martes, 12 de agosto de 2008

SOBREVIVIR AL CHUPINAZO



Lo que véis, es lo mínimo que le puede pasar a tu conjunto blanco-verde el día 9 de agosto en la plaza de la catedral de Huesca. Esto sólo para empezar.


Con la edad, una va aprendiendo a huir de las botas de vino, las pandillas de jóvenachos con litros de calimocho y así consigue llegar más o menos limpia al final de la tarde.


Yo conseguí llevarme sólo unas gotitas graciosamente esparcidas por mi modelito laurentino, aún así tuve el talento de irme a duchar a casa y volver a salir, así, conseguí batir uno de mis más preciados récords, esta vez fueron VEINTIOCHO horas de juerga sin parar (exceptuando media hora de ducha) ¡dios!. Me ha costado dos días empezar a levantar cabeza y aún así, la empanada es total, pero que me quiten lo bailado que hacía años no me lo pasaba tan bien en una juerga de inicio de fiestas. Ya estamos a día doce y se me ha pasado como en un sueño.


Después de dos días de intenso descanso, hoy toca volverlo a intentar, pero sólo un ratito que el estómago aún no se ha recuperado.


A petición de Laura, dejo aquí una intantánea de la parrilla grabada en la entrada de la Iglesia de San Lorenzo. Por cierto, la pisé tres veces y de momento no me ha pasado nada raro.

6 comentarios:

Laura dijo...

Muchas gracias por colgar la foto, espero que no te pase na por pisarla. Me alegro de que lo hayas pasado tan bien y terminaras tan limpita.
Besos.

El Pez Martillo dijo...

Eso eso, el vinito tiene que ir por dentro y no por fuera. Aunque un concurso de camiseta mojada de calimocho tampoco debe estar tan mal...

Vantysch dijo...

Ahí si que sabéis pasarlo bien! Tengo que ir un año, aunque eso de las veintiocho horas... ufff

Un besazo ;)

Horrach dijo...

¡Joé, 28 horazas de juerga! Estás hecha una auténtica fiera, Pens. Yo con estas temperaturas veraniegas, no aguanto ni 28 minutos...

Vantysch dijo...

Te propongo en mi blog para que sigas un meme ;)

supersalvajuan dijo...

Yo pensaba que en las catedrales ponían otro tipo devino.