jueves, 21 de agosto de 2008

UNA EPOCA, UN MOMENTO… UNA CANCIÓN: TRISTEZA.

¿Quién no ha vivido una época de tristeza en su vida?.

Hay muchas razones para sentirse triste, pero la más común en el mundo desarrollado en que vivimos, sin dificultades vitales básicas, es el amor.

Los sentimientos son lo que más nos duele, porque es lo menos controlable de nuestras vidas. Simplemente aparecen y hasta que conseguimos poner orden y gestionarlos nos encontramos a nosotros mismos en situación de decaimiento, de llanto… de dolor.

Hoy he recordado una de las peores épocas de mi vida: tras una lucha a muerte (nunca mejor dicho) con el cáncer, me ví en el brete de tener que abandonar a mi pareja, no por desamor hacia él sino por amor propio. No quiero malgastar mis energías y capacidad literaria para volver a revivir todo el daño que me hizo, así que aquí queda esta canción que prácticamente lo dice todo.



Muy bonita canción eh! pero como a mí lo que me gusta es la alegría y el cachondeo, y para no dejaros con esa sensación de tristeza, aquí va la continuación de la historia:

Tras unos meses de tristeza y tontería general, cogí la mochila, dos amigas y me planté en Estados Unidos. Las tres nos acababamos de separar y estabamos bajo la influencia de un sentimiento... digamos... andrógino. Fue una de esas épocas que todos pasamos tras una ruptura, cuando piensas que nunca volverás a enamorarte y cuando el espíritu femenino se alza por encima de todo y una se siente la mujer más fuerte y libre de todas.

La imagen en mi memoria es mis amigas y yo, en un coche alquilado conduciendo por las Highways americanas y cantando, más bien gritando la siguiente canción:



A buen entendedor, pocas palabras bastan...

12 comentarios:

Vantysch dijo...

Cuando todo parece acabar y todo es negro, cuando piensas en acabar con todo y lanzarte al vacío, entonces sucede algo esperanzador y hermoso que hace que podamos caminar por donde jamás hubieramos soñado...

http://www.youtube.com/watch?v=jQQmAP9Poo4

Me encanta tu forma de ver la vida

Un besazo

Laura dijo...

No sé inglés pero me he aplicado y he buscado la traducción para hacerme una idea de las canciones. Me alegro de que lo superaras, la segunda canción tiene más razón que un santo.
Besos.

PENSADORA dijo...

Hey Laura! ¿a que sí? y el vídeo es de lo más representativo.

Vantysch: me lo voy a tomar como un piropo que últimamente ando escasa... ¡gracias!.

Besitos a ambos.

PENSADORA dijo...

Por cierto Van, me encanta placebo y ese vídeo en especial: atención a la sombra mientras él anda por la pared. No tiene desperdicio.

Me encanta ese look andrógino y la música con ese toque glam, si te gusta al loro con mi entrada:

http://quejevissomos.blogspot.com/2008/02/i-love-glam.html

Un guiño volador!

Vantysch dijo...

Seguro que me crees si te digo que había visto ya esos tres videos... El tercero pone los pelos de punta...Me encanta 20th Century Boy!!!
Estoy seguro que disfrutaste tanto como yo viendo VELVET GOLDMINE...

I wanna be your toy ;)

Glam kisses 4 u...

El Pez Martillo dijo...

A veces, las decepciones y tropiezos van acompañados de una euforia extraña, en la que nos sorprendemos de lo bien que estamos a pesar de lo que nos ha ocurrido. Puede ser una defensa, una de esas barreras que ponemos, proporcional al daño que hemos sufrido.

Cuando veo a alguien muy desatado tras una ruptura, tiendo a pensar que algo no va bien. Pero claro, es sólo una impresión (pero a veces no equivocada).

En cualquier caso, mejor tomárselo con cierta "alegría" que no estar llorando por todos los rincones (hay que llorar, pero en la justa medida).

Saluditos.

PENSADORA dijo...

Huy Pez! me costó unos cuantos meses pasar al estado de euforia del que hablas, que no era euroria, simplemente era... digamos... el fin de la resolución de un conflicto... jejej!

A mí también me extraña mucho esa gente que tras una ruptura parece como si nada hubiera pasado y más aún los que a la semana ya están en otra relación... igual es simpleza mental, cosa que yo misma agradecería a veces. Yo soy bastante lenta para estas cosas y creo que es cuestión de complicación mental. Las mujeres y las hormonas... así somos.

Querido Van: SSIIIII!!!! gocé un montón de Velvet Goldmine ¡cómo no!?.

Abrazos con peluca dorada!

Elena dijo...

Hola guapa
Tu historia va a ser para mí como mi libro de cabecera.
Todo en la vida se supera, menos la muerte... y aunque a veces veamos las cosas negras, hay que sacar fuerzas de donde sea y tirar p'alante.
Yo no me iré a USA (no money, no time), pero también canto a grito pelado con mis amigas cuando vamos de compras en mi coche.... fatal, por cierto.
Un besazo y gracias por compartir tu experiencia

Wycherly dijo...

Me has hecho recordar una cancion de Litto Nebbia dice algo asi como "dicen que viajando se fortalece el corazon pues andar nuevos caminos te hace olvidar el anterior"
No hay duda q tmaste para mi de las mejores opciones y en compañia de tus amigas no hay mucho mas que pedir.
Felicidades por ganar las batallas!!!

Anna dijo...

Las personas que tienen la capacidad de levantarnos una y otra vez pase lo que pase, que un día están tristes, pero, al otro plantan cara y deciden seguir con su vida, son muy dignas de admirar y respectar. un besiño!

Andrés dijo...

Jo, tía...

Qué maravillosa historia... y qué bien contada.

Realmente sos un ejemplo. Uno de los de verdad, y no esas personas que van por la vida de apaleadas.

PENSADORA dijo...

Elena: mola servirte de ejemplo.

Wycherly: viajar es uno de mis vicios más arraigados.

Anna: gracias.

Andrés: bienvenido.