo con los amigos, ya allí comienza el cachondeo. Después, dando un largo paseo nos plantaremos en la plaza del ayuntamiento a esperar que salga el alcalde al balcón a recitar su discurso que ninguno escuchamos por la tensión contenida, desde el año pasado, esperando el cohete anunciador de un día y noche llenos de juerga, alcohol, antiguos amigos, guiris flipados, cantos regionales, exaltación de la amistad y un largo etcétera de actividades festivas.

Así que amigos internautas, Huesca está bullendo, ya se respira el olor a albahaca por todas las calles y el melocotón con vino ya está puesto a macerar. Sólo faltan veinticuatro horas para que Huesca se convierta en una enorme fiesta en la que yo, por supuesto, pienso participar un año más (y ya van dieciocho, sin falta).

Las fiestas duran la friolera de siete días, del nueve al quince de agosto, así que:

¡Que el Santo reparta suerte!

miércoles, 6 de agosto de 2008

HISTORIA DE AMOR



Voy a contar una historia de amor tan real como la vida misma.

Ella y El, según las malas lenguas oscenses, no pasaban un buen momento en su relación. Recuerdo verles la noche del sábado anterior a la tragedia, durante un concierto, discutiendo tan acaloradamente que pasé a su lado sin parar ni saludar.

Y llegó el día fatal, un sábado, a las 6:30 de la mañana un grupo de amigos y conocidos cruzaban la calle abandonando la única discoteca del lugar cuando un coche a 150km/h se precipitó contra ellos dejando como resultado dos muertos y no recuerdo cuántos heridos entre los que se contaba El.

Gracias a lo pequeño de esta ciudad, fui recibiendo noticias desalentadoras sobre su estado de salud, incluyendo la posibilidad de que no volviera a despertar de su coma.

Pero la noticia que más me enternecía era la inmutable compañía de Ella a su lado, todos los días, sin descanso. Dejó trabajo, amigos y todo por acompañarle en una ciudad que no era la suya pues El, gracias a su gravedad, yacía en un Hospital de Zaragoza.

Pronto llegaron noticias de su mejoría, a pesar de haberle amputado ambas piernas, había recobrado la conciencia y estaba lúcido aunque ciego por la desecación de sus nervios ópticos. Pero estaba animado, con la compañía de Ella y de sus amigos.

La semana pasada se cumplió el aniversario del suceso que el año pasado conmocionó Huesca y pude ver en la televisión un reportaje sobre la pareja. Continúan juntos en Zaragoza, Ella pasa sus días junto a El ayudándole en su nuevo camino.

Me encanta saber que, a pesar de lo ocurrido, han sabido encontrar un nuevo lugar en el mundo para su relación. Ella es feliz por tenerle a El a pesar de las circunstancias y El encuentra en Ella todo el apoyo que necesita una persona en su situación.

Si esto no es amor, entonces… ¿qué lo es?.

martes, 5 de agosto de 2008

UNA EPOCA, UN MOMENTO… UNA CANCIÓN: EL PRIMER AMOR.

No fue el primero de todos, ni el último, pero sí el más importante en tiempo y grosor de sentimientos.

Gracias a él descubrí uno de mis grupos de culto: Grateful Dead. Psicodelia californiana de la buena.

Tengo muy fresco en mi memoria el día que escuché esta canción por primera vez. Éramos una pareja joven, debíamos llevar a lo sumo unos cinco meses saliendo y era la primera vez que osaba dejar el hogar de mis padres para pasar un fin de semana a solas con un chico. Pasábamos por el pantano de Yesa y llevábamos dirección a San Sebastián para disfrutar aquella noche de un concierto de Pink Floyd (del cual ya he hablado aquí). Recuerdo que me advirtió: “si eres sensible, te gustará este grupo… escucha”. Y así escuché por primera vez “Unbroken Chain”. Me cautivó y aumentó mi admiración por ese chico que me miraba sorprendido al ver las lágrimas brotar de mis ojos, de pura felicidad y emoción.

Así estaba yo a los 19 añitos, profundamente enamorada.

El tiempo pasó y mi amor acabó, pero no así un sincero sentimiento de respeto y admiración que todavía hoy sigue vivo y es mutuo. Así que siempre que escucho esta canción recuerdo una bellísima época de dulzura, claridad y serenidad junto a quien, de momento, ha sido el hombre al que más he querido (aparte de mi padre, claro).

En memoria de Jerry García, alma del grupo y líder del movimiento hippie psicodélico de Berkeley.
Llámenme anticuada, pero a veces pienso que nací veinte años tarde.

viernes, 1 de agosto de 2008

SIGUR RÓS

Me parece a mí que a uno le tiene que gustar mucho la música para que un grupo como SIGUR ROS le cale hondo.

Conmigo lo han hecho, pero admito que soy un poquito melómana y un mucho amante de la belleza y, la verdad, cuanto más les escucho, más belleza encuentro.

Durante mi visita a Islandia tuve la suerte de salir una noche (de día) y hacer migas con unos lugareños que, en un perfecto “islandinglish”, me recomendaron a estos chicos como lo mejor del lugar y del mundo en cuanto a pop sinfónico se refiere y, la verdad, a mi entender, tuvieron razón.

Hay que visitar Islandia al menos una vez en la vida y escuchar Sigur Ros tantas veces como sea necesario hasta entender que no hay que entender nada.


No me extraña que la música de estos chicos sea tan rara y entrañable a la vez, porque Islandia es así: llena de contrastes, días y tardes sin fin, auroras boreales, troles, focas, ballenas, frailecillos, glaciares…

Las tierras de Islandia están esculpidas por el fuego, el aire, el agua, la tierra y el hielo. De sus entrañas desprende todo un mundo mágico y místico donde los troles deciden el trazado de la única carretera que circunvala toda la isla dejando a la vista sus magníficos paisajes llenos de naturaleza y leyendas de hijas de granjeros capaces de suicidarse por salvar una hermosa cascada y su arcoiris.

De allí nace la música de Sigur Ros, tan mágica y entrañable como el país donde habitan.

Al escucharles me traslado a las interminables noches islandesas de cielos estrellados y multicolor, a sus eternos días de verano llenos de alegría y emoción y a un mundo lleno de vida al que quiero regresar.